¿Qué es un producto?





Un producto se define como todo aquello que se puede ofrecer en un mercado para su atención, adquisición o consumo, y que satisface un deseo o una necesidad. Los servicios consisten en cualquier actividad o beneficio, fundamentalmente intangible, que una parte puede ofrecer a otra y que no conlleva propiedad alguna.


Productos, servicios y experiencias.
El producto es un elemento clave de la oferta de mercado. La planificación de la mercadotecnia mixta comienza con la formulación de una oferta que genera valor para los consumidores y que satisface sus necesidades. Esta oferta se convierte en el eje en torno al cual la empresa construye relaciones rentables con los clientes.

La oferta de mercadotecnia de una empresa suele incluir bienes y servicios intangibles. Numerosas combinaciones de productos y servicios resultan posibles de ofertar. Hoy en día, a medida que los productos y servicios se popularizan, muchas empresas pasan a un nuevo nivel de generación de valor para sus clientes. Para diferenciar sus ofertas, desarrollan y ofrecen experiencias totales a sus clientes. Mientras que los productos son tangibles y lo servicios intangibles, las experiencias son memorables. Las empresas que comercializan experiencias se dan cuenta de que los clientes compran en realidad es mucho más que productos y servicios: compran lo que esas experiencias hacen por ellos.

Niveles de producto o servicio.
Los diseñadores de productos deben concebirlos a tres niveles diferentes. El nivel más elemental es el del beneficio básico, que responde a la pregunta ¿Qué es lo que adquiere verdaderamente el comprador? En el segundo nivel, los diseñadores de productos deben convertir el beneficio básico en un producto real. Por último, los diseñadores deben crear un producto mejorado en torno al beneficio básico y al producto real, ofreciendo a los consumidores servicios y beneficios adicionales.

Los consumidores ven los productos como complejos conjuntos de beneficios que satisfacen sus necesidades. Al desarrollar productos, los especialistas de mercadotecnia deben identificar las necesidades básicas del consumidor que satisfará el producto. A continuación deben diseñar el producto real y encontrar diversas formas de mejorarlo para crear dicho conjunto de beneficios que ofrecerá al consumidor la experiencia más gratificante.

Clasificaciones de productos y servicios.
Los productos y servicios se clasifican en dos categorías fundamentales, en función del tipo de consumidores que los utilizan: productos de consumo o productos industriales. A grandes rasgos, los productos también incluyen entidades comercializables como experiencias, organizaciones, personas, lugares e ideas.

Productos de consumo.
Los productos comerciales son productos o servicios adquiridos por consumidores finales para su consumo personal. Los especialistas de mercadotecnia los suelen subdividir en función de cómo son adquiridos por los consumidores. Entre estos productos se cuentan los productos de conveniencia, los productos comerciales, los productos de especialidad y los productos no buscados.

Los productos de conveniencia son aquellos productos o servicios de consumo que los consumidores suelen comprar con frecuencia, de forma inmediata, y con un esfuerzo de comparación y compra mínimo. Los productos de conveniencia suelen tener precios económicos y suelen estar presentes en numerosos puntos de venta para facilitar su disponibilidad siempre que los consumidores los necesiten.

Los productos comerciales son  productos y servicios de consumo cuya adquisición es menos frecuente y para la cual los consumidores necesitan mayor comparación de adecuación, calidad, precio y estilo entre productos. Al comprar productos y servicios comerciales, los consumidores dedican más tiempo y más esfuerzos en reunir información y establecer comparaciones. Las empresas que venden este tipo de producto suelen distribuir su producto en menos establecimientos, pero ofrecen ofertas más suculentas para ayudar a la comparación de precios de los consumidores.

Los productos de especialidad son productos y servicios de consumo con características o identificación de marca únicas, por las cuales un grupo determinado de consumidores está dispuesto a realizar un esfuerzo de compra especial. Normalmente, los compradores no comparan los productos de especialidad, e invierten únicamente el tiempo necesario en dirigirse a los distribuidores que ofrecen los productos que desean.

Los productos no buscados son productos de consumo que el consumidor o bien no conoce, o bien conoce pero no suele pensar en su adquisición. Las novedades principales no suelen ser buscadas hasta que el consumidor sabe de ellas a través de la publicidad. Por su naturaleza, los productos nos buscados requieren mucha publicidad, venta personal y otros esfuerzos de mercadotecnia adicionales.

Productos industriales.
Los productos industriales son los que adquieren para un proceso productivo ulterior o para su uso en el desarrollo de un negocio. De este modo, la diferencia entre un producto de consumo y uno industrial radica en el propósito del producto adquirido.

Los tres grupos de productos y servicios industriales son materiales y piezas, bienes de capital, y suministros y servicios. En el grupo de materiales y piezas se incluyen materias primas, materiales fabricados y componentes. El precio y el servicio son los principales factores de mercadotecnia mientras que la marca y la publicidad suelen ser irrelevantes. Los bienes de capital son productos industriales que contribuyen a la producción o las operaciones del comprador, incluidas las instalaciones y la maquinaria adicional. El último grupo de los productos industriales es el de suministros y servicios, los suministros incluyen material auxiliar de producción y los artículos de reparación y mantenimiento, mientras que los servicios industriales incluyen servicios de mantenimiento y reparación, así como asesoría comercial. Estos servicios se suelen prestar bajo contrato.

Organizaciones, personas, lugares e ideas.
Además de los productos y servicios tangibles, en los últimos años los especialistas de mercadotecnia han ampliado el concepto de producto para incluir en él otras ofertas de mercadotecnia: organizaciones, personas, lugares e ideas.

La mercadotecnia de organizaciones consiste en crear, mantener o cambiar la actitud o el comportamiento del público objetivo respecto de una organización. La mercadotecnia de personas o mercadotecnia personal consiste en las actividades que se desarrollan para crear, mantener o cambiar la actitud o el comportamiento del público objetivo con respecto a una persona. La mercadotecnia de lugares conlleva todas aquellas actividades dirigidas a crear, conservar o cambiar actitudes o comportamientos del público respecto de determinados lugares. Las ideas también pueden someterse a la mercadotecnia, y de cierta manera, toda la mercadotecnia gira en torno a una idea, y la mercadotecnia de ideas consiste en llevar esta a su ejecución entre el público objetivo. Por otra parte, la mercadotecnia social consiste en el diseño, aplicación y control de programas que persiguen el aumento de la aceptación por parte del público objetivo de una idea social, de una causa o de una práctica.



Fuente: Philip Kotler-Fundamentos de Marketing.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Preguntas de Administración

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

La intención cobra forma