La Pista Arena Revolución

Desde que se decidió derrumbar la antigua Arena México, la EMLL buscó contar con otro local fuera del circuito central de la Ciudad de México. Asimismo, se buscaba diversificar la oferta deportiva en nuestro país, incluyendo, por supuesto, a los deportes sobre hielo. Así fue como se pensó en 1962 la construcción de La Pista Arena Revolución, ubicada en Av. Revolución y Rembrandt, cuyas primeras funciones fueron exclusivamente para juegos de Hockey y patinaje sobre hielo. Sin embargo, con el tiempo se decidió organizar también eventos de lucha libre, para lo cual se realizó una modificación de la pista en arena.

El sábado 9 de Diciembre de 1967 se dio la primera presentación de lucha libre en este recinto. Los comentarios del periódico La Afición del 9 de Diciembre de 1967 fueron: “Todos los asientos son butacas y está llena de luz y comodidades […] preciosa es la Arena Revolución que se inaugura mañana con una gran función de lucha”. Posteriormente, se enfrentaron, a dos de tres caídas, Mil Máscaras y Huracán Ramírez contra Dr. Wagner y Ángel Blanco así como Cavernario Galindo contra Chico Casasola. Se dieron cinco luchas más, a una sola caída, entre: Chucho Villa y Saúl Montes; Mario Escudero y Rafael Salamanca; César Silva y Rodolfo Ruiz, y Jorge Galindo y El Capitán.

Un lleno impresionante registró la Pista Arena Revolución en su inauguración, todos querían conocer ese nuevo local que ofrecía mayor comodidad y cercanía entre los gladiadores y el público, lo cual representaba un enorme atractivo para los eventos de lucha libre. 

Los técnicos ganaron la primera caída con una rana de Mil Máscaras a Dr. Wagner, mientras que Huracán Ramírez le aplicó una tremenda hurracarrana a Ángel Blanco. La segunda caída fue para los enmascarados blancos, quienes hicieron patente su aplastante estilo y con una estaca se llevaron la caída. En la tercera, las emociones alcanzaron niveles exorbitantes, el ambiente festivo de la inauguración hacía aún más interesante el encuentro. Los cuatro luchadores se repartieron golpes a manos llenas, y en el momento de mayor agitación, con el impulso de Mil Máscaras, Huracán asestó un tremendo tope a los enmascarados de blanco y con espaldas planas logró la victoria.

En la lucha semifinal, pese a que Chico Casasola era un luchador de enorme calidad, Cavernario Galindo dio cuenta en dos caídas al hilo. Aquella fue una de las noches en que “el cavernas” salió inspirado y se llevó un tremendo triunfo con una rana en la primera caída y una serie de golpes con el muslo más un tremendo látigo en la segunda. En los demás encuentros, El Greco derrotó El Vikingo, Chucho Villa derrotó a Saúl Montes y, finalmente, César Silva y Rodolfo Ruiz empataron cuando se venció el límite de tiempo mientras se encontraban fuera del ring. Rafael Salamanca venció a Mario Escudero y en el enfrentamiento inicial Jorge Galindo superó al Capitán.

Fuente:

CMLL – 85 Años. Lucha Libre, Ed. AM Editores, p. 148 – 149.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad