Carnaval de Basilea, Suiza






Comienza a las cuatro de la madrugada del lunes siguiente al Miércoles de Ceniza. A esa hora, las luces del centro de Basilea se apagan para dar la bienvenida a tres días de celebración que inician con la ‘Morgestraich’, una jugarreta matutina que reúne a cientos de personas para acompañar a más de 1,500 flautistas y tamborileros disfrazados de ‘charivari’ con vestuario circense y majestuosas máscaras adornadas con lamparillas que iluminan las calles al paso de las comparsas. A ellos se unen los ‘cliques’, grupos de carnavaleros que usan máscaras y portan lienzos de más de 3 m de altura, con dibujos alusivos a los hechos que marcaron el año de los basilienses.


Durante los días siguientes, los ‘schnitzelbänken’ (o recitantes) aumentan el toque de ironía y humor del carnaval, pues recorren los locales comerciales recitando versos, adivinanzas o prosas relacionadas con los temas de actualidad. En la tarde del martes se celebra el ‘kinderfasnacht’ o el carnaval para los niños; mientras que, en la noche, el turno es para los ‘guggenmusik’, bandas musicales con instrumentos de vientos que llevan la ciudad con sus improvisadas canciones. En el tercer y último día de carnaval, el protagonista es el ‘gässle’, el momento en que los participantes y los espectadores transitan por las calles disfrazados, silbando o tocando tambores, y que se prolonga hasta las cuatro de la madrugada del jueves siguiente, cuando acaba el carnaval.


Fuente: Almanaque Mundial 2015, Editorial Televisa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

Anónimo de Tenochtitlán – La mariposa

¿Qué es lo que dice el ave roja de los dioses? Es cual un repicar de sonidos; anda chupando miel.

Lo más popular de la semana