La Ola Blanca: Dr. Wagner, Ángel Blanco, El Enfermero, Gran Markus y El Solitario

En 1965 debutaron un par de luchadores extraordinarios en la EMLL, ambos con máscaras blancas, corpulencia imponente, fiereza implacable y excelente técnica: Dr. Wagner lo hizo a inicios de año y Ángel Blanco en Noviembre. Este par de luchadores pasaría a la historia como los fundadores de una de las primeras facciones consolidadas de la EMLL: la Ola Blanca (a la que en momentos se le sumarían El Enfermero, Gran Markus y El Solitario).


Tras su debut Dr. Wagner se colocó de inmediato en las luchas estelares de los domingos en La Arena Coliseo. Para el domingo 21 de Noviembre de 1965, en la misma Arena Coliseo, se presentaron Dr. Wagner y El Enfermero, que se consolidaron en las luchas dominicales en este recinto. En la lucha estelar de aquella función vencieron a Humberto Garza y Rubén Juárez con una llave en conjunto. Una semana antes, el domingo 14 de Noviembre, estos mismos luchadores dieron cuenta de Rubén Juárez y Relámpago Cubano en la lucha estelar derivada de una batalla campal realizada en La Arena Coliseo. Ganaron la lucha poniendo en práctica todo su arsenal de rudezas, que el galeno y El Enfermero remataron con unas impactantes quebradoras en todo lo alto. También ganaron el Torneo Relámpago de parejas el domingo 7 de Noviembre al vencer a Relámpago Cubano y Tony Stone. El domingo 28 de Noviembre de 1965, Wagner y El Enfermero se asociaron con Scorpio para enfrentar a Huracán Ramírez, Ham Lee y Rubén Juárez en un cartel de primera que diseñó Salvador Lutteroth Camou. La lucha no quedó a deber, ya que estuvo cargada de emociones y salvajismo. Scorpio y Huracán Ramírez traían un pleito cazado y su odio había crecido exponencialmente, así que se agarraron en un mano a mano destrozándose mutuamente las máscaras. Desde el inicio de la contienda ambos luchadores se buscaron para dirimir sus diferencias. En la tercera caída, a base de golpazos los rudos doblegaron a Ham Lee y a Scorpio, mientras que a Huracán Ramírez le aplicaron un candado a la cabeza. El Huracán se rindió dando la victoria al bando rudo, que manifestaba una vez más su autoridad en el ring de La Coliseo.

Por su parte, iniciando 1966, los retos le llovían a Ángel Blanco, pues debido a su gran calidad se había hecho rápidamente de varios rivales. De esta manera, el martes 4 de Enero se enfrentaron en relevos australianos El Rebelde, Tony Reyna y Mao Chang contra Ángel Blanco, Huroki Sito y Conde Negro. Para el martes 11 de Enero se pactó el duelo de máscara contra cabellera entre Ángel Blanco y Tony Reyna. Tony Reyna se había convertido en todo un ídolo de Los Martes Populares en La Arena Coliseo por su habilidad y carisma. Pero eso no fue suficiente para el recio Ángel Blanco, quién, con una palanca al brazo aplicada de forma impresionante, logró cerrar a su favor la lucha y agenciarse la melena de Tony Reyna. Tony accedió de manera voluntaria a ser rapado, cosa que le provocó al público una gran conmoción.

El 29 de Mayo de 1966 La Arena Coliseo sirvió de escenario para un Torneo Relámpago de Parejas en el que participaron: Dr. Wagner y Ángel Blanco; Raúl Reyes y Ray Cortés; Mao Chang y Alfonso Dantés; el español Braulio Veliz y Rafael Salamanca; El Rebelde y Tarzán Moreno; El Espanto III y La Momia, y Misterio II y Fantasma de la Quebrada. Aquella resultó ser la primera lucha como pareja de Dr. Wagner y Ángel Blanco, y al mismo tiempo su consolidación como una excelente, ruda y salvaje mancuerna. Ambos pudieron dominar en casi todos sus encuentros y con enorme soberbia lograron ganar el Torneo Relámpago. En la lucha estelar se presentaron contra Raúl Reyes y Ray Cortés, a quien hicieron sangrar a chorros de la frente, mientras que a Reyes lo despacharon de manera imponente con una doble combinación de castigos a los brazos. Para la siguiente semana se pactó una lucha entre Dr. Wagner y Ángel Blanco frente a Raúl Reyes y Alfonso Dantés. A punta de golpes y marrullerías los rudísimos Wagner y Ángel Blanco terminaron por doblegar a sus contrincantes.

El viernes 14 de Octubre de 1966 fueron programados por primera vez en La Arena México, para la lucha semifinal en la que se enfrentarían a Antonio Montoro y Raúl Reyes, la tremenda pareja de Dr. Wagner y Ángel Blanco la cual derrotó de manera aplastante a sus rivales en turno. Echando montón se despacharon a Montoro para después arrojarlo en calidad de bulto sobre su compañero, a quien también doblegaron con una doble llave. Eduardo Canto de La Afición escribió el 5 de Abril de 1968: “pocas veces hemos sabido de dos enmascarados más bravos, más salvajes y más tremendos”.

El martes 6 de Septiembre de 1966 se dio en La Arena Coliseo el debut de otro integrante de la Ola Blanca, El Solitario, en el Torneo Relámpago, el cual consistía en la participación de nueve luchadores de talla estelar en una batalla campal. El vencedor de dicha batalla aguardaría fuera de las acciones sobre el ring hasta el momento estelar para enfrentarse a quien resultara vencedor de los mano a mano que surgieran conforme al orden de la eliminación. Esa tarde, junto El Solitario, debutó El Audaz, Tony Rivera y Sombra Vengadora se sumaron para la causa técnica, mientras que por el bando rudo se presentaron Ángel Negro, El Leopardo, Búfalo Reyes, Benny Romero y El Muerto para completar el cartel. El Solitario ganó la batalla campal, mientras que Tony Reyna venció en las eliminatorias de mano a mano a Braulio Reyes, primero, a El Leopardo en su segundo encuentro y en la final a Benny Romero con un excelente tope desde las alturas del cuadrilátero. Así pues, en la batalla estelar se enfrentaron Tony Rivera contra El Solitario, quien, a pesar de tener la ventaja de haber descansado, no pudo dominar a Reyna, quien tuvo una tarde inspirada. Finalmente, El Solitario le propinó una tremenda patada de faul a su contrincante que le valió la descalificación y así Reyna se llevó el Torneo Relámpago.  No obstante, la categoría de El Solitario subió como la espuma, consagrándose en 1969 al ganar las cabelleras de René Guajardo y Ray Mendoza, además de arrebatarle el campeonato mundial medio al Rayo de Jalisco en el marco del 36 Aniversario de la EMLL en la Arena México.

El 4 de Noviembre de 1966, El Solitario comenzó a ser programado en las funciones estelares de la Arena México. En aquella ocasión hubo cinco luchas a una caída: Dr. Wagner contra Antonio Montoro; Ángel Blanco contra Rubén Juárez; Goliath contra Chico Casasola; Fantasma de la Quebrada contra Aiko Yoshihara; y Rudy Palma contra El Solitario.

El 18 de Octubre de 1968, en plenas justas olímpicas, se presentó en el Torneo Ruleta de Parejas en La Arena Coliseo, otro enmascarado que también formaría parte de la Ola Blanca, su nombre era Gran Markus. A pesar de la euforia causada por las Olimpiadas, la noticia del debut de Gran Markus resonó en los días varios días antes. La Arena Coliseo se llenó para ver el debut de Gran Markus, de quien se decían muchas cosas interesantes, para verlo enfrentarse a grandes luchadores en la Ruleta de Parejas. El luchador debutante hizo pareja con Ángel Blanco y masacraron a Black Shadow y Raúl Torres en la final del torneo. Bastaron solo dos caídas para demostrar la enorme fuerza y agallas del enmascarado blanco. Previamente, este mismo par de luchadores dio cuenta de la fuerte pareja de Manolo Polman y Tony Stone, en la que Gran Markus se despachó a los dos luchadores después de que estos eliminaron a Ángel Blanco. Y todavía antes, derrotaron de manera cerrada a Dick Medrano y Aníbal.

Para el domingo 27 de Octubre de 1968, una hora antes de que comenzara la clausura de los Juegos Olímpicos de México 68, comenzó una función de lucha libre en La Arena Coliseo en la que estelarizaría un encuentro de máscara contra cabellera entre El Solitario y César Valentino. Asimismo, se enfrentarían: Ray Mendoza y Manolo Polman contra Dr. Wagner y El Enfermero; Cavernario Galindo contra Dick Medrano; El Rebelde contra Manuel Robles y Gorila Macías contra Sergio Borrayo. Ante la duda de quienes pensaban que este evento no tendría éxito debido a que se programó casi a la misma hora de la clausura de los Juegos Olímpicos, la Arena Coliseo registró un lleno absoluto que culminó con una lucha impresionante en la que El Solitario derrotó de manera cerradísima al científico César Valentino. En la caída definitiva, tras dividirse las dos anteriores, El Solitario logró zafarse de un par de ranas muy bien ejecutadas por Valentino, quien tenía todo el apoyo del público puesto que El Solitario no gozaba de mucha popularidad. Después, El Solitario aplicó un tirante a los brazos con un castigo a la pierna, cosa que el científico no resistió y se dio por vencido. El público se lamentó al percatarse que el luchador al que apoyaban sería rapado. Como todo un profesional, Valentino cumplió con el trato y en el centro del ring le quitaron su cabellera.

La década de los 60 no podía haber cerrado mejor para El Solitario, ya que a inicios de 1969 logró ganarle la cabellera a Ray Mendoza y después lo retó por el campeonato mundial semicompleto. A pesar de no dar el peso, esta lucha se efectúo el 28 de Marzo en la Arena México. El Solitario no logró la hazaña, pues, en efecto, no tenía posibilidades en semicompleto al ser medio. Esa misma noche, Renato Torres (uno de Los Hippies) enfrentó a Raúl Reyes en una lucha de cabellera contra cabellera, la lucha fue para el Hippie y Reyes fue rapado. Después de aquella función, y pese a su mala fortuna, El Solitario se ganó el derecho de retar al Rayo de Jalisco por el campeonato mundial medio. La lucha se programó para el evento estelar en La Arena México del 15 de Agosto de 1969. Contrario a todos los pronósticos, El Solitario logró derrotar aquella noche al gran ídolo Rayo de Jalisco.

El Solitario, ya como nuevo campeón, vio surgir a varios aspirantes a su título, pero para merecer esta oportunidad. El rival más fuerte en esta faceta fue Mr. Koma, un luchador de origen japonés con una técnica depurada y una habilidad impresionante. El 17 y el 24 de Julio de 1970 se dieron dos durísimos enfrentamiento de tercias entre René Guajardo, haciendo sociedad con los japoneses Mr. Koma y Shibata, contra la Ola Blanca: El Solitario, Ángel Blanco y Dr. Wagner. Ambas luchas fueron verdaderamente recias, en la primera ganó la Ola Blanca haciendo gala de sus excesos de rudezas, por lo que los japoneses y Guajardo solicitaron la revancha en superlibre. Esa lucha se dio el 24 de Julio y, contrario a las expectativas, ese día el esfuerzo de la Ola Blanca quedó ahogado ante el vendaval de ataques por parte de los japoneses y Guajardo. Parecía que estos tenías la fuerza de 20 hombres o más. Durante toda la lucha, el Copetes Guajardo acosaba a El Solitario, parecía que no podía superar el hecho de que él le había ganado la cabellera ocho meses antes. Al final se quedaron, en mano a mano, Guajardo y El Solitario, los ataques del Copetes estaban llenos de encono, buscaba a toda costa lograr su venganza. Después de un tremendo golpe, Guajardo dejó casi noqueado a El Solitario y, junto con sus socios, terminaron el encuentro con una plancha sobre la humanidad del “encapuchado de oro”.

