Labor Cultural en la Nueva España

Procuraron la cultura de la Nueva España los reyes, los virreyes y los misioneros. Sus medios principales para conseguirlo fueron las escuelas, las universidades y la imprenta.

Fray Pedro de Gante fundó en Texcoco el primer colegio de América, y en la capital, el Colegio de San José de los Naturales.

También en la capital se estableció el Colegio Imperial de la Santa Cruz de Tlatelolco, donde Fray Bernardino de Sahagún trabajó como maestro e hizo muchas y muy valiosas investigaciones sobre la lengua, la religión, la historia y las tradiciones y costumbres indígenas.

Muy importantes centros de enseñanza fueron estableciéndose en otras poblaciones del virreinato. Y si bien no puede decirse que cada convento que se fundaba era una escuela que se abría, es un hecho que muchas de aquellas casas de religiosos fueron centros de enseñanza.

También se organizaron escuelas donde se educaba y preparaba a las niñas para los oficios domésticos.

Las Universidades.

Durante el virreinato se abrieron otros planteles de instrucción superior, a los que se dio el nombre de universidades. Fray Alonso de la Vera Cruz fomentó allí la enseñanza. Creó bibliotecas.

La Universidad de México se estableció en 1551.

En Pátzcuaro se fundó el Colegio de San Nicolás, que más tarde sería foco de cultura de gran importancia. Se le trasladó posteriormente a Valladolid (hoy Morelia).

La Imprenta.

México contó con la primera imprenta del continente americano.

El taller se instaló por órdenes del virrey don Antonio de Mendoza y del obispo Fray Juan de Zumárraga. Con la imprenta aumentaron los libros y se difundió la cultura.

El adelanto de la Nueva España fue muy grande en las artes y las letras.


 

Fuente:

Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Tercer Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 101 – 102.

App CONALITEG Digital. Generación 1960. Tercer Grado. Mi libro Historia y Civismo.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina