Historia del Fútbol Mexicano. Orígenes

Luego de la separación de varios clubes de la Liga Mexicana (fundada en 1902) y que crearon la llamada Liga Nacional (creada en 1920); el antagonismo y rivalidad entre ambos sectores terminó dos años después con la puesta en marcha de una serie de negociaciones que permitirían, no solo la unificación definitiva de ambas ligas, sino la creación de una estructura que organizara y desarrollara el balompié en el país.

En Agosto de 1922 fue fundada la Federación Mexicana de Football Association, que con todo y su anglicismo es el cimiento de la actual FMF; en sus primeros estatutos se reconocía el profesionalismo. Este organismo es constituido por los siguientes clubes: Club de Fútbol México, Real Club España, Germania Fusball – Verein, Club América, Asturias Football Club, Club de Fútbol Aurrerá y Club Necaxa, siendo los primeros directivos Humberto Garza Ramos, del México, nombrado presidente, Juan B. Orraca del equipo Aurrerá como secretario y Manuel Alonso del Germania como tesorero, quienes inscribieron y afiliaron a la Femexfut en la FIFA.

Inmediatamente después de la fundación del organismo rector, y con la consecuente unión de los dos torneos rivales, se creó formalmente el campeonato de liga, al que llamaron Campeonato de Primera Fuerza de la FMF. El silbatazo inicial de la temporada 1922 – 1923 seria la tarde del domingo 22 de Octubre de 1922. En el partido inaugural se enfrentaron América y el Real Club España. Los cremas se impusieron 2-0 con anotaciones de José Camote Izquierdo, anotador del primer gol, y Alfredo García Besné.

En la temporada 1930 – 1931, diversos conflictos directivos ocasionaron la suspensión del torneo de liga; la Federación decidió suspenderlo para solucionar definitivamente dichos problemas. Tras meses de pugnas, limaron asperezas y se refundó la competición con el nombre Liga Mayor, que organizara dos competencias: la Preferente, compuesta por seis equipos, y la Primera Ordinaria, que fungió como un circuito de ascenso. Esta competencia tuvo durabilidad y fue creciendo hasta agrupar 16 equipos.

Debido a la expansión de la liga, tanto en clubes, como en número de jugadores; y la creciente contratación de futbolistas extranjeros, las Secretarías de Gobernación y Hacienda empezaron a presionar a la liga y a los clubes para presentar contratos y otorgar permisos de trabajo además de cumplir con las obligaciones fiscales por una sencilla razón, los jugadores ya eran profesionales y cobraban buenas cantidades de dinero, pero estaban dados de alta en diversas empresas como empleados, es decir, se quería reconocer la existencia del jugador profesional para darlo de alta en la entonces Secretaría del Trabajo y otorgarle todos sus derechos laborales, además de establecer sus obligaciones de contribuyentes. En la década de los años 1930, entre refugiados españoles, cubanos y refuerzos, militaron 92 jugadores extranjeros en la liga.

Las presiones venían desde finales de la década de 1930, cuando se firmaron contratos muy elevados a jugadores españoles. Esto hizo crisis en 1942 cuando la Federación Nacional (responsable del Campeonato Nacional Amateur) manifestó su molestia contra la Federación Mexicana de Fútbol y la Liga Mayor por enviar jugadores profesionales al mencionado campeonato inter-estatal, lo que evidentemente era una ventaja injusta frente al resto de las selecciones estatales que carecían de dicho estatus y sucumbían con relativa facilidad ante la selección de la Liga Mayor.

Es así que en abril de 1943, a iniciativa del presidente del Club América César Martino, los clubes integrantes de la liga acordaron ceder a las presiones gubernamentales y se promovió el registro formal de la profesión “jugador de fútbol” en la Secretaría del Trabajo y los consecuentes impuestos frente a Hacienda.

Es decir, el cambio de paradigma del campeonato de la Liga Mayor aquel año, no tuvo relación alguna con una refundación, cambio de nombre o estatutos y tampoco con el inicio de un nuevo formato de competencia. Era en todo caso un cambio contractual y fiscal de la relación entre liga y autoridades, que no afectaba la continuidad histórica del torneo fundado en 1922. En dicha asamblea, se aprobó la inclusión de Guadalajara y Atlas.
 ​
Otro de los fenómenos que ocurrió en 1943, no fue en realidad una fusión de las ligas más importantes del país, sino una inclusión de clubes de otros circuitos al seno de la Liga Mayor, la única afiliada a la Federación Mexicana de Fútbol. De los ocho equipos contendientes del campeonato de 1942 – 1943, seis permanecían en el circuito: AméricaAtlanteMarteAsturiasEspaña y Moctezuma de Orizaba (este último, antiguo miembro de la Liga Veracruzana y que participaba como miembro pleno de la liga y la FMF desde 1941 – 1942)Necaxa desapareció al oponerse a las nuevas medidas tomadas por la Liga Mayor. La Selección Jalisco, escuadra integrada por jugadores de los clubes GuadalajaraOro y Atlas de la Liga de Occidente, y que participaba como invitado desde 1940 – 1941; también desapareció, para dar paso al ingreso formal de los clubes Atlas y Guadalajara (Oro lo haría hasta 1944 – 1945) en la Liga Mayor. Y a ellos hay que sumar también los debuts de Veracruz (que nació de la fusión de los clubes Iberia y Sporting que ya habían participado con regularidad en la Liga Mayor), y ADO de la Liga Veracruzana. De esta forma, en la práctica, la liga solo tuvo una expansión de 4 clubes, y no una unificación de torneos.

España y Asturias, que habían marcado época por su estilo espectacular, ofensivo y eficaz, fueron los primeros campeones de la nueva etapa; Asturias en 1943 – 1944 y España en 1944 – 1945, sobresaliendo en ellos dos delanteros de leyenda: el español Isidro Lángara, del España, y el argentino Roberto Aballay, del Asturias, los únicos delanteros con 40 goles en una temporada. Cabe mencionar que a raíz de este mencionado campeonato, el España recibió en propiedad el trofeo original de la liga, que la misma determino otorgaría al primer club que consiguiera cinco títulos; situación que establecería la continuidad y conexión directa entre el Campeonato de Primera Fuerza y el actual máximo circuito.

Salvo el Guadalajara, todos los conjuntos incluían jugadores extranjeros en proporción excesiva. El 9 de noviembre de 1943 la FMF limitó a cuatro el número de extranjeros por equipo. A causa de que muchos de los afectados empezaron a naturalizarse, el Presidente de la República, Manuel Ávila Camacho, decretó que para la temporada 1945 – 1946 cada equipo debería participar (en la Ciudad de México), con un mínimo de seis jugadores mexicanos por nacimiento y para la siguiente con siete por lo menos.

Veracruz fue el primer campeón del interior de la república, encabezado por Luis "Pirata" Fuente en la temporada 1945 – 1946. Esta temporada se caracterizó por los abultados marcadores y el alto promedio de gol por partido.

Atlante se coronó campeón en la temporada 1946 – 1947 en medio de polémica. La mayor parte del torneo el León y el Atlante se disputaban el primer lugar de la tabla; el penúltimo partido los enfrentaba y definiría al ganador. El encuentro debió llevarse a cabo en la ciudad de León, pero una cuarentena vigente a causa de un brote de fiebre aftosa provocó que la sede fuera cambiada al Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, casa del Atlante que, con la ventaja de jugar como local, el empate a cero final le adjudicó el título de liga.


Fuente:










Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad