Postulado de Thomas Robert Malthus






¿Por qué los recursos aumentan en una progresión aritmética, y por qué la población aumenta en una progresión geométrica?

Thomas Robert Malthus nació en 1766 y murió en 1834 en Inglaterra. Cuando era pastor en la parroquia de Albury, aseguraba en su obra ‘Ensayo sobre el principio de la población’ que muchos de los problemas que podría enfrentar la economía mundial en un futuro sería el hecho de que la población estaba creciendo a un ritmo exponencial y los recursos para satisfacer sus necesidades se incrementaban de forma lineal, lo cual haría que pasada una cierta cantidad de años, los productos para satisfacer las necesidades de las personas serían escasos, por lo tanto, fue de los primeros estudiosos en establecer el control de población. Fue uno de los teóricos que brindó una respuesta al problema que significaba el aumento de los pobres frente a los ricos terratenientes.

Era sentir general en aquellos tiempos que una población numerosa era un bien para el país que la disfrutaba y que no había razón para temer un exceso de la misma. Malthus replica que el problema de la población es futuro, pero sobretodo actual. La naturaleza ha dotado al hombre del instinto sexual que de dejarlo entregado a él lo arrastrará a la muerte y al vicio, y era este hecho la clave de la historia de la sociedad y sus miserias.

Según las doctrinas malthusianas, el rendimiento de la tierra tienes dos límites forzosos e inevitables; el físico en razón de la limitación de los elementos naturales y el económico, en razón de los gastos cada vez mayores que requiere llevar hasta sus últimos límites la producción. Del modo descrito es como aparece la ley del rendimiento no proporcional como base de estas leyes malthusianas.

El crecimiento de la población en proporción geométrica está limitado únicamente por:
1) Los frenos positivos, es decir, el vicio y la miseria que surgen de la presión de la población sobre los medios de subsistencia.
2) Los frenos preventivos, o sea, la continencia moral.
Ambos frenos se excluyen mutuamente.

Malthus explica como la insuficiencia de la alimentación arrastra consigo mil males, no solamente la mortalidad, las epidemias, sino también la antropofagia, el aborto, el infanticidio, la inmolación de ancianos y sobretodo la guerra, en la que aun cuando el vencedor no se come al vencido, se apodera de sus tierras y bienes.

El freno preventivo es para Malthus la coacción moral que no es de ningún modo la abstención de relaciones sexuales en el matrimonio. La coacción moral debe ejercerse fuera del matrimonio. Excluye el libre ejercicio de las relaciones sexuales fuera del matrimonio y condena su ejercicio dentro del matrimonio haciéndolas voluntariamente estériles. Malthus llamó a los métodos anticonceptivos ‘vicios’ (más que nada lo dijo por su formación religioso-conservadora).

Se ha dicho que Malthus a través de su teoría sitúa al hombre ante tres caminos:
Ø  El del frente: la miseria
Ø  El de la derecha: La virtud
Ø  El de la izquierda: El vicio

El hombre se precipita por el camino del centro por la fuerza del instinto y él lo conjura para que se escape por uno de los caminos laterales, de preferencia por el de la derecha. Las consecuencias sociales de las teorías malthusianas fueron que las obras de beneficencia no resolvían el problema de la pobreza, sino que por el contrario, mejorando la situación de los pobres se les estimulaba a tener más hijos, es decir, que las mencionadas obras lejos de mejorar la situación la empeoraban, por lo que obviamente era aconsejable su supresión.

La teoría malthusiana implicaba también que las causas de la pobreza no se encontraban en la estructura de la sociedad, en la existencia de ciertas instituciones o en la inequitativa distribución de la riqueza, sino que eran los pobres los únicos responsables de su propia suerte y que lo único que tenían que hacer para mejorar su condición era tener menos hijos.

Después de dar un breve repaso por la teoría de Thomas Robert Malthus, me preguntó, ¿Su doctrina sigue vigente hasta nuestros días?, yo diría que si.

Actualmente uno de los grandes problemas de la humanidad es la sobrepoblación, la cual actualmente alcanza una cifra superior a los 6 mil millones a lo largo y ancho del planeta Tierra. Sumado a esto, encontramos severas complicaciones con la falta de alimento, agua y servicios básicos para muchas de estas personas, lo cual pone en predicamentos a varios gobiernos e instituciones mundiales.

Y es que solo en el último siglo que acaba de transcurrir (el XX), la población paso de 1,600 millones a 6,000 millones, disparándose esta cantidad en el lapso transcurrido de 1950 hasta nuestros días, y se prevé que para los próximos años este aumento vertiginoso la población va a continuar.

Este aumento de la población registrado en el siglo XX representa en términos porcentuales una cifra aproximada al 400%, y aunado a que la gente cada vez tiene una mayor esperanza de vida debido a que ya no hay tantas guerras y a que los servicios de salud han mejorado, la población ha crecido al ritmo exponencial que mencionaba Malthus.

Pero el problema no es tanto que la población del planeta haya crecido a una tasa cercana al 400%, sino que al ritmo que avanza la tecnología y la humanidad, las necesidades crecen también de manera exponencial, y si antes sólo bastaba satisfacer las necesidades fisiológicas como la alimentación, vestido, casa y reproducción (en general), ahora también se necesitan cubrir necesidades como las del entretenimiento, de la transportación, etc.

Antes no se necesitaban grandes cosas más que la comida, una casa y vestido para cubrir las necesidades, pero hoy por hoy, dados los aumentos vertiginosos de la tecnología, vemos que poco a poco se comienza a ser imperativo tener una lavadora, una televisión, un microondas, un radio, un DVD, etc; Derivando con ello en mayores necesidades que agregado a un ritmo de crecimiento poblacional alto, los recursos se vuelven escasos porque cada vez hay menos lugares para elaborar y almacenar los productos, y cada día más gente solicita de algo para cubrir sus necesidades básicas e impuestas.

Por eso mismo, en las últimas dos décadas varios gobiernos han impuesto controles de natalidad, que aunque no serían del agrado de Thomas Malthus (ya que él fue un puritano), han funcionado mucho, ya que la tendencia es que el ritmo de crecimiento poblacional viene a la baja.

La propagación de métodos anticonceptivos como el condón, la vasectomía, las píldoras, etc; han logrado disminuir el número de hijos que las familias tienen en promedio, y con esto relativamente se ha logrado mejorar el nivel de vida de muchas personas, ya que las familias al ser más reducidas, la atención hacia los hijos es mayor, aunque no en todos los casos.

En un caso más concreto que implique hablar de las teorías malthusianas podemos mencionar el caso de nuestro país México, en el que a principios de 1900 la población aproximada era de 14 millones de personas, y a finales del 2000 esta pasó a aumentar a 97.5 millones, representando en términos porcentuales un incremento estimado del 700%. Mucho de este crecimiento vertiginoso de la población de nuestro país se comenzó a dar en la segunda mitad del siglo XX, cuando México estaba en la fase del ‘milagro mexicano’ y el gobierno al ver el territorio mexicano desierto promovió campañas que tenían la temática de que ‘la familia grande era mejor’.

Lamentablemente el ritmo de crecimiento económico de México no se mantuvo por muchos años más, y para la década de 1970 la deuda externa, la inflación, la devaluación, entre otros factores provocaron un estancamiento en el crecimiento económico de México, y sumado a la ya numerosa población existente en aquel entonces, la situación financiera de la nación estuvo en una situación no muy óptima.

Sabedores de la difícil situación, y conscientes del crecimiento poblacional alto (que oscilaba en el 3.5% anual), el gobierno empezó a introducir medidas de control de natalidad para reducir el aumento de la población, la cual ha empezado a disminuir hasta llegar a una tasa anual actual del 1.5%, la cual sigue siendo excesiva de acuerdo a los estándares que se tienen en los países desarrollados, pero al menos va en una tendencia a la baja.

El aumento de la población ha provocado dificultades a lo largo y ancho del territorio mexicano, en el sentido de que cada vez es más difícil conseguir un hogar en las principales ciudades, y los que se consiguen generalmente están en malas condiciones. Aparte existe mucho desempleo porque no hay empleos disponibles que puedan abarcar a toda la población en edad laboral existente, se necesitan más escuelas, se reducen los espacios para las áreas verdes, y las materias primas que se producen no son suficientes para satisfacer las necesidades de la población, por lo que se tienen que importar en muchos casos. Con esto no quiero decir que sea malo que nazcan nuevas personas, sino que debe hacerse de una manera controlada para que los recursos alcancen para satisfacer las necesidades cada vez más crecientes de la sociedad.

Al revisar la teoría de Malthus y ver la situación actual del mundo (sobretodo la de México), veo que si es importante que la natalidad sea controlada para que las necesidades más crecientes que tienen los humanos puedan ser satisfechas de buena manera con los recursos disponibles, porque aunque se diga que el aumento de la población no es perjudicial, si es un hecho el que al haber más personas se necesitan más recursos y espacio, lo cual reduce los terrenos disponibles para la generación de productos que tengan la función de satisfacer las necesidades de la población. Además, hay que estar conscientes de que conforme avanza la tecnología y la civilización, mayores necesidades surgen, por lo tanto los gobiernos deben crear medidas para que la población pueda aumentar de forma controlada, para que tanto sus necesidades puedan ser cubiertas y para que el desarrollo del país no se frene ante un decremento o aumento súbito de la población.


Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad