México 1986. Tenían para más

A pesar de la eliminación ante Alemania en penales, tras un partido raro donde se les anuló un gol, México obtuvo un sexto lugar. 

La suerte quedo echada y los nacionales fueron colocados en el Grupo B, en una justa donde aún predominaba el fantasma de los malos resultados en las últimas justas mundialistas. 

“Estábamos en un grupo donde no se pensaba que podríamos terminar en el primer lugar. Los rivales representaban algo a nivel mundial, Paraguay había hecho una gran preparación, Irak era la parte débil del grupo y Bélgica que era como un Holanda de ahora, que se encontraba entre los mejores diez del mundo”, señaló Tomas Boy. 

La fecha llegó y los nuestros enfrentaron a Bélgica el 3 de Junio, quienes parecían los rivales a vencer, pero el coraje y la necesidad de demostrarle a su gente que eran un equipo competitivo rindió frutos. 

Ese cotejo fue el comienzo de un Mundial redondo para el defensa central del cuadro mexicano, Fernando Quirarte, quien marcó la primera anotación y posteriormente se convirtió en el goleador del equipo. 

“Fue una jugada por el lado derecho, un centro de Tomás Boy; llegué de atrás, Javier Aguirre iba antes que yo, pero le gané en la posición. Cabeceé bastante fuerte que la pelota pudo pasar a un lado de Jean Marie Paff”, relató el ‘Sheriff’. 

El segundo también cayó a pelota parada que era una de las virtudes del equipo, “Cobré un córner que peinaron y le cayó a Hugo Sánchez, que metió el balón pegado al segundo palo”, recordó el Jefe Boy. 

El segundo cotejo ante Paraguay pudo ser la segunda victoria mexicana; al minuto 3, Luis Flores recibió un centro por la banda izquierda de parte de Javier Aguirre y tiró cruzado para batir al arquero Roberto Fernández, quien después se vestiría de héroe al atajarle un penalti a Hugo Sánchez. 

Al minuto 85, los guaranís sorprendieron a los nuestros en un saque de banda por el costado derecho y Carlos Alberto Gómez remató de cabeza un centro para emparejar los cartones. 

Al cerrar la fase de grupos antes Irak, los verdes regresaron a la senda del triunfo, derrotaron a los mesopotámicos por la mínima diferencia con gol de Quirarte. Así, México se colocó en la primera posición de su grupo con cinco puntos para clasificarse a la siguiente ronda. 

“La pelota pasó por todos y llegó hasta donde yo estaba sin ángulo, sin nada y lo único que quise hacer fue tirar con todo y resultó ser gol. Ya había anotado uno contra Bélgica y ahora contra Irak, estaba contentísimo”, afirmó el zaguero central. 

Las calles mexicanas se desbordaron de aficionados; prácticamente, era imposible llegar al Ángel de la Independencia para festejar con la multitud congregada varios kilómetros a la redonda. La euforia estaba en pleno apogeo, Bora Milutinovic, pasó de villano a héroe y fue donde surgió la frase “Querer a México y creer en él”, que según el estratega fue la clave del éxito en ese momento, además de que durante el pase a Octavos de Final nació su hija Darinka Elena, una motivación extra para enfrentar a Bulgaria el 15 de Junio. 

Un buen accionar en el terreno de juego se vislumbró con el gol de tijera de Manuel Negrete, que quizás fue el tanto más espectacular que se vivió a lo largo de la Copa. 

“Cuando Amador avanzó por la derecha, yo corrí hacia el centro; él me vio y ahí me puso la pelota. Yo se la toqué a Aguirre en cortito, me la devolvió de primera un poco arriba y entonces me aventé esa chilena”, comentó a la prensa un día después del partido Manuel Negrete. 

La fortuna estaba del lado de los locales, pues de manera fortuita cayó la segunda anotación, un testarazo de Raúl Servín puso cifras definitivas y mandó a casa a los búlgaros. 

“En el momento en el que Negrete envió el balón al área, Carlos Muñoz me empujó por la espalda casi en el momento en el que yo salté por la pelota, por eso pude rematar y anotar”, señaló el defensa mexicano. 

Alemania Federal eliminó a Marruecos 1 – 0 en el Estadio Universitario de Monterrey y se convirtió en el rival de Cuartos de Final de México el 21 de Junio, encuentro donde existió confianza plena en el interior del equipo nacional, pensaron que habían factores naturales que les beneficiarían, tal y como declaró a los medios de comunicación Hugo Sánchez previo al cotejo. 

“Nosotros seremos trece: nosotros once, la afición y el calor”. Luego de 120 minutos de juego regular y tiempos extra, se presentaron los penaltis, Negrete acertó el primer disparo, mientras Quirarte y Servín erraron sus oportunidades. Por su parte, el cuadro alemán acertó sus cuatro tiros para terminar con el sueño mexicano; no obstante, el Tri consiguió la mejor posición en una Copa del Mundo. 

“Fue un partido muy raro y tenso, todos sabemos que los alemanes son muy fuertes y pensamos que el calor los iba a doblegar pero la verdad no fue así, la fortaleza que tienen es impresionante. Nos costó mucho trabajo, el árbitro nos anuló un gol que muy bien pudo haber marcado y vinieron los penaltis donde tuve la desgracia de fallar junto a Raúl Servín”, rememoró Quirarte. 

“Podemos decir que México tuvo el mejor lugar en la historia, esa Selección no perdió un solo partido en tiempo regular, pero en mi memoria está presente casi todo el tiempo, en mis pensamientos la tremenda frustración que sentí en lo individual, cuando tuve que abandonar el campo en el mejor momento de mi juego”, finalizó Tomás Boy. 



Fuente:
Por Enrique Pérez en Récord Especiales, ‘Todo sobre Sudáfrica’, Ed. Notmusa, p. 104 – 105.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Economía