Dora Alonso – Este era un gato pardo





Éste era un gato pardo, de grandes bigotes, uñas larguísimas y rabo largo, largo, y flaco, flaco. No era bonito el gato, pero era joven y estaba siempre muy alegre y deseoso de hacer cosas nuevas.

Una vez se le ocurrió que ya estaba harto de correr detrás de los ratones, hacer run – run y maullar en distintos tonos.


El gato estaba indeciso entre ser aviador o hacerse músico. Pero después decidió ser equilibrista.

- Seré prestidigitador, maromero, mago y trapecista. Algo seré en el mundo, además de gato.

Al principio todos se burlaban al verlo siempre con la cabeza llena de chichones, porque en cuanto montaba la bicicleta o caminaba en la cuerda floja… ¡cataplum!, iba al suelo. Se levantaba cojeando y lleno de golpes, pero sin darse por vencido.

- Es un gato chiflado – se burlaban.

La sorpresa fue grande cuando, al cabo de muchos meses, vieron en un circo al gato. Exhibía un traje que tenía bordado un corazón en medio del pecho, y con un bonito lazo rojo en el cuello. Entre aplausos, el gato caminó en la cuerda floja sobre dos ruedas. Hizo maravillas lanzando al aire paletas de menta, piña, fresa y limón, que volaban de sus manos sin fallar una sola vez.

Pero no crean ustedes que después de aquel éxito el gato quedó satisfecho. Como era tan inquieto, volvió al tejado para imaginar nuevas aventuras.


Fuente: SEP – Mi Libro de Segundo. Parte 2

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios