¿Cómo competir internacionalmente?






El modelo de competencia internacional difiere marcadamente de unos a otros sectores. En un extremo se espectro, la competencia internacional toma una forma que podríamos denominar multidomésticas. La competencia en cada nación (o pequeño grupo de naciones) es esencialmente independiente. El sector está presente en muchas naciones pero la competencia tiene lugar país por país. El prestigio, El parque de clientes y los activos materiales de un Banco en una nación poco a poco o nada importan para su éxito


En el otro extremo del espectro están los sectores mundiales en los que la posición competitiva de una empresa afecta significativamente su posición en otras naciones y se ve afectada, a su vez, por éstas. Los rivales compiten, unos contra otros, en un plano auténticamente mundial, aprovechando las ventajas competitivas que se derivan de toda red de actividades a lo largo ya ancho del mundo.
           
Ventaja competitiva mediante una estrategia mundial.
Una estrategia mundial es aquélla mediante la cual una empresa vende sus productos en muchas naciones y emplea un método integrado de proyección mundial para conseguirlo. Un enfoque mundial de la estrategia brinda dos formas evidentes en las que una empresa puede conseguir ventajas competitivas para contrarrestar las desventajas domésticas. La primera es la manera de que una empresa mundial puede repartir las actividades entre las naciones para servir al mercado mundial. La segunda es mediante la capacidad de una empresa mundial de coordinar las actividades dispersas.

Las opciones estratégicas características de la estrategia mundial pueden resumirse en dos dimensiones esenciales:

·                     Configuración: Dónde y en cuántas naciones se lleva a cabo cada una de las actividades de la cadena de valor.
·                     Coordinación: Como se coordinan las actividades dispersas o las actividades realizadas en varias naciones diferentes.

Configuración mundial.
Se enfrenta a dos opciones generales.
           
Concentración de actividades: En algunos sectores, la ventaja competitiva se deriva de concentrar las actividades en una nación y exportar componentes o productos terminados a los mercados extranjeros.

Dispersión de actividades: En otros sectores, se consiguen las ventajas competitivas (o se superan las desventajas de ubicación de la sede central) mediante la dispersión de las actividades por varias o muchas naciones.

Ubicación de las actividades. Junto con la decisión respecto al número de instalaciones para llevar a cabo una actividad hay que decidir la nación o naciones donde vayan a ubicarse. Las actividades se suelen ubicar inicialmente en el país de origen.

Coordinación mundial.
La coordinación mundial entraña cosas tales como compartir las informaciones, asignar responsabilidades y alinear esfuerzos.

La coordinación también puede mejorar la diferenciación de una empresa con clientes internacionalmente móviles o multinacionales. La uniformidad en el posicionamiento de los productos y en la forma de plantear los negocios a escala mundial refuerza el prestigio de marca de una empresa. Frecuentemente se valora mucho la capacidad de servir. La coordinación entre filiales nacionales también puede potenciar la influencia sobre los Gobiernos locales si la empresa puede aumentar o disminuir las actividades en un país a expensas de otros. 


Fuente: Michael Porter-La ventaja competitiva de las naciones.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Rumania

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad