Jesús. Muerte de José

A este gran dolor de Jesús, le viene otro, la muerte temprana de José, su padre terrenal, pero que tiene como consecuencia su plena libertad y la madurez como ser humano y hombre.

Esto ocurre un día que un mensajero de Séforis trae la trágica noticia de que José ha sufrido graves lesiones al caerse una grúa mientras trabajaba en la casa del gobernador. Jesús desea ir inmediatamente al lado de su padre, pero María sólo quiere acudir lo más pronto posible al lado de su esposo y marcha sola a su encuentro, ella no conoce la gravedad de sus heridas, por lo que él muere como consecuencia de sus lesiones antes de que llegue María. (La tradición religiosa dice que José en realidad no muere sino que ha sido conducido al paraíso en espíritu y también en cuerpo, un privilegio concedido a muy pocos, como a Abraham, Moisés y desde luego a María).


El joven carpintero, que acaba de cumplir catorce años, toma conciencia de que ahora no sólo tiene que cumplir la misión recibida de su Padre celestial, revelar la naturaleza divina en la tierra y en la carne, sino también en la responsabilidad de cuidar de su madre viuda. Jesús es ahora el sostén y consuelo de esta familia tan súbitamente afligida. Así es forzado su destino al asumir pronto grandes responsabilidades, pero altamente pedagógicas y disciplinarias. Sin embargo, a pesar de todo lo que hace Jesús para traer alegría a su casa, María está llena de tristeza, José ya no está, él, quien fue esposo y padre excepcional, todos lo extrañan, pero comprenden que la vida debe continuar y así lo hacen.



Fuente:
Los Grandes. Jesús, Editorial Tomo, p. 46 – 47.








Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración