El origen del Tarot

Suele decirse que los naipes, desde su principio, nacieron como idea de juego de diversión, esto es una verdad a medias, dado que muchas variaciones de naipes que conocemos tuvieron su origen en el Tarot, también conocido como baraja egipcia, de origen místico, simbólico y misterioso.


Se ha investigado mucho acerca del nacimiento e historia del Tarot, y las opiniones son variadas. Por ejemplo: Ettiela, afirma que los dibujos de estas cartas corresponden a figuras cinceladas en el antiguo templo egipcio de Plah, en Memphis, basando su teoría en que arriba del altar y sobre el pecho de una figura que representa a un sacerdote – mago se encuentra, a un lado, el Libro de Thoth y en el otro, un jarrón. Este hallazgo reveló a Ettiela y a otros investigadores la antigüedad del Libro de Thoth, un libro sagrado que se cree, contiene revelaciones y misterios del Cosmos en general; conocido también como el Libro simbólico o el Libro de oro, pues se cree que originalmente sus hojas eran de oro puro.

Thoth, fue un importante dios egipcio, según la mitología era el escribano de los otros dioses y el encargado de medir el tiempo y prever el futuro. Además, inventó los números y la escritura, formó parte en los juicios a la hora de la muerte pues era quien manejaba los Libros de la vida. Por ello es creíble que el Tarot tenga sus inicios en el Libro de Oro.

Debido al gran respeto y admiración en todo Egipto hacia el dios Thoth, se le encuentra representado en varios grabados con cabeza de ibis y cuerpo humano. El ibis es un ave zancuda muy semejante a la garza, que habita en el Alto Nilo. Se le consideró sagrada, pues se cuenta que el dios reencarnó en esta ave para escapar de Tifón, el titán hijo de la Tierra que se casó con Equidna, la nube de tempestad, enemiga mortal del dios Thoth.

Por otro lado también está Hermes Trismegisto (tres veces maestro), creador del sistema de escuelas hermético – iniciáticas, dedicadas al estudio del misterio, de Dios y del espíritu, de donde han salido todos los iniciados, como Moisés, Pitágoras, Platón, Eudoxio y el mismo Jesús, por citar a algunos de los más importantes.

Hay quien afirmas que Hermes Trismegisto dejó todos sus conocimientos en una tabla de esmeralda, la cual contiene una colección de figuras cabalísticas para obtener efectos mágicos, esto se identifica con el Tarot y especialmente con los veintidós Arcanos Mayores de éste.

La Tabla esmeralda, o Tabla esmeraldina como se la conoce en los medios ocultistas, es una piedra preciosa de la que estaba hecha tal tabla mágica encontrada en la tumba de Hermes Trismegisto. Lamentablemente dicha joya parece haberse perdido. Se dice que encontrarla sería igual de relevante que hallar las Tablas de la Ley esculpidas por Moisés. En el siglo XII después de Jesucristo apareció en occidente una carta que se cree una versión de la Tabla esmeraldina. No hay datos precisos, pero los investigadores la suponen traducción del árabe, que a su vez resultaba ser traducción del griego de un original del siglo IV, y que estaba redactada en doce versículos aparentemente genuinos y uno tal vez apócrifo. A este original se le conoció en griego con el nombre de telesma (talismán), lo cual hace referencia al Sol, al amor, a la Esperanza y a la buena Fortuna.

El Tarot es una maqueta del Cosmos, por lo que no resulta improbable que su origen se encuentre en alguno de estos tesoros de sabiduría o en ambos, aunque no hay datos precisos para afirmar esto con certeza.

Lo más sorprendente del Tarot no es sólo su capacidad adivinatoria, sino la sabiduría profética que se encuentra en sus cartas, En los Arcanos Mayores, se puede ver la historia de la humanidad: La aparición del homo sapiens (I), Edades del Chamanismo (II), del matriarcado (III), del patriarcado (IV), aparición de la Gran Tradición (V), hasta el Arcano XVIII [hemos caminado sobre la Luna](XIX), nos encontramos con otra humanidad…

Los Arcanos Mayores también pueden representar la historia en cierto modo psicológica del ser humano: Empieza por construir sus juguetes (I), luego pasa al colegio (II), pasa por un período de estrecho lazo con su madre (III), luego con su padre (IV), descubre la autoridad religiosa (V), elige sus amigos (VI), descubre los medios rápidos de desplazamiento (VII), choca con el ejército y la ley rígida (VIII), se encuentra en una situación inestable (X), de la que sale por la fuerza (XI), etcétera.

Incluso hay quienes aseguran que Arcano por Arcano se cuentan los momentos clave de la historia de la humanidad como si en el Tator ya estuviese escrita. Por ejemplo: Arcano XV (El Diablo) podría recordar los acontecimientos sangrientos del siglo XIV, el Diablo parece reprochar las licencias amatorias de muchas cortes europeas, así como anunciar la terrible guerra de los Cien Años sostenida entre Francia e Inglaterra, en 1337. Y probablemente la peste negra que se sufrió en ese siglo.

Debido a esta característica premonitoria, de hecho hay quienes creen, fervientemente,  de que tales naipes provienen de seres fuera de este mundo que vinieron a la Tierra a regalarnos “el saber” para avisarnos y prepararnos a lo que se augura en nuestro destino.

Lo cierto es que el Tarot contiene sabios consejos. Estudiarlo, consultarlo y profundizar en él resulta maravilloso pues, ciertamente, sus dibujos y mensajes están llenos de conocimientos y advertencias. 


Fuente:
Editorial Época – El Tarot y sus Secretos, p. 7 – 10.









Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Administración