Arsenal. Bombarderos de Londres. Tras la tormenta

1940 – 1949.

Después de una década tan fructífera como la de los treinta, en los cuarenta se esperaba continuar con el paso arrollador y de dominio en la liga, pero la Segunda Guerra Mundial rompió con las ilusiones de los gunners que debieron enlistarse en la Real Fuerza Armada para defender a Inglaterra del dominio nazi.


De nuevo los conflictos bélicos eran motivo de suspensión para el balompié mundial y la liga inglesa no fue la excepción. En esta ocasión el paro futbolístico al que estuvo obligado el balompié británico se vio alargado por más de seis años, hasta que en 1946 y al final de la conflagración internacional, se reanudó la actividad social y deportiva más importante de la gran isla: el fútbol.

La campaña 1946 – 1947 prometía éxitos para los Bombarderos, se esperaba mucho de ellos por lo exhibido en sus vitrinas durante el decenio anterior pero la situación fue muy distinta a la expectativa. La escuadra capitalina terminó una temporada calificada como mediocre por todos los medios de comunicación, situándose en el lugar trece de la tabla general, muy por debajo de rivales como Liverpool y Manchester United que finalizaron en los lugares uno y dos, respectivamente. El balance causó un malestar generalizado entre la afición londinense.

Rescatan la década.
Todos los equipos se jugaban la vida en cada partido, y con mayor razón después de la Segunda Guerra Mundial, ya que dicho suceso había hecho olvidar en gran medida a la gente la hegemonía de varios equipos ingleses de no mucha tradición como el Arsenal, que apenas una década anterior comenzó a forjar una historia triunfadora. Su intención era retomarla lo antes posible y engrandecerla.

En 1947 – 1948, los Bombarderos tuvieron un inicio avasallador y así lo mantuvieron durante toda la temporada, en la que se aferró a la primera posición de principio a fin. En esa campaña los rojiblancos sorprendieron a toda la isla con el fútbol práctico y espectacular que mostraron a lo largo de la competición, donde sólo perdieron seis partidos de los 42 disputados y lograron ganar el campeonato de liga con jugadores como Leslie Compton y el goleador Rooke que marcó 33 tantos en 42 partidos. Ese año los festejos no pararon con la conquista de la liga, ya que también se obtuvo el Charity Shield que enfrenta al campeón de liga y al de Copa. Ese año la imagen del timonel gunner Tom Whittaker se convirtió en la de un auténtico ídolo para la fanaticada londinense.

Aún bajo el mando de Whittaker, a los gunners el año siguiente les fue muy difícil mantener el nivel mostrado la campaña anterior y su efectividad se vio reflejada en los malos resultados que apenas le alcanzaron para terminar en quinto lugar de la tabla, posición que no dejó contento a nadie y mucho menos a su propio estratega, quien ya planeaba el trabajo para la década siguiente y la confirmación de un club grande como hoy es el Arsenal.


Fuente:
Publicado en Fútbol Total. Colección. Los Gigantes del Mundo. Arsenal. Bombarderos de Londres, Ed. Grupo Medios, p. 22 – 23.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Chistes ¿Qué le dice...

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Economía