Alemania 1974. No ganó el mejor

Holanda practicó el futbol más sobresaliente en el Mundial, pero la sensación de vértigo que les produjo irse al frente tan rápido en la Final terminó por desequilibrarlos. 

La Copa del Mundo de Alemania no contó con la participación de México por primera vez desde 1950, de Pelé por decisión propia y Clodoaldo – por una lesión – tampoco pudo jugar; además de que el certamen se vio empañado por un acto de terrorismo en la embajada de Chile.

En la ceremonia de inauguración que se realizó en el centro de la cancha de Waldstation, el carioca Pelé y el alemán Uwe Seeler intercambiaron las estatuillas que simbolizaban las dos eras de los Campeonatos Mundiales, la Copa Jules Rimet ganada por Brasil a perpetuidad en México 1970 y la nueva copa FIFA que hasta la fecha se entrega al mejor del orbe.

Las ausencias de España, URSS, Inglaterra, Hungría y Checoslovaquia causaron conmoción en esta edición mundialistas, porque de los 16 equipos que estuvieron en México 1970 solamente repitieron seis, dos de ellos ya estaban clasificados, porque Brasil era el flamante campeón y Alemania Federal por ser la sede.

Las grandes sorpresas del evento fueron con Holanda, Alemania Oriental y Polonia, mientras que también se dieron los regresos de Yugoslavia, Escocia, Chile, Argentina y de países cuya calificación se consideraría remota como Haití, Zaire y Australia.

Este torneo dio a conocer al mundo a la llamada ‘Naranja Mecánica’, la selección holandesa de futbol, que lucía un juego espectacular con una táctica de equipo para defender y atacar, además de tener como estrella a Cruyff, quien se convirtió en una figura del certamen.

Desde el principio, Alemania Federal se convirtió en amplia favorita para ganar la edición 10 del Mundial tras derrotar a Uruguay, además que Brasil, Tricampeón, decepcionó a los aficionados porque los resultados les pesaban tras las ausencias de Pelé, Gerson de Oliveira y Eduardo Goncalvez ‘Tostao’ que debilitaron al país sudamericano, pero confiaban en el potencial de Rivelino.

En este certamen se dio otra de las grandes goleadas en las historias de los Mundiales, porque Hungría dejó un marcador de 9 – 0 en contra de Corea en la edición de Suiza 1954, mientras que Yugoslavia aprovechó el nivel de juego de Caire para dejar el marcador 9 – 0 por tierras alemanas.

El primer caso de dopaje en un certamen mundialista se dio en esta edición, luego de que el haitiano Ernest Jean Joseph dio positivo a un examen por fenilmetracina, sustancia prohibida por el COI.

Aunque los cuatro grandes del Mundial fueron: Holanda, Alemania Federal, Brasil y Polonia, la Final se disputó entre la ‘Naranja Mecánica’ y el país sede.

La Final se inició con 16 toques consecutivos de balón por parte de Holanda, hasta que Cruyff fue derribado dentro del área.

Al minuto dos, los alemanes ya perdían el juego y ni siquiera habían tocado el balón.

Treinta años después, algunos de los jugadores de aquella aplanadora opinaron sobre dicha Final, de la que recordaron que, tras el primer gol, el equipo se dividió. La confianza y superioridad era tal que mientras algunos señalaron que debían burlarse de los alemanes, otros manifestaban que lo mejor era acabarlos de inmediato. Nunca se pusieron de acuerdo y cuando quisieron hacerlo era demasiado tarde; Alemania ya estaba arriba 2 – 1.

Al respecto, Cruyff comentó: “Estar al frente tan rápido nos desequilibró, porque no esperábamos superar tan fácil a los dueños de casa. Tuvimos una sensación de vértigo. Alemania estaba casi vencida, pero entonces comenzó nuestra larga cadena de errores. Alemania no ganó el Campeonato, nosotros lo perdimos”.

Ése fue el último encuentro mundialista de Cruyff, quien no asistiría a Argentina 1978 en protesta por la dictadura militar imperante. Cada jugador germano recibió el equivalente a 300 mil pesos mexicanos por el título alcanzado.



Fuente:
Por Gabriela Mendoza en Récord Especiales, ‘Todo sobre Sudáfrica’, Ed. Notmusa, p.88 – 89.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología

25 Preguntas de Economía

Cultura Olmeca