Estilos de aprendizaje

Se puede definir estilo de aprendizaje como el patrón habitual o natural de un individuo para adquirir y procesar información en situaciones de aprendizaje.

En este sentido, existe un amplio rango de literatura de la sicología, sociología y pedagogía que señalan que las poblaciones de estudiantes están compuestas por individuos con diferentes estilos de aprendizaje y, desgraciadamente, estos no seleccionan de manera explícita sus cursos con base al estilo de enseñanza del profesor y ni tampoco pueden esperar que el profesor se acomode a sus estilos de aprendizaje individuales (Lage et al., 2000). Con relación a esta premisa, Hawk y Shah (2007) mencionaron que en algunas instituciones de educación superior aún se asume que:

a) Todos los estudiantes aprenden de la misma forma, y

b) El estilo de enseñanza del profesor se acomoda a las necesidades de todos los estudiantes.

Con fines de clasificar los estilos de aprendizaje se han desarrollado modelos, entre estos se encuentra el Modelo de Aprendizaje Experiencial (MAE) de Kolb (1984). Este modelo se basó en la Teoría de Aprendizaje Experiencial, la cual expone a la experiencia como la fuente de aprendizaje y desarrollo, y asume que el conocimiento es creado a través de la transformación de la experiencia. En otras palabras, el aprendizaje es producto de la forma en que se percibe la experiencia y luego se procesa esta.

El MAE señala dos enfoques relacionados con la forma de percibir la experiencia (concreta y conceptualización abstracta) y dos enfoques relacionados a la transformación o procesamiento de la experiencia (observación reflexiva y experimentación activa). El supuesto básico de estos cuatro enfoques es el siguiente:

1. En la experiencia concreta los individuos aprenden a través de los sentimientos y uso de los sentidos. El individuo se sumerge en una realidad concreta para percibir nueva información.

2. En la conceptualización abstracta los individuos aprenden pensando. Este enfoque comprende el uso de la lógica e ideas. Los individuos perciben y se apropian de información a partir de su representación simbólica o conceptualización. 

3. En la experiencia reflexiva los individuos aprenden observando y a través de la reflexión de lo que ven.

4. En la experimentación activa los individuos aprenden haciendo.

Kolb (1984) señaló que todos los individuos intentan utilizar los cuatro enfoques; sin embargo, desarrollan fortalezas en un solo enfoque para percibir y transformar la experiencia. Esto implica que los individuos pueden adoptar combinaciones de estilos de aprendizaje, los cuales pueden ser los siguientes:

1. Divergente. Las habilidades de aprendizaje dominantes de estos individuos son la experiencia concreta y la experiencia reflexiva. Este estilo de aprendizaje es mejor para ver situaciones concretas desde diferentes puntos de vista. A un individuo se le etiqueta como divergente porque se desempeña mejor en la generación de ideas, es imaginativo y emocional, se especializa en las artes, trabaja en grupo, escucha con mente abierta y le gusta la retroalimentación personalizada. 

2. Asimilador. Las habilidades de aprendizaje dominantes de estos individuos son la conceptualización abstracta y la observación reflexiva. El estilo de aprendizaje de estos individuos es mejor para entender un amplio rango de información y poner ésta en una forma concisa y lógica. Se enfocan menos en las personas y se interesan más en las ideas y conceptos abstractos. Así mismo, encuentran más atractiva una teoría que tenga solidez lógica que valor práctico. El estilo de aprendizaje del asimilador es importante para desempeñarse efectivamente en carreras relacionadas a la información y las ciencias.

3. Convergente. Las habilidades de aprendizaje dominantes de estos individuos son la conceptualización abstracta y la experimentación activa. Las personas con este estilo de aprendizaje se desempeñan mejor en el uso práctico de ideas y teorías, tienen la habilidad de resolver problemas y tomar decisiones con base a la búsqueda de soluciones a preguntas y problemas. Estos individuos prefieren tratar con tareas técnicas que con asuntos sociales e interpersonales. Estas habilidades de aprendizaje se acomodan mejor para el estudio de carreras relacionadas a la tecnología.

4. Acomodador. Las habilidades de aprendizaje dominantes de estos individuos son la experiencia concreta y la experimentación activa. Las personas con este estilo de aprendizaje tienen la habilidad de aprender mediante la experimentación, disfrutan llevando a cabo planes e involucrándose ellos mismos en experiencias nuevas y retadoras. Es decir, aprenden haciendo cosas, aceptan desafíos, y tienden a actuar más por lo que sienten que por un análisis de tipo lógico. Resuelven sus problemas por medio del ensayo y error, se apoyan en otras personas para buscar información que en su propio análisis técnico. Este estilo de aprendizaje es importante para ser efectivo en carreras relacionadas a la mercadotecnia o las ventas. 

Con base a las consideraciones anteriores, es posible deducir que los estudiantes de nivel universitario cuando se integran en un grupo para tomar alguna asignatura difícilmente pueden todos poseer el mismo estilo de aprendizaje o que, en su caso, el estilo de enseñanza del profesor pueda adaptarse a las necesidades específicas de aprendizaje de todo el grupo. Sobre este contexto, y con el propósito de mejorar la calidad educativa de nivel superior, es necesario explorar nuevas estrategias y medios instruccionales que permitan establecer mejoras dirigidas a aparejar la forma en que profesor enseña y los estudiantes aprenden.


Fuente:
Universidad Autónoma de Nayarit (Rubén Paul Benítez Cortés, Víctor Javier Torres Covarrubias) – Explorando la implementación del aula invertida en la Educación Superior.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad