Medidas preventivas y actitudes de protección y respuesta ante desastres






El terremoto, sismo o seísmo. De todos los desastres naturales, quizá es el más temido. Estamos tan acostumbrados a que el suelo sea sólido y duro que, cuando tiembla y se sacude, se raja, se hunde, y los efectos son devastadores.

La mayoría de los terremotos duran unos pocos segundos, aunque pueden superar el minuto. Los efectos de un terremoto dependen de su importancia y de la naturaleza de las rocas cercanas a su centro, Cuando se produce un terremoto en el mar surgen olas gigantescas llamadas tsunami. En el océano estas olas no se detectan, pero al aproximarse a las costas, a veces a más de 600 km/h, arrasan cuanto encuentran a su paso.

La mayor parte de los temblores sólo son percibidos por los sismográfos (Que son unos aparatos que sirven para registrar los movimientos sísmicos). Los sismólogos miden la magnitud de un terremoto en una escala ideada por el norteamericano C. F. Richter en 1953. Esta escala va del 1° al 12°, Muchos terremotos registran entre 3° y 3.4° de la escala de Richter, los más fuertes superan los 8° en la escala de Richter.

Es importante prevenir y tomar actitudes adecuadas durante un terremoto, ya que sabemos que estamos expuestos a estos desastres.

Desgraciadamente, el temblor más significativo de nuestro país fue el de 1985 ocurrido en la Ciudad de México, donde más de diez mil personas perdieron la vida, por eso es importante tomar las medidas adecuadas antes de un sismo. Siguiendo estos consejos podrás estar preparado para un temblor:

·         Primero reúnete con tu familia y planea que hacer antes, durante y después de un sismo.
·         Ubiquen los lugares más seguros de la casa.
·         Tengan a la mano un radio de baterías, una lámpara de pilas, y un recipiente con agua.
·         Ubiquen la caja de herramientas y el botiquín.
·         Cuiden que los niños que van a la escuela sepan su dirección y el teléfono donde viven.
·         Asegúrense que todos conozcan el lugar preseleccionado en caso de que la familia estuviera dispersa en el momento de un sismo.
·         Reconozcan los lugares donde se desconectan el gas, la luz y el agua.
·         Para el botiquín es necesario que tengan curitas, aspirinas, vendas elásticas, alcohol, agua oxigenada, tela adhesiva, algodón, jabón neutro.
·         Anoten en el botiquín el tipo de sangre y las medicinas a las que son alérgicos cada miembro de la familia.

Es importante que tengan un directorio de emergencias con los teléfonos de:
·         Cruz Roja.
·         Bomberos.
·         Policía.
·         Escuadrón de Rescates y Urgencias Médicas.

Es importante que cuando empieza a temblar:
·         Procuren mantener la calma.
·         No corras, no grites y no empujes.
·         Si consideras difícil alcanzar la salida, ubícate en el lugar más seguro previamente localizado o protégete bajo un mueble resistente.
·         No utilices los elevadores.
·         No prendas cerillos.

Si te encuentras en algún lugar público, muy concurrido, realiza lo siguiente:
·         Mantén la calma.
·         Obedece las instrucciones del personal de seguridad.
·         Si hay que permanecer dentro del lugar, protege tu cabeza entre los brazos y bájala hacia las rodillas.
·         Si hay que evacuar el sitio, hazlo apropiadamente.
·         Dirígete a la salida más próxima.

Después de un sismo es importante realizar lo siguiente:
·         Escucha con atención las noticias acerca del sismo.
·         Revisa cuidadosamente el inmueble, ya que puede estar dañado.
·         Reúnete con tus familiares en el lugar previamente establecido.
·         Reporta heridos, fugas de gas y de agua.
·         No uses el automóvil hasta conocer las condiciones de tus recorridos habituales y utiliza sólo la gasolina indispensable.
·         Usa el teléfono sólo para emergencias.
·         No desperdicies ni una gota de agua.

Un sismo siempre presenta un riesgo para la comunidad. Es importante tomar en cuenta estas recomendaciones, ya que siempre estaremos expuestos a estos fenómenos naturales. En 1985 en la Ciudad de México ocurrió un gran sismo que dejó un panorama muy desagradable, por eso es fundamental estar preparados conjuntamente sociedad y gobierno, para hacer frente a cualquier catástrofe.

Además de los sismos, existen otros tipos de desastres a los que estamos expuestos, como huracanes, inundaciones, incendios y erupciones volcánicas.

Huracán.
Es un fenómeno con tempestades violentas acompañadas de torbellinos, se manifiesta con un brusco descenso de la presión atmosférica, seguido de violentos torbellinos en torno a una zona central en calma. La extensión del huracán varía entre 100 a 600 km. de diámetro; en esta área, los vientos pueden superar los 250 km/h. Los huracanes nacen en los océanos tropicales. Este tipo de fenómenos afectan a la población que habita en las playas o costas.

Inundaciones.
La principal causa de las inundaciones es la lluvia abundante y prolongada. Están sujetas a este fenómeno, las zonas en las que las precipitaciones se concentran durante breves períodos del año.

La constitución del terreno puede favorecer las inundaciones, si la lluvia encuentra rocas impermeables, fluye por la superficie y va a alimentar los cursos de agua; éstos, al desbordarse, inundan las zonas vecinas. Algunos lugares del mundo sufren con frecuencia este tipo de inundaciones, como las costas de Bangladesh.

Incendios.
Se considera incendio al abrasamiento total o parcial de las cosas. Existen dos tipos de incendios, uno provocado y otro natural.

El incendio provocado es el que normalmente sucede en una casa, una fábrica, o un edificio, ya sea de una manera intencional o por algún descuido, éste puede ser por falta de mantenimiento de la instalación eléctrica, algún corto, etc.

El incendio de manera natural es el que se presenta en las selvas, bosques, campos, etc., debido a la sequía del lugar y a las fuertes corrientes de aire.

Para prevenir un incendio en casa hay que tomar las siguientes precauciones:
·         Darle mantenimiento a la instalación eléctrica.
·         No dejar lámparas encendidas al salir.
·         No dejar cerillos o encendedores al alcance de los niños.
·         Que los cables de todos los aparatos eléctricos estén en buenas condiciones.
·         Dejar las sustancias inflamables (gasolina, thiner, alcohol), en un lugar seguro donde los menores no tengan acceso.
·         Cuidar que no haya ninguna fuga de gas.

Lo fundamental es enseñarles a los niños a prevenir incendios y hablarles de las consecuencias graves que puede acarrear este suceso.

Erupciones volcánicas.
Un volcán es un gran orificio en la corteza terrestre, a través del cual se lanzan al aire rocas fundidas, cenizas, gases, vapor y trozos de roca. Se dice que un volcán está activo cuando tiene erupciones periódicas; dormido cuando no ha tenido erupciones en mucho tiempo y extinguido cuando ya no presenta erupciones o no las ha tenido nunca.

Los volcanes aparecen en puntos débiles de la corteza terrestre. La lava ardiente puede provocar daños y destrucciones en áreas más o menos extensas; a veces se producen también fracturas y terremotos. Si las erupciones son muy violentas pueden originar la destrucción de montañas e islas.

Las erupciones más violentas tienen efectos desastrosos, pues pueden llegar a sepultar, con lava y ceniza, enormes áreas de tierra.

En México existen varios volcanes, entre ellos están el Volcán de Colima, El Nevado de Toluca, El Ajusco, La Malinche, El Pico de Orizaba, El Popocatépetl y el Iztaccíhuatl.



Fuente: Ciencias Naturales 6, Editorial Progreso.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad