La Lucha Libre Mexicana como profesión

No obstante, más allá de lo que rodea a la lucha libre como espectáculo, como todo deporte, para alcanzar un nivel superior o profesional, el atleta debe poseer cualidades de velocidad, coordinación, peso, resistencia, flexibilidad, habilidad de enlazar el cuerpo al contrario y fuerza muscular; ésta última, para permitirle levantar del suelo a su adversario o resistir su peso y fuerza de tracción (“Gran Larousse Universal. Vol. 25”, 1982).

Dado lo exigente que puede llegar a ser la profesión de luchador, por sus constantes presentaciones -de hasta cinco veces por semana- (Canto, Eduardo, 1984), requiere años de preparación y disciplina, antes y mientras se practique profesionalmente; a fin de lograr una técnica, buen desenvolvimiento en el ring y habilidad para rendir al contrincante. Dentro de su proceso de adiestramiento, un luchador aprende a caer, recibir un golpe, hacer o salir de una llave, evitar lesionar al contrincante y a predecir de antemano qué movimiento hará analizando la psicología del rival; sin embargo, dada la naturaleza de este deporte, las lesiones o accidentes son reales y rutinarios en la profesión de un luchador (Ferro, 2001).

Casos mortales o de invalidez existen en los antecedentes de este deporte, a causa de accidentes o golpes durante la lucha, dada la euforia del evento. Tal es el caso de Oro (1933), Sangre India (1979), André el Gigante (1993), Love Machine (1994) o Espectro, entre otros, que han perdido la vida o quedado impedidos de alguna parte de su cuerpo durante una función de lucha libre (Ferro, 2001).

Fuente:
redalyc.org

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

Toluca. Plaza Gonzalez Arratia

El detalle con la ciudad de Toluca es que ha tenido diversas modificaciones que no permiten consolidar muchos de sus atractivos, ya que en ...

Lo más popular de la semana