Detrás del velo. Yo te repudio

En países como Siria, Irak o Pakistán, para divorciarse hay que pedir un permiso al Estado, que suele ir acompañado por un certificado médico de esterilidad de la primera mujer, mientras que en Túnez o Argelia la poligamia está prohibida. Las trabas para que una mujer pueda romper su matrimonio son todas. Según el islam, una mujer propiedad de un hombre desequilibra menos la sociedad que una divorciada independiente. Económicamente tendrá que devolver la dote a modo de compensación (su marido ya no la puede utilizar sexualmente), lo que en países como Afganistán implica morir de hambre a pesar de que puede mantener sus propiedades de soltera (una mujer hereda la mitad de lo que heredaría cualquier hombre de su familia). Eso sí, para pedir el divorcio debe demostrar que el hombre no puede cumplir con el nafaghe. El podrá repudiar a su mujer siempre que quiera de manera unilateral, y la ruptura podrá ser revocable o irrevocable. Basta con decir "yo te repudio" tres veces seguidas.

Las restricciones que sufren las mujeres al ser excluidas de la vida social son consecuencia de un enfoque sesgado y sexista del islam, propio de sociedades patriarcales. La legitimación del dominio del hombre sobre la mujer es el resultado de una peculiar lectura de sus textos sagrados. Esta discriminación no sólo se encuentra en la religión misma, sino también en los gobiernos de los países que la están promoviendo. Incluso se utiliza como arma reivindicativa frente a la modernidad de Occidente y como confirmación de su propia identidad. Quizá la manera de solucionar esta situación sea con educación e instrucción, esencialmente de los hombres, o esperar una revolución social parecida a la vivida en Occidente en el siglo XX.

Fuente:
Por Gema Delicado en Muy Interesante Historia, ‘El Islam. Los misterios de una religión’, Ed. Televisa, p. 78.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

La Soberanía en un Universo Local

Un Hijo Creador recibe los límites de un universo por consentimiento de la Trinidad del Paraíso y con la confirmación del Espíritu Rector su...

Lo más popular de la semana