Alemania 1974. Vudú y mal futbol

Como buena nueva tomaron los países de la CONCACAF, excepto México, el anuncio de Joaquín Soria Terrazas, presidente de la Confederación, de que los partidos eliminatorios definitorios para Alemania 1974 se realizaran en una sola sede, Haití, y con un solo boleto en disputa.

Desde su llegada a la isla caribeña, el panorama no era nada alentador para los mexicanos; jugadores como Rafael Puente aseguraron encontrar cosas raras en sus dormitorios, listones negros y muñecos de brujería. 

Los malos presagios comenzaron a hacerse realidad desde el principio mismo de la competencia, cuando México igualó sin goles ante Guatemala y empató a un tanto con Honduras. 

La desesperación, la imprecisión en los servicios y el descontrol mermaron las posibilidades ofensivas del Tricolor y definieron ambos partidos. La escuadra nacional no encontraba un líder en la cancha que ordenara el juego, que pudiera triangular, filtrar, y sacar el carácter. 

Puente solamente pudo cubrir la meta mexicana en el primer partido, tras sufrir un extraño padecimiento acompañado de fiebres, mientras que el goleador Enrique Borja quedó fuera de circulación por una dolencia muscular en ese mismo juego. 

Ignacio Calderón, mundialista en 1970, se cortó los dedos al abrir un envase de cristal, por lo que la responsabilidad de defender los tres palos quedó en el atlista Héctor Brambila. 

Con la creciente posibilidad de una clasificación haitiana, los caribeños intensificaron los actos hostiles contra los mexicanos, Jean Vorbe, presidente del comité organizador, tuvo que destinar un cuerpo policial para la protección del seleccionado mexicano. 

La esperanza regresó tras el 8 – 0 contra Antillas Holandesas, pero Haití, en medio de arbitrajes polémicos, se mantuvo a la cabeza del grupo. 

Llegó el fatídico 14 de Diciembre de 1973 donde se consuma una de las peores actuaciones de la Selección Mexicana de Fútbol al perder 4 – 0 ante Trinidad y Tobago, la cual puede calificarse como el punto más bajo de toda la historia para un representativo mexicano de fútbol.

Fuente:
Récord Mundial, Alemania 2006 ¡Piensa en Grande!, Ed. Notmusa, p. 86.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Cultura Olmeca