Métodos básicos de conversión

Método Circulante /No Circulante.
Diferencia los activos y pasivos en función de su naturaleza temporal, tomando como frontera delimitadora el año. Los activos y pasivos con vencimiento igual o inferior a este periodo son convertidos al tipo de cambio de cierre, mientras que los activos y pasivos con vencimiento superior los son a sus tipos de cambio históricos.

Método Monetario/No Monetario.

Se basa en la diferenciación de los activos en función de su naturaleza física o financiera, en lugar de en su vencimiento. Así, todos los activos no monetarios, independientemente de su estructura temporal, son convertidos a sus tipos de cambio históricos y los activos y pasivos monetarios al tipo de cierre.

 

Método Temporal.

Constituye una variante del anterior y atiende al criterio de valoración seguido por la empresa extranjera. Las partidas valoradas a su precio de adquisición son convertidas al tipo de cambio histórico y las que reflejan valores actuales lo son al tipo de cierre.

 

Método de Tipo de Cierre.

A diferencia de los anteriores, no realiza ninguna clasificación en las partidas de activo y pasivo, sino que propone una conversión uniforme de todas ellas al tipo de cambio de cierre.

 

Sociedades en el exterior.

  Sociedades cuyas actividades son independientes o autónomas de las que realiza la empresa matriz. (Valor neto expuesto al riesgo cambiario).

  Sociedades cuyas operaciones son mera extensión de las actividades que realiza la matriz. (Partidas monetarias).

 

Conversión de las Cuentas y Valoraciones.

Las conversiones de las pérdidas y ganancias deben hacerse al tipo de cambio vigente al periodo, mientras que aquellas cuentas que evalúan el desempeño anual de la empresa deben convertirse al tipo de cambio histórico o promedio del periodo.

 

Diferencias de Conversión.

Surgen de la incidencia que tiene la variación del tipo de cambio de la moneda local de la sociedad extranjera con respecto a la moneda de la matriz, a lo largo del período contable, sobre las partidas de las cuentas anuales en moneda extranjera, consideradas como expuestas a dichas variaciones.

 

La cuantía de las diferencias de conversión depende básicamente de los siguientes factores:

  Método utilizado en la conversión de las partidas del balance. Este, con base en los elementos a los que se aplica el tipo de cierre, nos proporciona el nivel de exposición asumido por la empresa matriz en el extranjero.

  Variación que experimenta el tipo de cambio de la moneda del país en que está situada la empresa extranjera con respecto a la moneda de consolidación, entre la fecha del inicio de período o de las incorporaciones de las distintas partidas de las cuentas anuales y la fecha del cierre del ejercicio.

  Utilización de distintos tipos de cambio en la conversión de las partidas del balance y de la cuenta de pérdidas y ganancias.

Las diferencias de conversión no van a tener ningún efecto sobre los flujos de caja de la sociedad extranjera y, en general, tampoco sobre los de la empresa matriz. En la mayoría de los casos, la incidencia sobre los flujos de cada matriz lo será en la medida en que aquélla remita dividendos a esta última.


Fuente: 

José Antonio Laínez García - La conversión de cuentas anuales en moneda extranjera de sociedades dependientes y asociadas.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad