Habitación

La habitación es necesaria para proteger la vida de las personas. En todos los tiempos, el ser humano ha buscado o construido, de acuerdo con sus posibilidades, albergue donde descansar y resguardarse. 

No todas las habitaciones son iguales: las del campo son distintas de las urbanas, o de la ciudad.

En el campo, la forma de las habitaciones depende de los materiales que la región produce. Algunas son de palma, madera, adobes, ladrillos o piedra. En los lugares muy lluviosos se da a los techos un declive muy pronunciado, para que el agua de la lluvia resbale; donde llueve poco, los techos son horizontales. Se les hace de teja, de palma, de tejamanil, etcétera. 

Según sus necesidades, el campesino agrega a sus habitaciones varias dependencias: graneros, trojes, corrales. 

En las ciudades, las casas se construyen con materiales firmes y, a veces, lujosas: estructuras metálicas o de cemento, piedra labrada, mármol, etcétera. 

Algunos edificios urbanos tienen varios pisos, para aprovechar mejor el terreno, que es más caro a medida que la ciudad crece.

Fuente:
Generación 1960. Mi libro de Geografía, Tercer Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 54. 
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Tercer Grado. Mi libro de Geografía.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

Cultura Olmeca