Casi un año duró el reinado de El Solitario, ya que el 28 de Agosto de 1970, Mr. Koma le arrebató el mítico campeonato mundial medio con una serie de látigos y un castigo al cuello. Para el viernes 27 de Noviembre de 1970 de le presentó otra oportunidad a El Solitario para aspirar al campeonato mundial semicompleto que estaba en manos de Ray Mendoza. El Solitario ganó la primera y la tercera caídas con rana y tirantes a los brazos. Esta caída fue la más trepidante; el salvaje ataque del “encapuchado dorado” sorprendió a Mendoza, quien no pudo resistir la presión a la cintura y acabó cediendo el campeonato. En esa misma función, Aníbal ganó la lucha de máscara contra máscara a Mr. Koma.

Ya entrados los años 70, El Solitario era posiblemente el luchador más querido de la Ola Blanca. El público presionaba al de la máscara dorada para que se cambiara al bando de los técnicos, pero él se resistía. Hubo un hecho que lo orilló a cambiar de esquina, pues el viernes 29 de Septiembre de 1972, Alfonso Dantés, quien en ocasiones hacía equipo con la Ola Blanca, terminó en pleito con aquellos con quienes había iniciado la lucha compartiendo la misma esquina. El Solitario y Dantés no se podían ver ni en pintura, ambos se enfrascaron en una lucha feroz, en la que Dantés salió bañado en sangre por un tremendo tope desde lo alto del ring que le propinó El Solitario cuando Dantés se encontraba fuera de los encordados. Esto hizo que Dantés quedara debajo de una butaca, lo cual supo aprovechar perfectamente Ray Mendoza que vio en El Solitario una opción ideal para hacer una fuerte sociedad en la esquina científica.

El miércoles 4 de Octubre salió publicada una nota de Eduardo Canto en La Afición donde el encabezado rezaba: “Bienvenido El Solitario sin enriquece a la lucha científica, afirma Ray Mendoza”. Tales declaraciones sellaron la alianza entre El Solitario y Mendoza, quienes de inicio enfrentaron al Copetes Guajardo y a Alfonso Dantés. Con ello se gestó un duelo directo entre Ray Mendoza y Copetes, ya que ambos habían sido fuertes rivales desde hacía casi 10 años y se quebró la fuerte alianza que había entre Mendoza, Guajardo y Lagarde sustituyéndose por una férrea rivalidad. Otro pleito cazado, que no podía estar más candente, fue el de Dantés y El Solitario. En una entrevista que dieron Dantés y Guajardo al periodista Vara, de La Afición, publicada el jueves 5 de Octubre de 1972, afirmaban: “El Solitario llorará lágrimas de sangre por haber dado ‘el cambiazo’”.

Para el viernes 6 de Octubre de 1972, en la lucha estelar de La Arena México, se enfrentaron El Solitario y Ray Mendoza contra René Guajardo y Alfonso Dantés. La Arena México registró un lleno hasta las lámparas, todos esperaban con ansias de ver a la nueva pareja. El Solitario y Ray intentaron hacer chocar las cabezas de sus rivales al tenerlos sometidos con candados, pero los hábiles rudos empujaron a quienes los sometían para hacerlos chocar fuertemente en el centro del ring. El impacto fue durísimo, pero más duro resultó el faul que le asestaron a Mendoza y los golpes que propinaban los marrulleros. El Güero Rangel detuvo de inmediato las acciones levantando los brazos de Mendoza y El Solitario, quienes se encontraban tirados en el suelo. Para el siguiente viernes se programó un cartel de magnífico nivel: un cuadrangular de parejas con las duplas más fuertes de esos momentos: El Solitario y Ray Mendoza; Ángel Blanco y Dr. Wagner; Rayo de Jalisco y Arpad Weber; y René Guajardo y Alfonso Dantés. De tal forma se presentaba la posibilidad de que El Solitario se enfrentara a sus antiguos compañeros y amigos: Dr. Wagner y Ángel Blanco.

El Solitario y Mendoza ganaron el cuadrangular, enfrentando en la final al Copetes Guajardo y Alfonso Dantés. En los últimos momentos de la lucha, Mendoza fue seriamente golpeado por Guajardo y eliminando con tirabuzón, dejando solo a El Solitario con todas las posibilidades de perder. En eso, haciendo gala de su tremenda habilidad, El Solitario aplicó unas impresionantes patadas voladoras a Guajardo, el cual quedó seminoqueado y a merced de su contrincante para esperar el conteo de los tres segundos. Así pues, El Solitario quedaba frente a frente con su odiado rival, Dantés. El intercambio de golpes resultó estremecedor, el odio se notaba en la fuerza e intensidad de los castigos de ambos luchadores, pero el empuje del otro rudo fue mayor. El Solitario aplicó un par de ranas, y pese a que Dantés logró quebrar las llaves a cada momento se le notaba con menores fuerzas. Una quebradora sobre la rodilla bastó en ese momento para que El Solitario anotara un impresionante triunfo para él y Ray Mendoza.

El Solitario, ahora como técnico, no sólo tenía como rival a Alfonso Dantés, sino a sus otros compadres de la Ola Blanca: Dr. Wagner y Ángel Blanco. Las cosas estaban en su punto más álgido, tanto así que Salvador Lutteroth Camou diseñó un cartel impresionante para cerrar la temporada de 1972 en La Arena México: un Triangular de Apuestas entre El Solitario, Ángel Blanco y Alfonso Dantés. El evento se realizaría en dos funciones, los viernes 1 y 8 de Diciembre de 1972. Por sorteo, los participantes recibirían un número del uno al tres y empezarían enfrentándose el “uno” contra el “dos”, el “dos contra el “tres” y el “tres” contra el uno; todos los enfrentamientos a una caída. El luchador que ganara dos caídas quedaría a salvo y los otros dos se enfrentarían exponiendo, según fuera el caso, la máscara o la cabellera. En la primera fase de este magno evento se dieron duelos muy interesantes, El Solitario fue vencido por el Ángel Blanco y, posteriormente Alfonso Dantés también fue derrotado por el Ángel Blanco, quien se salvó momentáneamente de apostar la incógnita. Las cosas estaban realmente tensas y emocionantes, el próximo duelo directo era entre El Solitario y Dantés, quienes se enfrentaron para jugarse la máscara y la cabellera respectivamente. Al final de la tercera caída, Alfonso Dantés aplicó una tremenda rana invertida, y todo parecía indicar que se develaría el rostro del luchador rubio. Pero antes de la tercera palmada, El Solitario dio un ágil giro para soltarse de la tremenda llave y aplicó después una serie de castigos y golpes para vencer a Alfonso Dantés.

Así pues, todo quedó listo para que el siguiente viernes 8 se produjera el duelo entre El Solitario y Ángel Blanco, máscara contra máscara. Para la venta de boletos la EMLL tuvo que pedir los servicios especiales de los granaderos, dada la enorme expectación que había por esta lucha. La venta de boletos comenzó el mismo viernes 8 de Diciembre y los tumultos no se hicieron esperar. Ya en la lucha, la primera caída se la llevó El Solitario con una Nelson invertida, sin embargo, quedó muy maltrecho desde esa caída pues el intercambio de golpes lastimó severamente al “enmascarado dorado”. En la segunda caída, tras llevar el dominio en casi todo momento, Ángel Blanco aplicó una suástica y rindió a El Solitario. En la definitiva, las cosas se emparejaron, el dominio era alternado, aunque El Solitario  aplicó un mayor número de llaves, las cuáles Ángel Blanco logró quebrar. Al final, se le dio el triunfo a El Solitario, para así revelar la identidad de José Vargas, quien anteriormente había luchado como El Ranchero Vargas.


Fuente:
CMLL – 85 Años. Lucha Libre, Ed. AM Editores, p. 128 – 139.








Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad