La importancia de la lectura

Leer para obtener una información precisa: la búsqueda de un número de teléfono, la consulta del periódico para encontrar en qué cine, a qué hora se proyecta la película, la consulta de un diccionario, en una enciclopedia, en Internet, para saber, para viajar, para leer…

La lectura es el camino hacia el conocimiento y la libertad. Ella nos permite viajar por los caminos del tiempo y del espacio, y conocer la vida, el ambiente, las costumbres, el pensamiento y las creaciones de los grandes hombres que han hecho y hacen la historia.

La lectura implica la participación activa de la mente y contribuye al desarrollo de la imaginación, la creatividad, enriquece el vocabulario como la expresión oral y escrita.

Desde el punto de vista psicológico ayuda a comprender mejor el mundo como a nosotros mismos, facilita las relaciones interpersonales, su desarrollo afectivo, moral y espiritual y en consecuencia, la capacidad para construir un mundo más justo y más humano.

¿Cómo estimular a nuestros hijos a que adquieran el hábito de la lectura?

1. Sensibilizarlos como modelos de lectura. El niño/adolescente debe palpar  el objetivo de lo que se le asigna para leer, se le dice: es para tu conocimiento, para cultivar la inteligencia, tu personalidad, para que te sientas más seguro... en fin para que evites que te metan un dedo en el ojo, para que desarrolles el sentido común.

2. La lectura debe realizarse en forma natural y agradable, sin prisa ni angustia, sin evaluación, sin corrección, sin descalificación.... no puede significar una obligación y menos un castigo.

3. Deben utilizarse lecturas interesantes, atractivas, (cuentos, fábulas, poesías...)

4. El tiempo de lectura lo establece el niño/adolescente. "Es preferible que quede con hambre y no saturado".

5. Debe leerse en forma dinámica, con apoyo de un grabador para modelar el modo y el ritmo y así favorecer la comprensión como la discriminación adecuada de las palabras del texto. Cuanto más de prisa se lee, más fácilmente se agrupan las palabras para su comprensión. El peor enemigo de la lectura es el temor y la lentitud, para ello debe considerarse esta actividad como algo divertido.

“Non scholae, sed vitae discimus” “Aprendamos para la vida, no para la escuela”



Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Economía