James Dean y su coche maldito





El Porsche en que murió el “Rebelde sin causa” tiene una estela de muerte.


El 30 de Septiembre de 1955, el actor James Dean (1931 – 1955) se estrelló de frente en su Porsche 550 Spyder – al que cariñosamente llamaba “Little Bastard” – y murió a los diez minutos del impacto. Trágico; pero lo que resulta escalofriante es lo que vino después: el diseñador de autos George Barris compró los restos de “Little Bastard”, pero éstos “se zafaron”del tráiler que lo transportaba; después, Barris le vendió el motor y la dirección a Troy McHenry y a William Eschrid, respectivamente y, cuando corrían el uno contra el otro, sufrieron un aparatoso accidente que le costó la vida a McHenry; Barris también vendió las llantas, y éstas hicieron que su dueño perdiera el control de su auto y se accidentara; cuando Barris decidió deshacerse del auto regalándoselo a la Policía de Sacramento, California, para una exhibición, el garaje donde guardaban al Spyder se incendió; después, el tráiler en que era transportado sufrió una avería, se salió del camino, y el Porsche terminó aplastando al conductor. Finalmente, la policía intentó devolver a Little Bastard a Barris en 1960, pero el Porsche desapareció misteriosamente y no ha sido visto desde entonces. ¿Dónde estará el vehículo maldito?



Fuente: Revista Algarabía Extra “Lo insólito y lo sobrenatural” Año 2 #3, p.24.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad