Historia de la Copa Libertadores de América. 1990 – 1999

La edición de 1990, nuevamente conducido por el entrenador uruguayo Luis Cubilla, como en 1979, Olimpia llegó a la cima de América. Contó con un excelente plantel, en el que sobresalió nítidamente la figura de Raúl Vicente Amarilla, centrodelantero elegante, goleador y de extraordinario juego aéreo. Dentro de un equipo compacto, puede decirse que él condujo a Olimpia hacia el título. En la final, el conjunto guaraní debió enfrentar a un inesperado y fortísimo rival: Barcelona de Ecuador. En el último encuentro, disputado en su estadio de Guayaquil, Barcelona cumplió una actuación excepcional, pero ni aun así pudo quebrar la resistencia granítica de Olimpia.

 

El año 1991, Colo-Colo dejó la copa por primera vez en tierras chilenas. Conducidos por el técnico croata Mirko Jozic, contaba entre sus estrellas con Marcelo Barticciotto, Jaime Pizarro, Gabriel Mendoza, Lizardo Garrido y Daniel Morón, quienes basaron su campaña en el poderío como local, al ganar los siete partidos que disputaron, derrotando por ejemplo en semifinal al Boca Juniors de Batistuta, Navarro Montoya y Latorre por 3-1 y en el último encuentro al Olimpia paraguayo por 3-0.

 

Al año siguiente, Sao Paulo el viejo club de Leónidas y Zizinho, entre otros grandes, tuvo por fin su reconocimiento internacional de la mano de un entrenador monumental como Tele Santana. El veterano técnico recurrió a los jóvenes y les inculcó su estilo de fútbol alegre, veloz y contundente. El resultado de tres años fue excelente: ganó dos Copas Libertadores y fue finalista en otra. En 1992 doblegó a Newell's Old Boys de Argentina, en 1993 derrotó a Universidad Católica de Chile, y un año después fue subcampeón. Sus principales figuras fueron Müller, Raí, Cafú y Palhinha.

 

En 1994, Vélez Sarsfield correspondió en logros deportivos lo que había conseguido como institución, considerada una de las más importantes de Argentina. Y fue un futbolista del club, Carlos Bianchi, el encargado de conducir a un plantel que peleó de igual a igual en cualquier terreno. El 31 de agosto se consagra campeón de América frente al Sao Paulo en la definición por penales en Brasil, tras vencerlo primero 1:0 (Omar Asad) en el Estadio José Amalfitani y perder por el mismo marcador en el Morumbí. Previamente, en la zona de grupos, finaliza primero delante de Boca Juniors, Palmeiras y Cruzeiro de Brasil. Luego supera en los duelos a Defensor Sporting de Uruguay, Minerven de Venezuela y Junior de Barranquilla, antes de llegar a la instancia final con la escuadra paulista.

 

Con un equipo compacto en sus tres líneas y con los goles de la formidable dupla atacante que integraron los jóvenes Jardel y Paulo Nunes, Gremio de Porto Alegre volvió a conquistar la preciada Copa Libertadores en 1995. Jardel, precisamente, fue el máximo artillero de esta edición, con la elevada marca de 12 goles. El equipo dirigido por Luiz Felipe Scolari tuvo algunos pilares fundamentales como el zaguero y capitán Adilson, el hábil volante Arilson y los mencionados delanteros. Hacía 28 años que en la Copa no se marcaban tantos goles como en esta ocasión. Gremio superó en la instancia final al Atlético Nacional, finalista por segunda vez.

En la edición de 1996 descollaron figuras emergentes como el argentino Hernán Crespo, los chilenos Marcelo Salas, Esteban Valencia, el uruguayo, Sebastián Abreu y otros consagrados como el brasileño Edmundo, el uruguayo Enzo Francescoli y el argentino Leonardo Rodríguez. El título lo obtuvo River Plate ante el América de Cali de Colombia, su mismo rival en la obtención de su primer título diez años antes.

 

En la Copa de 1997, se enfrentaron Cruzeiro de Brasil y el equipo peruano Sporting Cristal tricampeón del fútbol de su país, bajo la dirección del uruguayo Sergio Markarián. Ambos equipos, habían sido rivales en la fase de grupos. La eliminatoria entre ellos, se definió en el partido de vuelta de la final por el cuadro brasileño, al ganar 1-0 a poco menos de 5 minutos, de terminar el encuentro con un gol de Elivelton, ante una concurrencia récord, para una final de Copa dado que 102,000 espectadores asistieron al Estadio Mineirao.

 

En los años posteriores, Vasco da Gama junto a Palmeiras entran en la galería de los campeones. Desde 1998, se le agregó el nombre del auspiciador oficial, por lo que fue conocida como Copa Toyota Libertadores, durante 9 años hasta 2007, y durante el patrocinio comercial de Toyota, al campeón también se le entregaba un platillo. Ese mismo año, incursionaron equipos de México, pese a que este país está afiliado a la CONCACAF. Inicialmente participaron gracias a los cupos obtenidos a través de la Copa Pre Libertadores, que enfrentaba a los clubes mexicanos y venezolanos. Dicho sistema permaneció hasta el 2004, cuando Venezuela y México obtienen dos cupos directos cada uno al ampliarse el torneo a 36 equipos. En 1998, es la primera vez que en la Copa Libertadores, se implantan estímulos económicos, merced al acuerdo entre la CONMEBOL y la Toyota. En ese sentido, todos los equipos que han avanzado a la segunda etapa del torneo recibieron 25 mil dólares por su participación. Por primera vez, dos equipos mexicanos fueron invitados a participar en la Copa Libertadores. El campeón fue Vasco da Gama, enfrentando al Barcelona de Ecuador, ganando en Guayaquil 2-1 y en Brasil 2-0.

 

Al año siguiente, se consagra como Campeón de América el Palmeiras, quien derrota en una dramática definición por penales, al Deportivo Cali de Colombia por 4-3, en un partido de leyenda en Sao Paulo. El título del "Verdao", constituye el sexto de un conjunto brasileño, en la década.


Fuente: 

Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina