La República

Al abdicar Agustín de Iturbide, el gobierno quedó en manos de tres personas: Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria y Celestino Negrete. A este gobierno, que convocaría a su segundo Congreso, se le llamó Supremo Poder Ejecutivo.

Todos los diputados al nuevo Congreso estuvieron acordes en que la república era la forma de gobierno que más convenía al país; pero se formaron dos partidos: uno quería que México fuese república federal, en la que hay Estados libres y soberanos para resolver sus problemas internos, y el otro deseaba que se implantara la república central, en la que no hay Estados, sino provincias o departamentos, y todo lo resuelve el poder central.

En la lucha entre estas dos tendencias, la federalista y la centralista, triunfó la federalista.

El país quedó dividido en diecinueve estados, cuatro territorios y un Distrito Federal. En este último debían radicar los Poderes de la Unión: el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial.

Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 82 – 83.
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.

Comentarios

Lo más popular de la semana