Estados Unidos 1994. ‘Simplemente fallaron’

Esa fue la explicación que dio Mejía Barón, quien eligió a los jugadores que ‘normalmente la meten’ para disparar los penaltis ante Bulgaria. 

Al principio, México era un participante más en el Mundial de Estados Unidos 1994, pero con sus resultados se convirtió en protagonista del certamen. El conjunto tricolor terminó como primer lugar del llamado ‘Grupo de la Muerte’, ganó su pase a Octavos de Final por primera ocasión fuera del país y generó una enorme polémica por la ausencia de Hugo Sánchez desde el segundo partido.

Los aficionados mexicanos tenían una enorme fe en que el Tricolor se impusiera en Octavos de Final a Bulgaria. Tal fue la esperanza, que hasta el Santo Niño de los Milagros estaba vestido de futbolista del Tri en la parroquia de San Gabriel Arcángel, sumado a todos los connacionales que viajaron a Estados Unidos para apoyarlos.

“Aunque nos tocó en algunas sedes en donde no vivían mexicanos, el apoyo fue enorme, porque muchos viajaron de otras partes de Estados Unidos, además de los que viajaron de nuestro país para estar en los hoteles y afuera de los entrenamientos para apoyarnos. Esas muestras nos ayudaron muchísimo y se agradecía en cada partido”, señaló Marcelino Bernal, quien fue uno de los jugadores que fallaron en la ronda de penaltis ante los búlgaros.

Previo al certamen mundialista se mencionó que el sorteo de Las Vegas fue manipulado para que México se enfrentara contra tres equipos europeos: Noruega, Italia e Irlanda y eliminar cuanto antes a la selección azteca. También se le prohibió a Jorge Campos ser portero y delantero a la vez para que no sacara ventaja ante el resto de los conjuntos, además que el acapulqueño tampoco podía utilizar determinados colores en su uniforme y gorra, pero estas cuestiones no les afectaron a los jugadores.

México califico a los Octavos de Final gracias a que Bernal anotó el gol del empate ante Italia, sumado a la actuación de Luis García, quien se adjudicó dos goles ante Irlanda. Con estos antecedentes tuvieron que implementar medidas contra el espionaje, pero al final el sueño se evaporó en la ronda de penaltis.

“Estoy muy orgulloso del equipo mexicano, estoy realmente muy agradecido por la actitud, personalidad y el juego que han hecho en este Campeonato Mundial”, fueron las palabras de Miguel Mejía Barón tras ser eliminados del certamen. Mientras que Hugo Sánchez señaló estar desilusionado por no jugar, pero respetaba la decisión de Miguel Mejía Barón al meter a Carlos Hermosillo.

“Fue algo normal, le tocó a Hugo Sánchez estar en la banca, cuando viajan 22 jugadores solamente juegan 11. Hugo estaba en la banca, lo aceptó en ese momento, el equipo jugó y funcionó bien sin él, esa fue la realidad. Miguel quería meterlo de medio ofensivo, a mí me habían expulsado y entonces lo quería meter para dejar a Benjamín Galindo y Zague en la punta. Al final Hugo dijo que no quería entrar en esa posición, entonces Miguel le dijo que siguiera calentando, pero no lo iba a meter”, dijo el exdelantero, Luis García.

Ilina Kiriakov, uno de los rivales, fue exacto al comentar que “cuando expulsaron a su delantero (Luis García), dejaron sólo a un hombre al ataque y así no podían ganar”.

En tanto, Dimitar Penev, el técnico, fue al punto, “después de los tiempos reglamentarios nos propusimos mantener el empate y buscar los penaltis, pues sabíamos que los mexicanos eran débiles en ese punto”.

Por su parte, Mejía Barón tenía su versión al declarar que “mi sentimiento fue que estábamos dominando el partido y estoy convencido de que actúe como debía”. De hecho, el timonel aseguró que nunca atravesó por su mente la idea de la derrota, incluso ni en los penaltis, donde designó a jugadores que regularmente los meten, “pero hoy simplemente fallaron”.

Sobre Hugo Sánchez, dijo que “creo que entendió los motivos”, al tiempo que la respuesta del Pentapichichi fue categórica.

“Estoy bastante molesto y contrariado, pero quien puede dar una explicación es Miguel. No sé qué hubiese pasado en Argentina si Maradona se queda en la banca durante tres juegos, o si Baggio un juega para Italia; pero con todo y el coraje, Mejía Barón es mi amigo, lo respeto, pero lo enfadado nadie me lo quita”.

La polémica, que a la fecha ha trascendido al tiempo, persiguió a Miguel aun ya en México, donde éste se limitó a concluir sobre los cambios nunca hechos con su estilo característicos. “Soy necio y ni modo”.

Así terminó la aventura de uno de los mejores grupos mexicanos en Mundiales de futbol.

Fuente:
Por Gabriela Mendoza en Récord Especiales, ‘Todo sobre Sudáfrica’, Ed. Notmusa, p. 114 – 115.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

Cultura Olmeca