Mil Máscaras, el “Mr. Personalidad” de los cuadriláteros


El personaje de Mil Máscaras fue una de tantas creaciones gestadas en la mente de Valente Pérez, el cual buscaba que quien lo personificara fuera una persona con un físico impactante y que uno de sus atractivos fuera que en cada función se presentara con una máscara diferente. El atleta detrás de la máscara pasó primero por varias disciplinas deportivas  (como el fisicoculturismo, el basquetbol y la tauromaquia, entre otras), convirtiéndose en uno de los luchadores con mayor presencia física y fama de la historia de la EMLL. Aunque sus inicios no fueron tan decorosos como el resto de su carrera, ya que, después de debutar y fracasar en Guadalajara en 1964, lo metieron en un curso intensivo de lucha libre con Cuauhtémoc ‘El Diablo’ Velasco, maestro de las más grandes estrellas de la lucha libre.


Para 1965, aquel diamante en bruto ya había sido pulido. Valente había preparado una impresionante campaña publicitaria teniendo como fuente principal y piedra de toque su revista ‘Lucha Libre’. Así pues, durante los primeros días de Julio de 1965 se anunció el próximo debut de Mil Máscaras. Enorme expectación causó este hecho, tanto que para ese viernes 16 de Julio de 1965, en la primera plana de La Afición apareció su caricatura (esta fue la primera vez que ocurría esto con un debutante). La lucha estelar de aquel viernes era un Torneo de Parejas en el que Mil Máscaras saldría haciendo sociedad con Black Shadow, y en el cual también participaron por el bando técnico: Rayo de Jalisco y Huracán Ramírez; Dorrel Dixon y Rubén Juárez; Antonio Montoro y Antonio Posa; y por el bando rudo saltaron: René Guajardo y Karloff Lagarde; Henry Pilusso y Benny Galán; Ray Mendoza y Cavernario Galindo; y el Nazi y Cuasimodo. La Arena México se abarrotó a más no poder, la campaña publicitaria había resultado tal como lo esperaban. Ya en la lucha, a Mil Máscaras se le notó algo nervioso, pero aun así dio una excelente lucha. Cobijado por aquel excelente luchador que era Black Shadow, ganaron el torneo tras vencer a René Guajardo y Karloff Lagarde. Ello, después de haber perdido la primera caída y haberse repuesto en la segunda. Shadow era un experto en ganar torneos, tenía el colmillo para saber dosificar sus esfuerzos, y acompañado con el debutante que poseía un cuerpo asombroso y gran habilidad pudieron llevarse la victoria. Al final de la caída, Mil Máscaras se lanzó en una plancha desde lo más alto de los encordados hacia el centro del ring que sacó exclamaciones de sorpresa de todos los asistentes de La Arena México. Previo a la final, eliminaron a dos parejas de gran poderío como lo eran Benny Galán y Henry Pilusso, además de Cuasimodo y El Nazi.

Desde el mismo día de su debut, Mil Máscaras se colocó en planos estelares de la EMLL. Durante la década de los 60 hizo pareja con el Rayo de Jalisco y El Santo, con quienes enfrentó en varias ocasiones a los hermanos Espanto y a otros gladiadores de la talla de Ray Mendoza y Benny Galán. En 1966 logró arrebatarle el campeonato nacional semicompleto al fortísimo Ray Mendoza y la cabellera dorada a Benny Galán.

Uno de los mayores triunfos de la carrera de Mil Máscaras fue el Campeonato Mundial Completo de la IWA que ganó el año de 1975 en Georgia, Estados Unidos. Ello, después de ganar el torneo eliminatorio ante los mejores luchadores completos del momento. En aquellos días circulaba en México la revista ‘El Halcón’, en la cual Don Héctor Valero Meré plasmaba todo su talento creativo al ser el editor en jefe. Él mismo fue quien diseñó el personaje de El Halcón, quien saltó al ring en 1973 y de inmediato formó una tremenda pareja con El Solitario. El 12 de Octubre de 1973 se dio un nuevo Torneo de Parejas en La Arena México, en donde participaron también Ray y Ringo Mendoza, Aníbal y Blue Demon, Raúl Mata y Enrique Vera, los coreanos Sung Ho y Chul Won, Ángel Blanco y Gran Markus, Alfonso Dantés y El Nazi, René Guajardo y Karloff Lagarde. En esta eliminatoria, Ray y Ringo Mendoza, los coreanos, Guajardo y Lagarde, El Solitario y El Halcón pasaron a semifinales. Una semana después, en la misma Arena  México, los coreanos vencieron a los Mendoza y El Solitario junto con El Halcón derrotaron a René Guajardo y Karloff Lagarde. El 26 de Octubre de ese año, El Solitario y El Halcón vencieron con una quebradora y un volantín a Sung Ho y Chul Won, respectivamente, para llevarse aquel importante torneo de duplas.

El Halcón se hizo rápidamente de un buen renombre en la EMLL y, ante la salid de El Solitario, hizo pareja con Mil Máscaras. Ambos luchadores eran de gran tamaño y musculatura (pesos completos naturales) y formaron una fugaz, pero casi indestructible pareja. El Halcón logró arrebatarle el campeonato nacional completo a Raúl Reyes el 27 de Septiembre de 1975, haciendo algunas defensas exitosas. Por lo que terminó ganándose el derecho de disputar el campeonato mundial completo de la IWA a Mil Máscaras, su pareja. Cabe destacar que aquella fue la primera vez que se disputaba este campeonato entre dos mexicanos. El evento se programó para el viernes 3 de Diciembre de 1976 en La Arena México, Mil Máscaras perdió la inicial cuando El Halcón le aplicó la de a caballo. Pero este se repuso y se llevó la intermedia con una magnífica rana. En la tercera, y definitiva, Mil Máscaras rindió a El Halcón con una cruceta y un castigo a los brazos de excelente hechura.

El 13 de Marzo de 1977, Gran Markus le arrebató el campeonato nacional completo a El Halcón en Guadalajara. Y para el 24 de Junio de 1977, a petición del perdedor, se pactó la revancha que le permitiría recuperar el cetro. El enmascarado amarillo hizo la hombrada y se llevó el campeonato en dos caídas al hilo. El Halcón había ganado la primera caída; las ganas de ser campeón brotaban por todos sus poros. La energía que mostraba y se determinación le permitieron pelear en todos los centímetros sobre el ring. En la segunda caída, se enfrascaron en un juego de cuerdas en que los dos luchadores chocaron en un fuerte golpe. La fuerza de El Halcón fue mayor y mandó fuera del ring a Gran Markus, quien quedó tambaleante en las faldas del ring. De inmediato, el Halcón se apresuró a asestar otro tope y diezmar a su rival, Markus se movió de lugar, esquivando el ataque, pero El Halcón se percató a tiempo y rectificó el rumbo para cazarlo, a medio camino, en el otro lado del cuadrilátero. El tope fue infalible, Markus quedó aún más dañado. El réferi contó los segundos reglamentarios. El Halcón logró subir al ring y Markus no. Un final poco decoroso, pero efectivo para ganar el campeonato.

