La Guerra por la Independencia. Última campaña de Morelos. Su muerte

Morelos avanzó hacia Valladolid. Derrotado, sus tropas tuvieron que retirarse, y en Puruarán, Mariano Matamoros cayó prisionero. Los realistas lo fusilaron.

El ejército del virrey reconquistó en seguida las ciudades de Oaxaca y Acapulco, y persiguió a Hermenegildo Galeana, que fue derrotado y muerto en Coyuca.

El fusilamiento de Matamoros y la muerte de Galeana afectaron de tal modo a Morelos, que se le oyó exclamar: “Se acabaron mis brazos, ya no soy nada”; tanto así estimaba la capacidad y el valor de aquellos dos patriotas.

El Congreso, escoltado por Morelos y perseguido por los españoles, se dirigía a Tehuacán cuando fue atacado por las tropas realistas. Morelos presentó combate en Tesmalaca, y allí cayó prisionero. Conducido a la Ciudad de México, la Inquisición lo juzgó y degradó conforme a las leyes eclesiásticas. Después se le abrió proceso militar y se le condenó a muerte.

Morelos fue fusilado en San Cristóbal Ecatepec el 22 de Diciembre de 1815. A punto de recibir las balas que lo dejarían sin vida, exclamó: “Morir es nada cuando por la Patria se muere”, y así perdió México a uno de sus hombres más grandes. Sus últimas palabras serán siempre, para todos los mexicanos, una de las más perfectas lecciones de amor a la Patria.

Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 62.
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

Toluca. Plaza Gonzalez Arratia

El detalle con la ciudad de Toluca es que ha tenido diversas modificaciones que no permiten consolidar muchos de sus atractivos, ya que en ...

Lo más popular de la semana