Mundial de Clubes Japón 2007. Milán domina el Mundo

El equipo italiano derrotó 4 – 2 a Boca Juniors y se consagró Campeón Mundial de Clubes en Japón.

El AC Milán goleó 4 – 2 a Boca Juniors con una notable actuación del brasileño Kaká y se alzó con la Copa Mundial de Clubes que se disputó en Japón.


Kaká anotó el tercer gol de su equipo y asistió en dos ocasiones a Filippo Inzaghi para que el Milán apabullara a Boca y se convirtiera en el primer conjunto europeo que gana el renovado torneo, pues en la final del 2005, Sao Paulo, de Brasil, venció 1 – 0 al Liverpool , y el año pasado Internacional de Porto Alegre superó por idéntico marcador al Barcelona.

El conjunto “Rossonero” cobró una revancha deportiva sobre los Xeneizes, que los habían vencido en la Final de la Copa Intercontinental del 2003. Este título fue el tercero de carácter internacional para el Milán en el año, pues también conquistó la Champions League y la Supercopa de Europa, éxitos que le permite recuperarse del escándalo de arreglos de partidos en los que se vio involucrado en el 2006.

El Milán había ganado en tres ocasiones la Copa en su anterior modalidad de disputa, en 1969, 1989 y 1990, cuando el ganador Intercontinental se resolvía en simples partidos entre los campeones de Sudamérica y Europa.

El tercer lugar fue para el equipo anfitrión Urawa Red Diamonds, que también contó con el líder anotador del torneo, el brasileño Washington, con tres goles.

Ante 68 mil espectadores en el Estadio Internacional de Yokohama, Inzaghi abrió el marcador a los 21 minutos y unos segundos más tarde empató Rodrigo Palacio.

A los cinco minutos del segundo tiempo, Alessandro Nesta volvió a poner al Milán adelante y Kaká, a los 61’, y nuevamente Inzaghi, a los 71’, aseguraron el triunfo para el equipo de Carlo Ancelotti.

Massimo Ambrosini, a cinco minutos del final, anotó en contra de su portería el segundo gol de Boca, tras desviar un remate de Pablo Ledesma. Ambos conjuntos terminaron el encuentro con 10 hombres, ya que fueron expulsados Kakha Kaladze del Milán, a los 77 minutos, y el propio Ledesma, a los 88. El árbitro fue el mexicano Marco Rodríguez.

“Este es el único trofeo que no había ganado. Tenerlo en mis manos es algo mágico, no puedo describir lo feliz que soy”, señaló Kaká al término del encuentro. “Ahora he ganado todo, es increíble. Es un año maravilloso para mí y para el Milán”.


Fuente:
Publicado en Soccermanía Año 6 No. 51, p. 74 – 75.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Administración

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina