Selva húmeda. Animales









La selva húmeda es un ecosistema en el que existe una amplia actividad, tanto en el día como en la noche. Este ambiente está poblado por una infinidad de especies animales, que van desde los insectos y gusanos hasta los jaguares. Los habitantes de los árboles, como los monos y las aves, sólo ocasionalmente bajan al suelo, pues todas sus necesidades quedan cubiertas con los recursos que les brinda esta vegetación, ya que su dieta se basa principalmente en frutos e insectos. Muchas veces hacen sus nidos en las ramas de las ceibas y canshanes. El oso hormiguero es habitante de los árboles; la destreza con la que se desplaza por el ramaje se ve facilitada por su cola prensil. Éste también es el caso de los monos. Los reptiles y los anfibios se proveen de alimento en el piso del sotobosque, cazando en su mayoría insectos y pequeños mamíferos. El habitante de mayor tamaño de las selvas húmedas es el jaguar. Este felino es un excelente depredador; está ubicado en la parte más alta de la pirámide alimenticia. Algunas veces llega a reposar en las ramas de los árboles. La mayoría de los animales que viven en la selva tienen vistosos pelajes o plumajes; sin embargo, en la espesura de la vegetación de los animales se confunden con el entorno, por lo que en muchas ocasiones sólo pueden ser localizados por los ruidos que emiten.


Guacamaya.
Esta ave alcanza los 75 cm de longitud. Es de color verde o verde amarillento, con las plumas del rostro rojo brillante, y las grandes plumas de alas azules, al igual que la punta de la cola, la cual es larga y puntiaguda, de color rojo. En Sudamérica existen otras especies de guacamayas que se distinguen por los diferentes colores que presentan en las plumas de las alas y la cola. Es una de las aves más vistosas de nuestro país; la venta ilegal de estas aves las ha puesto en peligro de extinción.

Jaguar.
Felino de hábitos nocturnos y piel amarilla dorada, adornada con rosetas de color café oscuro, el jaguar es difícil de observar, por lo que se sabe poco de sus hábitos. Caza a sus presas tanto en el agua como en la tierra, e incluso, como buen trepador, entre las ramas. Su dieta es variada: venados, pecaríes, tapires, monos, peces y tortugas. Su fuerza le permite enfrentarse con el temible cocodrilo. Ha sido admirado desde hace mucho tiempo y forma parte de los mitos de varias culturas. Ahora está en la larga lista de especies en peligro de extinción debido a la caza inmoderada y a la destrucción de las selvas.

Nauyaca.
Es un pariente cercano de la víbora de cascabel, pero a diferencia de ésta no tiene crótalo. Por ser en su mayoría arbóreas, no llegan a tener su gran tamaño, y por lo general no superan los 80 cm de longitud. Su veneno es mucho más activo que el de la víbora de cascabel, por lo que su mordedura provoca serios daños. En México existen 16 especies de nauyaca, pero en Campeche se encuentra la más notable, porque llega a medir hasta 2 m de largo. Forma parte de la mitología de muchas etnias del sureste mexicano.

Oso Hormiguero.
Tiene el cuerpo delgado, patas largas, cabeza estrecha y alargada. En los árboles es un animal muy ágil, pues utiliza su cola y sus fuertes brazos para trepar fácilmente; sin embargo, es torpe para caminar en tierra. Su coloración es amarillenta, muy pálida, y tiene una banda oscura que le cruza el cuerpo longitudinalmente. Se alimenta de hormigas y termitas que captura con su larga y pegasoja lengua después de destruir los hormigueros o termiteros con sus garras delanteras. Puede erguirse y mantenerse en pie sin dificultad. Sólo tiene una cría al año que la hembra carga sobre su espalda.

Mono araña.
Este ágil mono se vale de sus largos brazos, piernas y cola para desplazarse entre las ramas. Vive en grupo de 2 a 8 individuos que conviven dentro de un territorio común. Participan en multitud de juegos, persiguiéndose entre los árboles y columpiándose de sus colas. Su dieta consiste principalmente en frutos, hojas y flores, pero también algunos insectos. La hembra tiene una sola cría que depende de ella hasta los 10 meses de edad, tiempo durante el cual la madre la carga sobre el vientre y el lomo. Su principal enemigo es el hombre, que destruye la selva y mata a las madres para vender las crías como mascotas.

Basilisco.
Entre los más curiosos lagartos de la selva resalta el basilisco, llamado así porque recuerda a los feroces monstruos mitológicos, aunque a lo más mide 60 cm. También llamado turipache o querreque, el macho adulto está provisto de una gran cresta en la cabeza y otra en el dorso. Sin embargo, es tímido. Algunos basiliscos viven cerca de los ríos, y cuando se asustan corren, moviendo las patas tan rápidamente que al llegar al agua pueden “caminar” sobre su superficie. De ahí su nombre de pasarríos.

Tucán.
Esta ave mide hasta 50 cm. El adulto tiene la garganta de color negro y la parte baja del cuello y el pecho amarillo. Es característico su gran pico de color verde claro, con algunos tonos azules; el filo superior es amarillo, con una mancha anaranjada y la punta roja. Se alimenta de frutos, insectos, pequeños reptiles y huevos de otras aves. Anida en los huecos que hace en los troncos de los árboles más altos. La hembra pone de 3 a 5 huevos. En México existen otras especies del mismo orden, conocidas como tucanetas, también con un gran pico de color verde o negro.
  


Fuente: Bancomer – Álbum de la Naturaleza de México, p. 24 – 25.


Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

La intención cobra forma