Los Arcanos Mayores del Tarot. 15. El Diablo

Corresponde a la letra Samekh y al signo astrológico Leo.

Es un macho cabrío con cuerpo de hombre y senos de mujer de color rojo. Tiene los cuernos descentrados, amarillo uno y negro el otro. Sus patas, de cabra, son negras también. Posee dos alas de color azul oscuro, como las de los murciélagos. Los senos y los brazos de mujer son de color verde oscuro con escamas hacia los costados. Vemos que empuña una espada por el filo. Frente a él, casi a sus pies, están un hombre y una mujer desnudos, asustados, dolientes.


Significados de la figura El Diablo.

Esta figura significa lo contrario a la prudencia. Representa los bajos instintos, la magia para mal uso, las primitivas pasiones, las fuerzas del mal, la inclinación a la perversión, a la degeneración y al vicio. La elocuencia vacía, el comercio, el misterio no desentrañado.

El símbolo del diablo, fue siempre la regresión, el estancamiento en las ideas y en lo espiritual; los deseos lúbricos, las artes mágicas con fines malévolos y todo lo que se puede considerar como negativo en el ser humano.

Simboliza además, graves riesgos aceptados, como quien prueba por vez primera un enervante, una droga, sabiendo que corre el riesgo de convertirse en un adicto.

La figura del macho cabrío tiene estrecha relación con la astrología en el signo de Capricornio, cuya alegoría representa una cabra terminada en cola de pez. Ésta es una clara alusión a la altura de las montañas y a la profundidad de los mares. Las doctrinas antiguas dicen que simboliza lo evolutivo y lo involutivo, lo evolucionado y lo involucionado.

Color rojo: Fuego, lo terrenal. Esta vez, habla de la salamandra, reptil venenoso y repugnante, animal con el que se simboliza la maldad.

Patas negras: Aluden al elemento tierra.

Escamas verdes: Se refieren al elemento agua.

Los cuernos: Son fuerza, poder. En este caso están descentrados en la cabeza, por ello indican fuerza y poder en desequilibrio, fuerza y poder de maldad suficiente para dominar al hombre, rompiendo el equilibrio que debe haber en la vida entre lo material y lo espiritual.

Las alas: De color azul oscuro y membranosas, como las de los murciélagos, aluden, por una parte, al aire, por otra a la noche y, finalmente, a los vampiros. A la oscuridad en que se traman y realizan las maldades.

Los senos: Hablan de lo sexual, de los vicios y de la degeneración carnal.

La espada: Por cómo es empuñada por esta figura, no denota justicia esta vez, sino injusticia, de venalidad.

Claves para resumir El Diablo.

Asociación astrológica: Leo.

Fatalidad o Magia Negra.

Más gana el amor que el odio.

Orgullo y vanidad vencidos.

Ambiciones materiales… y nada más.

El egoísmo conduce a la soledad.

La crueldad hiere a quien la aplica.

Tendencias secretas y ocultas.

Actividad engañosa y desintegrada.

Cuando se usa este naipe con fines de predicción, significa problemas violentos, agresividad, conflictos íntimos; triunfo logrado por impulsos vehementes, sin respetar los sentimientos ajenos. Acciones apasionadas y peligrosas. Fatalidad como explicación de algunos éxitos. Controversias enojosas ya mores desenfrenados, peligrosos, ilícitos. Esta carta podría significar triunfo, pero ilícito, a costa de otros, no ganado honradamente.


Fuente:
Editorial Época – El Tarot y sus Secretos, p. 51 – 53.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Administración