Fernando Alonso – El viejo reloj


Un día. Ramón buscaba un sombrero viejo para jugar a los piratas. Entre los tiliches encontró un reloj que no tenía números. Y se le ocurrió arreglarlo.

Ramón salió de su casa en busca de los números. Después de mucho caminar encontró al número 1. Trabajaba de arpón con un viejo pescador.


El 2 trabajaba de pato en una caseta de feria. Ramón comprendió que aquel número ya nunca podría vivir quieto, en la esfera de un reloj.

El número 3 estaba en un museo. Hacía de gaviota dentro de un cuadro que representaba la playa y el mar.

El número 4 hacía de patas de cigüeña en lo alto de un campanario.

El número 5 trabajaba en una señal de tránsito de: “Prohibido circular a más de 50 kilómetros por hora”.

El 6 trabajaba de casa para un caracol.

El número 7 trabajaba de siete en el traje de un payaso de circo.

El 8 hacía de nube. Nube oscura que llovería sobre las plantas para hacerlas florecer.

El 9 trabajaba de lazo en otro circo. Un vaquero lo hacía girar sobre su cabeza.

El número 10 era el aro de un niño que corría y corría por el parque. Guiaba con el 1 para que el 0 no se escapara.

Encontró al 11 en un campo de deportes. Los dos unos sostenían un listón. Y una fila de atletas esperaba su turno para saltar.

El 12 trabajaba con un encantador de serpientes. El 1 era la flauta el 2, la serpiente.

Como todos los números ya estaban ocupados y trabajaban felices, Ramón volvió a su casa, cogió la caja de los colores y subió al cuarto de los tiliches. Allí pintó los números en la esfera del reloj. Unos números brillantes, de todos los colores, y una que otra flor.

Cuando el último número y la última flor estuvieron pintados, el reloj dejó oir su tic-tac monótono y alegre.



Fuente: SEP – Mi Libro de Segundo. Parte 2

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios