Teorías de la Conspiración









Las teorías de la conspiración son creencias difundidas entre un sector amplio de la población, que aseguran la existencia de un grupo – o varios – de enorme poderío económico y político, cuya identidad, propósitos y métodos de acción son desconocidos para la opinión pública, y que buscan controlar, explotar, dañar o diezmar a la población mediante actos de especulación financiera, enajenación mental, distribución o escasez de satisfactores, magnicidios, propaganda y manipulación mediática, intoxicación y actividades paranormales.

Las “teorías de la conspiración”, como las conocemos hoy, dieron inicio después del asesinato de John F. Kennedy en 1966, cuando la explicación gubernamental oficial fue rechazada por un gran número de “ciudadanos a pie”, y muchos creyeron que el magnicidio fue parte de un elaborado complot del gobierno estadounidense, y no un acto solitario. Una teoría es tal independiente de su veracidad. Estas creencias aparecen como sustitución de las leyendas y la mitología, en el sentido de que:

a) Explican aquello que las versiones oficiales no aclaran, dan sentido a fenómenos incomprensibles para el grueso de la población que carece de conocimientos específicos.

b) Simplifican la realidad en dos bandos – buenos y malos, fuerzas de la luz y de la oscuridad –, y conceptualizan a “el mal” en una sola entidad externa: los conspiradores y sus agentes.

c) Se presentan a sí mismas con un aura mística de conocimiento exclusivo, secreto y reservado para unos pocos iniciados que “saben la verdad de las cosas” – pues a menudo se formulan partir de supuestas investigaciones históricas, científicas o periodísticas – y escapan al “lavado de cerebro” al que los conspiradores han sometido a las grandes masas.

Un detonante para iniciar una teoría de la conspiración tiene lugar cuando alguien detecta – o cree detectar – uno o más hechos contradictorios en la explicación oficial de algún hecho relevante. Por ejemplo, ¿Cómo se explica que, el 11 de Septiembre de 2001, el Pentágono, que es el cerebro del sistema militar más sofisticado de la historia – lo que hace suponer que cuenta con las más sofisticadas defensas antiaéreas –, haya podido ser atacado por un avión comercial 58 minutos después de la primera agresión al WTC? Ante este supuesto sinsentido, alguien deduce una conspiración del gobierno de los Estados Unidos, que permitió, o bien orquestó, los ataques del 9/11.

Algunas de las teorías de la conspiración más populares son: los ataques al WTC el 11 de Septiembre fueron planeados por el gobierno de los Estados Unidos; el asesinato de John F. Kennedy fue un complot gubernamental; un OVNI se desplomó en Roswell y se realizó una autopsia a un alienígena; la NASA falsificó las imágenes de la llega del hombre a la Luna en 1969; la existencia de una sociedad secreta – los Illuminati – que busca establecer un gobierno totalitario de alcance global; la existencia de la descendencia de Jesús, el Priorato de Sión y la herencia del Santo Grial; el asesinato de la Princesa Diana de Galés; Elvis Presley fingió su propia muerte, el beatle Paul Mc Cartney falleció, y un largo etcétera.


Fuente: Revista Algarabía Extra “Lo insólito y lo sobrenatural” Año 2 #3, p.54 – 56.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

La intención cobra forma