Concursos de Belleza. La manzana de la discordia

Otro incidente previo a las pasarelas actuales de los concursos de belleza tiene que ver con Eris, la diosa de la discordia. Esta conflictiva deidad no fue invitada a la boda de Pelo y Teis – futuros padres del héroe Aquiles –, por lo que, desairada y con toda la mala intención, hizo llegar a la fiesta una manzana de oro con la inscripción kallisti (“para la más bella”). De inmediato, surgió la discordia entre las asistentes, quienes se detuvieron cuando las diosas Hera, Afrodita y Atenea se acercaron para adueñarse de la fruta dorada; éstas solicitaron a Zeus que nombrara a la más hermosa, así que el dios del trueno (por su múltiples ocupaciones, no vaya usted a pensar que por eludir la responsabilidad, y menos con su esposa en la terna de candidatas) nombró a Paris, un príncipe troyano, como juez del certamen “Miss Olimpo”.

Hermes, el mensajero de los dioses, acompañó a las tres diosas a buscar a Paris y, al encontrarlo, cada una de las candidatas intentó sobornarlo: Hera prometió otorgarle poder si la elegía, Atenea ofreció darle sabiduría, y Afrodita, el amor de la mujer más bella – es decir, de Helena, esposa del rey Menelao –. Paris le dio la manzana a Afrodita y, al cabo de un tiempo, raptó a Helena provocando así la Guerra de Troya. La vanidad y sus consecuencias políticas.   



Fuente:
Por Anabel Pérez y Francisco Masse en Revista Algarabía No. 88 Enero 2012, p. 67 – 68.








Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad