Dificultades entre México y Francia

En 1838, cuando Anastasio Bustamante ocupaba la Presidencia de nuestro país, varios barcos de guerra franceses llegaron a nuestras cosas y exigieron a México, entre otras cosas, el pago de seiscientos mil pesos, suma a que ascendían (así se aseguraba) las pérdidas y despojos sufridos por los franceses que vivían en nuestro territorio. 

México no se avino a tamaña exigencia, que incluía la reclamación de sesenta mil pesos de pasteles, perdidos, decíase, en un motín, y ante la negativa mexicana, los barcos franceses atacaron el puerto de Veracruz. En los combates finales, Santa Anna, que acudió a defender la plaza, fue herido y perdió una pierna. 

Como México, por falta de recursos, y sin unidad interior, no podía sostener una guerra, entregó condicionalmente lo que se le cobraba. Para esto, Inglaterra intervino como mediador. Del dinero recibido, Francia devolvió después doscientos mil pesos. 

Irónicamente, la Historia consigna aquel conflicto franco – mexicano con el nombre de Guerra de los Pasteles. 


Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 93.
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología

Tipología de la Organización

25 Preguntas de Economía