Arsenal. Bombarderos de Londres. Brillo pasajero

1970 – 1979.

No hubo mejor manera de comenzar la década de los setenta. Se agregó un título de liga más a las vitrinas del equipo de la capital inglesa, pero después ese gran plantel perdería el rumbo del éxito.


La desesperación invadía el seno del club londinense, sus directivos no encontraban la salida al maleficio deportivo que les tenía alejados del título de liga durante 18 temporadas. Lo peor era que ni siquiera se habían quedado cerca de obtener un campeonato, ya que en la década de los sesenta se ubicaron casi todas las temporadas en la mitad de la tabla. De este modo daba inicio una década y la esperanza de la afición gunner estaba depositada en el trabajo de Bertie Mee desde el banquillo conduciendo a una plantilla de jugadores casi acostumbrados a la mediocridad.

Año espectacular.
La espera había llegado a su final y los pupilos de Bertie Mee finalmente habían conseguido captar y entender la filosofía que su técnico les transmitía.

Con un sorprendente arranque en la liga, en la cual vencieron a equipos como Leeds United, Liverpool, Manchester United y su más odiado rival Tottenham Hotspur, el Arsenal se perfilaba como serio candidato para adueñarse de la liga ese año. La afición londinense estaba entre feliz y asombrada, ya que en la primera vuelta su equipo no sufrió ningún descalabro alejándose de manera importante de todos sus perseguidores en la clasificación. Para la segunda vuelta del torneo su dominio no sería tan avasallador , pero el excelente arranque le permitió darse el lujo de dejar escapar algunos puntos y aún así mantenerse a la cabeza de la tabla general para finalmente coronarse merecidamente como el campeón del balompié inglés.

Mientras todo esto ocurría, el equipo capitalino también jugaba paralelamente y al mismo nivel que en la liga, el torneo de la Copa FA. Ahí también se coronó y así obtuvo el primer doblete de la historia al conseguir los dos trofeos más importantes del futbol en Inglaterra. El Arsenal vencía y convencía con sus actuaciones tanto de visitante como de local, con un juego vistoso y ofensivo como a los aficionados Bombarderos les gustaba.

Todo esto se vio aderezado y engrandecido con la victoria que los gunners consiguieron al vencer al equipo belga Anderlecht en la final de la entonces Copa Ferias (ahora UEFA) con marcador global de 4 – 3 en el estadio Highbury, frente a su público y con grandes jugadores como Armstrong, Wilson y Radford. Indudablemente fue un año difícil de olvidar y considerado por muchos como el mejor en la historia del club londinense.

La confianza había vuelto a Highbury y todos sabían que el Arsenal se encontraba en su mejor momento. Los directivos se sentían satisfechos por el trabajo de su director técnico al que le renovaron el contrato por un par de años más y con la intención en las cláusulas de prorrogarlo según el desempeño del equipo. Pero sobre todo, la directiva Bombardera estaba esperanzada en que sus empleados repitieran la proeza de la campaña anterior.

El declive.
Para los años siguientes la lógica indicaba continuar con los títulos que se habían conseguido hasta ese momento, pero las cosas en lugar de mejorar fueron en picada. Y aunque toda la gente estaba consciente de lo difícil que era repetir lo hecho en el primer año de ese decenio, sabían que el Arsenal merecía ubicarse entre los mejores del futbol inglés. Pero no fue así y las temporadas comenzaban a sumir a los Bombarderos en lugares nada decorosos para una institución de tal jerarquía comprobada.

La década de los setenta se convirtió en una auténtica resbaladilla. Llegaron a ser tan malas sus campañas, que el fantasma del descenso apareció en Highbury durante las temporadas 1974 – 1975 y 1975 – 1976. En estos períodos, la escuadra rojiblanca terminó en el lugar 16 y 17, respectivamente; motivo por el cual los directivos del club llegaron a la decisión de destituir de su cargo a Bertie Mee, quien incluso declaró en entrevistas posteriores, que su relación con la directiva no había concluido bajo buenos términos.

La situación era apremiante y los Bombarderos de Londres necesitaban con urgencia de alguien que se hiciera cargo de ellos. En días posteriores al cese de Mee, se anunciaba la contratación de Terry Neils, quien aceptó de inmediato el difícil retorno de sacar de la crisis por la que atravesaba el Arsenal para la temporada 1976 – 1977.

La mejoría sería mínima con Terry Neils en su primera campaña como entrenador, colocándose en el octavo lugar de la tabla general. Manteniendo casi por completo la misma base de jugadores que habían obtenido el doblete en la campaña 1970 – 1971, comenzaban una temporada más los gunners con la esperanza de reinvindicar su categoría en el balompié de la gran isla.

En el torneo 1977 – 1978, el equipo de Londres terminó en quinto lugar mostrando un juego mucho más ofensivo al que habían mostrado en campañas anteriores. Pese al resultado, la informidad de los seguidores del Arsenal persistía y cada vez que podían manifestaban su malestar por el pobre desempeño del equipo.

Al final un destello.
Quizá lo más rescatable del cuadro londinense llegó al final de la década al obtener su quinta Copa FA y la segunda en esa década tras vencer en emocionante encuentro al Manchester United con marcador de 3 – 2 en el legendario estadio de Wembley. En la liga ese año fue muy malo para los pupilos de Neils que todavía no entregaba los resultados que la gente del club había puesto como objetivos al contratarlo.

Esta década no es recordada como una época muy exitosa en la historia del club, pero sirvió como experiencia importante para que tanto directivos, jugadores y cuerpo técnico no volvieran a cometer los mismos errores en los años subsecuentes. A pesar de todo esto, el Arsenal conservó la eterna rivalidad con equipos como el Manchester United, Liverpool y en especial con el Tottenham que ayudó para mantener a los Bombarderos de Londres siempre en el protagonismo de Inglaterra, lugar que hasta la fecha y a pesar de sus malos momentos, es y será considerado una de las grandes franquicias del futbol mundial.


Fuente:
Publicado en Fútbol Total. Colección. Los Gigantes del Mundo. Arsenal. Bombarderos de Londres, Ed. Grupo Medios, p. 34 – 37.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología

Cultura Olmeca