Mundial Uruguay 1930. La treta del duque





Recordar es vivir, y aunque es obvio que a mi no me toco ver esta edición mundialista de hace 88 años, siempre es bueno tener presente los cimientos que hicieron que este deporte se convirtiera en un evento global por excelencia. Normalmente se trata de mencionar aspectos positivos, pero tampoco podemos dejar de lado algunos malos pasajes que han tenido lugar en la historia del futbol, y en esta ocasión, podremos observar un pasaje donde Benito Mussolini, ex dictador italiano hizo una de las varias tretas que realizó durante su régimen.


Fueron un par de noches sin conciliar el sueño por temor a morir. Sí, los anónimos fueron implacables con Luis Monti, el delantero argentino, quien, se dice, tenía la capacidad para vencer el sólo a los uruguayos. Las amenzas lo sentenciaban a él y a su madre si Argentina ganaba el título de Uruguay 1930.

Ya en el duelo por el campeonato, Monti fue un petardo que sólo caminó con miedo por la cancha. Uruguay se coronó y el plan funcionó.

¿El plan?, ¿Qué acqso no fueron anónimos de los hinchas uruguayos? Pues no; fue una treta maestra por parte de la mafia italiana comandada por Benito Mussolini, quien envió dos matones para intimidar a Monti. La idea era que el argentino, de ascendencia italiana, fuera señalado culpable de la derrota y menospreciado por sus paisanos; así, los gatilleros de ‘El Duque’, como se le conocía a Mussolini, le ofrecerían una millonada por irse al Calcio e integrar la selección italiana para el próximo Mundial de 1934.

Meses más tarde, Monti firmó con la Juventus por cinco mil dólares al mes, con lo que el plan de Mussolini fue un éxito.



Fuente: Por David Cáliz en Récord. Ediciones Especiales. Todo sobre Sudáfrica 2010, p. 23.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Principio de Excepción

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad