Corea – Japón 2002. Lleno de contrastes

Arbitrajes controvertidos y las decepciones protagonizadas por Argentina y Francia pasaron a segundo término ante Brasil. 

La Copa del Mundo Corea del Sur – Japón 2002 marcó historia como la primera en varios rubros: del naciente siglo y milenio, con sede compartida por dos países, que se desarrolló en Asia y la única en la que el estadio no se llenó en el partido inaugural.

Además, hubo varias naciones debutantes en una fase final: Ecuador, Senegal, Eslovenia y China; esta última dirigida por Bora Milutinovic, quien se convirtió en el primer entrenador en asistir a cinco Mundiales con cinco selecciones diferentes. 

De todos ellos, los senegaleses fueron los únicos que pasaron a la siguiente ronda, tras derrotar al campeón defensor Francia 1 – 0 en su presentación, igualar con Dinamarca a un tanto y con Uruguay a tres, convirtiéndose en la sorpresa de la copa al eliminar a Suecia en Octavos de Final 2 – 1 con gol de oro y fueron frenados por ese mismo criterio por Turquía en Cuartos de Final por 1 – 0. 

Entre las sorpresas, Inglaterra se presentó por primera vez sin un técnico inglés, bajo el mando del sueco Sven – Göran Ericksson, pero fueron eliminados en Cuartos de Final 2 – 1 por Brasil. Alemania y Polonia por primera vez incluyeron jugadores de raza negra en sus planteles: Gerald Asamoah, nacido en Ghana, jugó para los teutones y Emanuel Olisadebe, de origen nigeriano, participó para los polacos. 

En otro hecho sin precedente, Camerún quiso jugar con playeras sin mangas, pero la FIFA le prohibió utilizar este uniforme. 

Los acontecimientos sobresalientes se presentaban a cada instante, como el avance futbolístico de los equipos de la CONCACAF, pues todos sus representantes ganaron en su presentación, Costa Rica venció 2 – 0 a China, Estados Unidos 3 – 2 a Portugal y el Tri 1 – 0 a Croacia. 

Francia obtuvo el peor récord para un Campeón defensor, tras obtener un punto de nueve posibles y no marcar un solo gol; Argentina también quedo fuera en la primera fase. Previo a la participación albiceleste, una figura emblemática anunció su retiro de la selección al término de la justa; sin embargo, fue un torneo apresurado para la despedida de Gabriel Omar Batistuta, quien dio a conocer su tristeza por no cumplir su sueño de ser monarca del orbe. 

Los locales sudcoreanos, a pesar de ser criticados por tener al arbitraje de su lado, lograron colarse hasta la instancia de Semifinales. 

Los germanos tenían un gran cuadro con Miroslav Klose, quien marcó el ‘hat trick’ (tres goles en un partido) número 47 en la historia de los mundiales y fue Subcampeón de goleo con cincos tantos. El cuadro dirigido por el exdelantero Rudi Voeller le propinó 8 – 0 a Arabia Saudita. 

Franz Beckenbauer, a inicios del certamen dio su punto de vista del camino germano a la Final. “Tenemos la ventaja de que nuestro camino es más fácil, porque no podemos encontrarnos con Argentina, Brasil ni Francia, sino hasta la Final”. Eliminaron a Paraguay, Estados Unidos y Corea del Sur, los tres cotejos con marcador 1 – 0, y así se enfrentaron a la ‘Verdeamarelha’ en la Final, peor cayeron 2 – 0 con dos tantos de Ronaldo Nazario, el primero de ellos cortesía de Oliver Kahn, quien le dejó un balón a modo al romperredes del torneo asiático. 

Los brasileños tuvieron un poco de dificultades para coronarse, en el primer enfrentamiento de la fase de grupos ante Turquía, Rivaldo fingió una falta fuera del área que el silbante sudcoreano Young Hoo Kim marcó como penalti y que le sirvió al Scratch para llevarse los primeros tres puntos. Posteriormente, el delantero del Barcelona fue multado con 11 mil 500 francos suizos, unos 7 mil 500 dólares, a lo que el ariete respondió con “no me arrepiento de lo que hice”. 

En la fase de eliminación directa vencieron a Bélgica 2 – 0, Inglaterra 2 – 1 y Turquía 1 – 0. El partido ante los ingleses fue de gran manufactura. 

“Es un encuentro que decidirá la Copa del Mundo; mucha gente quería una Final Brasil – Inglaterra”, aseguró a la prensa Ronaldo, quien agregó que “creo que quien quiera terminar como goleador en la Copa del Mundo deberá anotar por lo menos seis goles”, refirió el ariete, quien fue el máximo artillero con ocho tantos, rompiendo el esquema que venía desde Argentina 1978, donde el Campeón Goleador se coronaba con seis tantos. 


Fuente:
Por Diego Hernández en Récord Especiales, ‘Todo sobre Sudáfrica’, Ed. Notmusa, p. 124 – 125.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Economía

Cultura Olmeca

25 Preguntas de Ciencia y Tecnología