Método inductivo de la Contabilidad

En el método inductivo (al contrario del deductivo) se parte de los fenómenos particulares cuya incidencia forma la ley; es decir, va de lo particular a lo general o universal.

Una de las ventajas de este método es que no se encuentra limitado por un modelo o teoría preconcebida, por lo que se tiene la plena libertad de realizar las observaciones que se juzguen pertinentes. Pero una vez elaborados las leyes o principios, deberán comprobarse y corroborarse mediante el proceso lógico del método deductivo.

Dentro de sus desventajas, se encuentra que el observador pudiera estar inconscientemente influido por ideas que distorsionen las relaciones y los datos que debe observar.

Aplicando este método a la contabilidad, se pueden realizar observaciones en las empresas, por ejemplo, en la manera en que valúan y registran sus mercancías al momento de una compra y la forma en que las valúan y registran al momento de la venta, para determinar generalizaciones o principios, como los métodos de valuación de inventarios. Otro ejemplo es la manera en que se agrupan o clasifican los distintos conceptos que integran los estados financieros y de ahí determinar las reglas de presentación.

Es pertinente subrayar que la aplicación de los diversos métodos no siempre se da en forma exclusiva, sino que se combinan para lograr una mejor teoría contable, lo que además es sano y conveniente.

Fuente:
‘Principios de Contabilidad’, Álvaro Javier Romero López, Ed. Mc Graw Hill, 4° edición, p. 57.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

¿Cómo empezar a ahorrar?

En esta infografía se comparten algunos consejos prácticos para lograr ahorrar , lo cual puede derivar en mayores beneficios que se puedan ...

Lo más popular de la semana