El viernes 15 de Julio se programó una tremenda lucha de parejas: Mil Máscaras y El Halcón se enfrentaban a Alfonso Dantés y Gran Markus. Durante varias semanas se estuvo encandeciendo la reciente enemistad entre Gran Markus y El Halcón, mientras que la añeja enemistad que había dado pie a varias batallas épicas entre Alfonso Dantés y Mil Máscaras entraba en una nueva e intensa faceta. Mil Máscaras ya le había tomado la medida a “el tanque” Dantés y, a base de un abrazo de oso, lo había doblegado en sus más recientes capítulos. Por su parte, Markus no podía superar el hecho de que por haber llegado tarde a uno de sus enfrentamientos terminó perdiendo la oportunidad de buscar el campeonato nacional completo. Por todo ello, había una gran expectación por ver en el ring dirimirse dos fuertes rivalidades de un jalón en una lucha de parejas. Ya en el encuentro, hubo un momento que sorprendió a todos, el cual llevó a una sociedad, que se antojaba como para durar por muchos años más, a convertirse en una fuerte rivalidad. El encabezado, en la contraportada del periódico La Afición del Sábado 16 de Julio, de la nota de Eduardo Cano rezaba: “Mil Máscaras y El Halcón subieron al ring como compañeros y ahora son enemigos”. Este hecho, que dejó atónitos a todos los asistentes, comenzó en la segunda caída cuando El Halcón sostenía a Dantés con una nelson y Mil Máscaras se lanzaba de tope desde la esquina para planchar a Dantés. Este último logró soltarse y Mil Máscaras cayó sobre El Halcón con toda su humanidad. Mil Máscaras, muy molesto, intentó explicarle a El Halcón cómo se ejecuta bien una Nelson y se la aplicó a él mismo. De paso, le dio varios jalones con mucho coraje y frustración. El Halcón no aguantó los malos tratos de su compañero y comenzó a golpearlo de regreso. Los amigos, de repente se hicieron enemigos y sus rivales quedaron impávidos ante ese espectáculo, incluso, Markus y Dantés le echaban porras a El Halcón para que se impusiera sobre Mil Máscaras. Las declaraciones posteriores a la lucha fueron bastante elevadas de tono, pero algo prevaleció entre todo lo demás: el reto se lanzó (en el que, por cierto, se incluía a Dantés).

El enfrentamiento cumbre de dicha rivalidad llegó el viernes 22 de Julio de 1977, en La Arena México, con el triangular de máscaras y cabelleras entre Mil Máscaras, El Halcón y Alfonso Dantés. La Arena México estaña a reventar una vez más para presenciar el primero de los dos míticos episodio de esta mítica afrenta. “Los encapuchados” se trenzaron en un repartimiento de golpes impresionantes, Alfonso Dantés, el otro invitado a la fiesta, intervenía para atacar principalmente a Mil Máscaras, con quien tenía varias cuentas pendientes. Mil Máscaras le aplicó un tremendo cabezazo a Alfonso Dantés dejándolo seminoqueado, aunque él también quedó seriamente lastimado después del fuerte golpe (el cual, por cierto, retumbó en toda La Arena México). Ese fue el preámbulo de la derrota de Alfonso Dantés, quien cayó finalmente ante Mil Máscaras con la de a caballo, quedando hecho una piltrafa y con el rostro ensangrentado. De igual forma, nada pudo hacer ante El Halcón, pues en la última caída del acalorado combate Dantés fue rapado sobre el ring. El Halcón y Mil Máscaras no dejaron de repartirse numerosos golpes, e incluso se rasgaron las tapas, sin importarles que la lucha ya había terminado por esa noche. El peluquero subió al ring para cortar el cabello del derrotado. El siguiente episodio sería un duelo directo por las máscaras entre los dos luchadores restantes, quienes, pese a su reciente rivalidad, albergaban ya un odio enconado. El viernes 29 de Julio, en La Arena México, fue la gran fecha de la lucha nombrada por medios impresos: “Un luchón de gigantes: Mil Máscaras contra El Halcón”. El Halcón sostuvo una batalla tremenda ante Mil Máscaras en su lucha por las tapas ante una Arena México repleta. Finalmente, se supo quién era quién, no obstante, las veinte mil gargantas presentes gritaron y vitorearon tanto al vencedor como al vencido. El perdedor se convirtió en líder de los desvalidos, por que, en efecto, los aficionados pensaron que El Halcón podía ganar y se sintieron muy desilusionados cuando este cayó en aquella fatídica tercera caída. Mil Máscaras destapó a El Halcón; cayó el telón; cayó una máscara; la incógnita de El Halcón fue descubierta y bajo su capucha apareció el rostro de Danny Ortiz.



Fuente:
CMLL – 85 Años. Lucha Libre, Ed. AM Editores, p. 145 – 147.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad