Alineación e Ideología del Pensamiento: Marx

El materialismo histórico es la teoría de Marx sobre la Historia. Las leyes que determinan el devenir histórico no son ideales (Hegel) sino materiales y económicas. Así, alienación e ideología se definen al aplicar el materialismo histórico a la sociedad capitalista.

Introducción.

Hegel: La Historia es un proceso dialéctico que se desarrolla en un plano ideal (“Espíritu Absoluto”). De la filosofía hegeliana surgirán dos corrientes:

- Derecha hegeliana (Bauer): mantiene la misma tesis de Hegel

- Izquierda hegeliana (Feuerbach, Marx)

Feuerbach (“Esencia del cristianismo”): no es el hombre el que está hecho a imagen de Dios, sino Dios el que está hecho a imagen del hombre. Dios es una proyección de los anhelos, sentimientos, del ser humano.

Marx (“La ideología alemana”): criticará a la Filosofía de su tiempo su excesivo idealismo. Así, a diferencia de Feuerbach, Marx mantiene que “Dios es una proyección del hombre”. Feuerbach, según Marx considera al “hombre” de forma idealista al olvidar las condiciones sociales, políticas y económicas en la que el hombre vive. Como se verá, la idea de Dios es el producto ideológico que utiliza una clase social para justificar un dominio frente a otra (Tesis sobre Feuerbach).

Alienación e Ideología.

El marxismo se propuso llevar a cabo una clarificación crítica, una clarificación del conjunto de ideas que el ser humano tiene acerca de sí mismo, de su lugar en el mundo y en la historia.

En la medida en que la ideología expresa la relación del ser humano con su mundo y su existencia social e histórica, las ideas que reflejan esta relación pueden hacerlo de un modo adecuado y verdadero, o bien de un modo falso. En este caso, el término “ideología” recibe una acepción más restringida y precisa, significando un conjunto de “ideas” que dan una imagen o representación falseada y falsificadora de la realidad y de las condiciones en que se desarrolla la vida de los seres humanos.

La conciencia tiene como función ocultar, desfigurar, sublimar y suplantar imaginativa o conceptualmente una situación de la existencia real que el marxismo caracteriza como de alienación.

La ideología es el conjunto de ideas que surgen de la clase privilegiada o poseedora pero que se imponen como si pertenecieran a toda la sociedad. Así, privilegian los intereses de esta clase, justificando u ocultando las desigualdades sociales.

La crítica marxista de la conciencia ideológica viene exigida por la crítica de la situación alienada del ser humano. Habrá que analizar las estructuras sociales y económicas que producen la alienación y que son justificadas por la ideología.

El término alienación significa extrañeza. EL sujeto o el hombre expropia o pierde algo así esta desposesión o expropiación suele ser denominada con el término “enajenación”.

La alienación del hombre se produce en un doble sentido:

- Su trabajo no le realiza ni física ni espiritualmente.

- La situación en que el resultado de la acción productiva y transformadora del ser humano no le pertenece, no es considerada y usada como suya, sino que deviene propiedad de otro.

La reificación del hombre lo convierte en una cosa entre cosas, y lo somete al mismo trato y uso que las cosas: el ser humano deviene una mercancía. Este hecho viene a definir la plusvalía: todo el tiempo que produce el trabajador pero que no se le remunera.

La alienación es una situación no natural, sino histórica. Situación histórica en la que se da una interrelación entre propiedad privada, sociedad clasista (poseedores-desposeídos) y división del trabajo.

Así, ideología y alienación son consecuencia de estos tres factores para la clase poseedora y desposeída respectivamente.

Para explicar y criticar estos dos fenómenos se impone una doble tarea:

1.- El estudio y conocimiento de esa estructura socio-económica y de la concepción del hombre.

2.- La transformación práctica de la realidad social.

Concepción del hombre y el ser humano.

La explicación de la alienación a partir de la actividad productiva y social del hombre, y la necesidad de una superación de las formas de alienación encuentran su raíz en lo que, según Marx, constituye la naturaleza humana.

El trabajo constituye la esencia del ser humano. Es la producción lo que, a juicio de Marx, distingue originariamente al ser humano de los animales.

El concepto de producción o praxis se constituye así en el centro y vertebración del ser humano. En la praxis tiene lugar la apertura del ser humano al mundo y a la realidad; mediante ella se realiza y desarrolla el hombre su ser en la historia y en la sociedad; y configura la totalidad de la vida social.

Materialismo Histórico.

El materialismo de Marx consiste en considerar la realidad social e histórica como proceso dialéctico real de producción, un proceso material (y no espiritual), es decir, como trabajo o acción productiva del ser humano en y con la naturaleza.

El materialismo histórico es la teoría de Marx sobre la historia. En cuanto que el hombre es el único responsable de su historia, a través de la praxis el fundamento de la Historia no es ideal, sino material y económico. Para Marx, la economía es fundamentalmente producción de bienes y satisfacción de las necesidades que estos generan.

En toda Base Económica o Infraestructura encontramos:

- Medios de producción: todo lo necesario para la producción, varían con la Historia.

- Relaciones de producción que se dividen en:

- Relaciones técnicas de producción: son las que mantienen el hombre con la naturaleza a través de la tecnología; tienen una influencia en las relaciones sociales, así, por ejemplo, la Revolución Industrial provocó la aparición del proletariado.

- Relaciones sociales de producción: según Marx, en estas relaciones siempre encontramos dos clases sociales: poseedores y desposeídos. Así, es la propiedad privada y no las ideas la que fundamenta la sociedad clasista.

La Historia tiene por tanto un fundamento material y económico, y dialéctico entendiendo por dialéctica la lucha de clases: los poseedores por mantener sus privilegios y los desposeídos por alcanzarlos.

La totalidad de estas relaciones de producción constituyen la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la cual se levanta una sobreestructura jurídica y política a la que corresponden determinadas formas sociales de conciencia.

No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino a la inversa, su ser social el que determina su conciencia. Si la Historia tiene un fundamento dialéctico (lucha de clases) habrá que analizar qué factores desencadenan la revolución social: -objetivos: escasez de alimentos, aumento de la población, etc.; -subjetivos: la clase oprimida debe adquirir lo que Marx denomina “Conciencia de clase”, esta va a ser la función práctica de la Filosofía: crear esta conciencia de clase desmitificando las ideologías (no se trata de comprender el mundo sino de transformarlo).

El vector o fin al que se dirige la Historia es la desaparición de las clases y la instauración del comunismo. La sociedad comunista sin clases acabará con las alienaciones y permitirá la realización total del hombre.

La verdadera Historia del hombre no comenzará hasta que termine la opresión del hombre por el hombre. En la sociedad capitalista la burguesía no ha conseguido esto al generar una clase desposeída. Únicamente el proletariado podrá realizar la Historia del hombre al acabar con la opresión aboliendo la propiedad privada.

Humanismo marxista.

El marxismo puede considerarse un humanismo en cuanto que promueve una crítica y lucha contra la alienación humana. El marxismo es un humanismo en la medida en que niega la existencia de un ser distinto y superior a la naturaleza y al ser humano, único protagonista y responsable de su Historia.



Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad