La “Piedra del Sol” o “Calendario Azteca”

Este colosal monolito llamado “Piedra del Sol”, “Piedra del Calendario” o “Calendario Azteca” fue reencontrado en el costado sur de la Plaza de Armas de la Ciudad de México (hoy Plaza de la Constitución) y poco tiempo después de su descubrimiento la llevaron a la Catedral Metropolitana donde fue colocado para que el público lo admirara hasta el año 1885, en que fue trasladado al antiguo edificio que por muchos años albergó al Museo Nacional de Antropología, a un costado del Palacio Nacional.

Al término de la construcción del Nuevo Museo de Antropología en el Bosque de Chapultepec, la piedra fue trasladada a ese recinto, para ser expuesta en un lugar preponderante entre nuestras obras de arte precortesianas.

El monolito fue labrado en tiempos del rey Axayácatl, por el año de 1479, y en el cuadrito central de la parte superior se leen trece puntos en relieve rodeando el signo Acatl o Caña, esto es, Trece Caña, fecha de su elaboración que corresponde a la que hemos dado de nuestra era.

En 1481 el rey Axayácatl inauguró la piedra, que estaba colocada horizontalmente en el Templo del Sol. Tenía el doble carácter de calendario civil y religioso o tonalámatl.

La figura central de la piedra representa el rostro del sol o Tonatiuh, señor de los cielos, alrededor del cual ocurrían todos los fenómenos diarios y periódicos del universo. La lengua la tiene de fuera para demostrar que de él irradian los rayos de luz y el calor que dan vida a la Tierra.

El rostro se encuentra colocado entre los cuatro puntos cardinales siguiendo la flecha meridiana, y debajo de él están grabadas las fechas cequiátuitl y ocho ozomatli, días en que el sol pasaba por el meridiano de México. Todo esto demuestra que está representado en el cenit.

El signo que tiene sobre la frente, ome – acatl, indica el principio de la cuenta de los años, o sea el día siguiente a la noche en que se encendía el fuego nuevo (acontecimiento que tenía lugar cada 52 años cuando empezaba un nuevo “siglo”).

Las seis cuentas que representan ciclo sagrado de 312 años son tocadas por la lengua, por lo que se consideran también como su principio.

Alrededor del sol se encuentran cuatro aspas representando los cuatro movimientos del sol o puntos solsticiales, así como los cuatro “soles” que precedieron al de la figura central, que es el quinto. A este grupo lo llamaron el Nahui – Ollin (cuarto movimiento o temblor).

Los nahoas decían, como otros pueblos de la antigüedad, haber sufrido verdaderas catástrofes en donde pereció su raza, salvándose sólo una pareja que había vuelto a procrear. Sus soles eran edades cosmogónicas o sea los procesos de formación que habían sufrido hasta llegar al momento en que esculpieron la Piedra del Sol. Esto lo explicaban así:

Atonatiuh, edad o sol de agua, donde todo sucumbió bajo el poder destructor de las tormentas e inundaciones.

Ehecatonatiuh, edad o sol de aire, en el que la raza fue exterminada por grandes huracanes.

Tletonatiuh, edad o sol de fuego, época en la que las grandes corrientes de lava, las erupciones volcánicas y lluvia de fuego produjeron la catástrofe.

Tlaltonatiuh, edad o sol de tierra, del que no se ha podido fijar con exactitud su significado. Algunos creen que las fieras atacaron a los hombres, y otros perecieron por el hambre.

Las cuatro aspas que rodean a Tonatiuh no sólo representan las cuatro edades cosmogónicas o soles, sino que también representan las cuatro estaciones del año, los cuatro puntos cardinales, los cuatro planetas más importantes y los cuatro dioses principales.

Los historiadores e intérpretes no están de acuerdo en cuanto al orden cronológico de los soles, ni en lo que se refiere a la estación del año, al punto cardinal que representan, ni al símbolo que les corresponde, pues los primitivos nahoas que lo inventaron, daban un orden y los demás pueblos otros, ya que sufre varios correcciones.

Los mexicas o aztecas labraron la Piedra del Sol, y éstas son las atribuciones que ellos le daban.

Ehecatonatiuh o sol de aire.

Astro: Estrella de la tarde.

Dios: Quetzalcóatl.

Elemento: Aire.

Punto Cardinal: Norte.

Estación del Año: Invierno.

Símbolo: Técpatl (pedernal), el cual significaba que los vientos eran tan cortantes como el filo de un cuchillo.


Tletonatiuh o sol de fuego.

Astro: El sol.

Dios: Tonatiuh.

Elemento: Fuego.

Punto Cardinal: Poniente.

Estación del Año: Primavera.

Símbolo: Calli (casa), que quiere decir calor, pues dentro de ella se conserva el fuego del hogar.

 

Tlaltonatiuh o sol de tierra.

Astro: La tierra.

Dios: Tonacacíhuatl.

Elemento: Tierra.

Punto Cardinal: Sur.

Estación del Año: Otoño.

Símbolo: Tochtli (conejo), que es lo que se encuentra en la tierra.

 

Atonatiuh o sol de agua.

Astro: La luna.

Dios: Tezcatlipoca.

Elemento: Agua.

Punto Cardinal: Oriente.

Estación del Año: Verano.

Símbolo: Acatl (caña), pues eran las plantas que crecían en la laguna.

 

Los mexicas se dieron cuenta de que el sol no siempre salía ni se ocultaba en el mismo lugar; y también observaron los fenómenos atmosféricos – lluvia, calor y frío –, pudieron encontrar los puntos solsticiales, las estaciones del año y el tiempo que el sol tarda en regresar al mismo punto del horizonte. Así supieron que el año tiene 365 días.

Al año lo dividieron en 18 períodos de 20 días cada uno (pues su número por excelencia era el 20, obtenido de la multiplicación de 4 x 5, que eran sus números principales, base de su aritmética). Estos períodos los subdividieron en cuatro grupos de cinco días (quintiduos). Sumando los dieciocho períodos de veinte días, da un total de 360. A los restantes les llamaban nemonteni o nenmoteni, que quiere decir días caídos. Pero como a cada año le sobraba una fracción de día, hicieron lo mismo que el hombre moderno con el año bisiesto: añadir un día al año a cada periodo de cuatro años. A este día lo llamaban “intercalar”.

Los meses del año azteca llevaban los siguientes nombres empezando en los días que indicamos de nuestro calendario:

 

1

Atlacahualco

1

de Marzo

2

Tlacaxiéhualiztli

21

de Marzo

3

Tozoztontli

10

de Abril

4

Hueytozoztli

30

de Abril

5

Tóxcatl

20

de Mayo

6

Etzacualiztli

9

de Junio

7

Tecuhilhuitontli

29

de Junio

8

Hueytecuhilhuitl

19

de Julio

9

Tlaxochimaco

8

de Agosto

10

Xocohuetzi

28

de Agosto

11

Ochpaniztli

17

de Septiembre

12

Teotleco

7

de Octubre

13

Tecpeílhuitl

27

de Octubre

14

Quecholli

16

de Noviembre

15

Panquetzaliztli

6

de Diciembre

16

Atemoztli

26

de Diciembre

17

Títilt

15

de Enero

18

Itzcalli

4

de Febrero

Los nenmotemis empezaban el 24 y terminaban el 28 de Febrero.

Cuando fijaron el año civil, los sacerdotes inventaron un año religioso de 260 días, el cual resultaba de la multiplicación de los números 20 y 13 que eran sus números simbólicos, tomando también en consideración los períodos matutino y vespertino de la estrella de la tarde o Quetzalcóatl.

Para no confundirse con el año civil, lo dividieron en veinte trecenas, al principio de las cuales festejaban a sus dioses principales. Este calendario ritual fue llamado Tonalámatl y servía a los astrólogos para predecir la suerte.

Ingeniosamente hicieron una combinación de ambos calendarios, formaron su “siglo” de 52 años o Xiuhmolpilli, que significa manojo de años y es representado por un manojo de hierbas o una turquesa. Éste lo dividieron en cuatro períodos de 13 años o tlalpilli. Dos siglos componían una edad de 104 años; seis, un ciclo sagrado de 312, y 20, el gran ciclo de 1040 años.

A derecha e izquierda de la parte central de la piedra central se observan unas garras, en los semicírculos; son consideradas como la representación de Cipactli (“la luz o el día”) y de Oxomoco (“la oscuridad o la noche”), de cuya unión había nacido el tiempo, que en la Piedra está representado por la flecha que surge de entre los dos. Los mexicas decían que estos dioses habían hecho el calendario.

Los puntos con ruedas y los cinco glifos en los puños de las garras suman los 18 meses del año azteca (360 días). Los cinco glifos que aparecen abajo, en la parte opuesta de la flecha, simbolizan los nemontemi, y el punto que se encuentra debajo de ellos, el día intercalar.

Los signos que se encuentran a cada lado de la parte superior de la flecha señalan el 26 de Junio, fecha en que ellos celebraban la fiesta del solsticio de verano. El anillo que sigue tiene grabados los veinte signos de los días del mes azteca, que se leen en este orden, empezando arriba al centro, y siguiendo a la izquierda:

1, Nueva luz o Cipactli; 2, Aire o Ehecatl; 3, Casa o Calli; 4, Lagartijo o Cuetzpali; 5, Culebra o Cóatl; 6, Muerte  Miquiztli; 7, Venado o Mazatl; 8, Conejo o Tochtli; 9, Agua o Atl; 10, Perro o Itzcuintli; 11, Mona u Ozomatli; 12, Yerba o Malinalli; 13, Caña o Ácatl; 14, Tigre u Océlotl; 15, Águila o Cuauhtli; 16, Aura o Cozcahuatli; 17, Movimiento u Ollim; 18, Pedernal o Técpatl; 19, Lluvia o Quiahuitl; 20, Flor o Xóchitl.

Ya hemos dicho que el año fue dividido en períodos de veinte días y que éstos fueron subdivididos en cuatro grupos de cinco días o quintiduos.

Cada grupo estaba dedicado a sus cuatro astros principales: ácatl, técpatl, calli y tochtli, y en la piedra están representados por algún animal, hierba o fenómeno natural que a cada astro se atribuía.

Esta división en quintiduos tenía una aplicación práctica en la vida del pueblo: cada cinco días celebraba el tianquiztli (”tianguis” o mercado).

El siguiente círculo con treinta y ocho cuadritos en que se ven grabadas figuras como florecitas con cinco puntos, es la cuenta de los quintiduos, que da un total de 190. En seguida se ve una orla de ranuritas o glifos que suman 60 puntos en total.

Los picos o puntos de flecha que arrancan de este círculo en diferentes direcciones, son las que tienen base curva, las cuatro principales divisiones del día, que corresponden más o menos a las 6, 9, 12 y 15 horas nuestras.

Las más cortas, con base lisa: las cuatro subdivisiones del día que vendrían a ser las 7:30, 10:30, 13:30 y 16:30.

Los períodos en que dividieron el día estaban basados en la salida y ocaso del sol, que por razón natural todos los pueblos primitivos observaban. No se sabe con exactitud cómo fijaron sus horas, pero correspondían como a 90 de nuestros minutos.

Por debajo de las puntas de flecha pasa un ancho aro muy complicado que tiene, primero, la orla de 60 ranuritas o glifos de que ya hablamos; después un círculo de rayas dobles interrumpidas por pequeñas ruedecitas con puntos dentro y, hacia fuera, otra orla de grifos de forma puntiaguda, simulando un encaje el conjunto. Las ocho aspas corresponden a las divisiones que hacían de la noche y que, por la oscuridad que representan, no tienen la forma de rayos de luz de las que simbolizan el día. En su base tienen un dibujo igual al de los quintiduos. De ellas seis están rematadas por tres glifos y las otras por dos: éstas están coronadas por una ruedecita con cinco puntos.

El historiador mexicano Alfredo Chavero hace una interesante y curiosa combinación de los puntos y glifos descritos y obtiene con la suma de los mismos, los 260 días del calendario ritual y los 365 del civil.

En seguida de esta ancha faja circular hay doce figuras de Cipactli o nueva luz, como decorando: simbolizan los reflejos de la luz del sol.

Termina el Calendario Azteca en dos serpientes estilizadas que lo rodean, con las colas arriba y las cabezas empenachadas abajo. Ambas sirven de disfraz a dos deidades.

Los cuerpos de las dos serpientes están formados por el símbolo repetido de Ácatl o Caña, rodeado de diez puntos formando ángulo, que se unen a un cordón de puntos por fuera, y que por la parte interior limita una serie de grupos de cuatro rayitas.

Al final de las olas se ven las cuatro ataduras o tlalpilli. Todo ello, además de alegórico, es cronológico y da como resultado después de diversas combinaciones, los 560 días de los dos períodos de la estrella de la tarde, así como el siglo de 52 años o xiuhmolpilli, la edad huehueliztli de 104 años, y en total, el gran ciclo de 1040 años.

Un arqueólogo moderno le da el significado a las serpientes como conductoras del sol por el cielo.

En los estudios más recientes, se ha creído localizar en la piedra ciclos interplanetarios, es decir, datos relativos a la duración de las revoluciones sinódicas de Marte y Venus, así como de la Luna y las Pléyades. Esto quiere decir que los estudios continúan y que se puede confirmar mucho de lo que hasta ahora se ha publicado.

La piedra tenía sobre todo carácter religioso, y se cree que el lugar donde estuvo colocada dentro del Templo Mayor de los aztecas era el llamado Quauhxilco, en donde el rey hacía penitencia, y sobre ella se celebraban sacrificios humanos.

El diámetro de la parte esculpida es de 3.58 m, y el bloque en que está trazado el círculo es irregular y rústico. El material está clasificado como pórfido trapeano gris negro, base Balcke o traquita. Todo el que la ve considera el trabajo que habrán pasado los indígenas para traerla a México, desde el sitio en donde la encontraron, pues se calcula que pesa veinticuatro toneladas. Se elogia, asimismo, su fina labor de cincelamiento realizada con instrumentos primitivos, pero lo que más emociona y admira es su gran suntuosidad y belleza.

Fuente:

Ediciones Leyenda – México y sus leyendas. Compilación, p. 11 – 19. 

Comentarios

  1. I can’t believe this is really true I never believe there is cure to this hsv 2 because all the hospital have told me there is no cure to it, few months ago I saw this man email DR.AZIEGBE on internet from a testimony share by someone who he help with his herbal cure I contact his email and ask for his help also, that is how he inform me about the cure process and this man sent me a herbal medicine which I took according to the way he instructed for 2 week I can’t believe when I go for test my result come out negative i am so happy to share this to the world there is real cure to herpes you can also contact DR.AZIEGBE through his email now DRAZIEGBE1SPELLHOME@GMAIL. COM and also WhatsApp him +2349035465208. or my assistant my email: JAMESAVA0001@GMAIL. COM... He also have herbs medicine to cured the following diseases;
    Diabetes, Lupus, HPV, Gout, Hepatitis A,B, Infertility, HIV/AIDS, CANCER, WART

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración