La leyenda del Sol y la Luna





Antes de que hubiera día en el mundo, se reunieron los dioses en Teotihuacan.

- ¿Quién alumbrará al mundo? – preguntaron.

Un dios arrogante que se llamaba Tecuciztécatl, dijo:


- Yo me encargaré de alumbrar al mundo.

Después los dioses preguntaron:

- ¿Y quién más? – Se miraron unos a otros, y ninguno se atrevía a ofrecerse para aquel oficio.

- Se tú el toro que alumbre – le dijeron a Nanahuatzin, que era un dios feo, humilde y callado. Y él obedeció de buena voluntad.

Luego los dos comenzaron a hacer penitencia para llegar puros al sacrificio. Después de cuatro días, los dioses se reunieron alrededor del fuego. Iban a presenciar el sacrificio de Tecuciztécatl y Nanahuatzin. Entonces dijeron:

- ¡Ea pues, Tecuciztécatl! ¡Entra tú en el fuego! – Y el hizo el intento de echarse, pero le dio miedo y no se atrevió. Cuatro veces probó, pero no pudo arrojarse.

Luego los dioses dijeron:

- ¡Ea pues, Nanahuatzin! ¡Ahora prueba tú! – Y este dios, cerrando los ojos, se arrojó al fuego.

Cuando Tecuciztécatl vio que Nanahuatzin se había echado al fuego, se avergonzó de su cobardía y también él se aventó.

Después los dioses miraron hacia el Este y dijeron:

- Por ahí aparecerá Nanahuatzin hecho Sol –. Y fue cierto. Nadie lo podía mirar porque lastimaba los ojos. Resplandecía y derramaba rayos por dondequiera.

Después apareció Tecuciztécatl hecho Luna.

En el mismo orden en que entraron en el fuego, los dioses aparecieron por el cielo hecho Sol y Luna. Desde entonces hay día y noche en el mundo.   


Fuente: SEP – Mi Libro de Segundo. Parte 2

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Administración