Minas de Sal. Khewra, Pakistán






En la Cordillera de la Sal, en la parte norte de la región de Punjab, se ubica la ciudad de Khewra (Distrito de Jhelum), cuyas minas de sal son unas de las más antiguas y más grandes del mundo, características que las convierten en uno de los sitios favoritos de Pakistán.


Reciben a 250,000 visitantes cada año y fueron descubiertas accidentalmente en el 320 A.C por las tropas de Alejandro Magno, que notaron el tesoro mineral después de que sus caballos empezaran a lamer las rocas de sal. Sólo hasta el periodo del Imperio mongol, entre 1220 y 1327, comenzaron a ser explotadas con fines comerciales. Su infraestructura fue mejorada bajo el dominio británico en 1872, años en que se construyeron las carreteras, los túneles a nivel del suelo, los sistemas de suministro de agua y los accesos a ellas.

La Mezquita Badshashi, construida con ladrillos de sal en el área de los túneles hace 50 años; el Palacio de los Espejos; una réplica de la Gran Muralla China; y una estatua del filósofo, poeta y político Ailama Iqbal son algunas de las zonas más bellas dentro de las minas de sal.

En Febrero de 2011, el Gobierno paquistaní abrió una ruta ferroviaria especial para transportar turistas desde las ciudades de Lahore y Ramalpadini hasta Khewra.

Actualmente, las minas de sal de Khewra producen más de 350,000 toneladas de este mineral por año.



Fuente: Almanaque Mundial 2015, Editorial Televisa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

Juan José Arreola – El elefante

Viene desde el fondo de las edades y es el último modelo terrestre de maquinaria pesada, envuelto en su funda de lona. Parece colosal porque...

Lo más popular de la semana