Bosque templado. Animales









Los animales del bosque no son muy visibles: unos por hábitos nocturnos, otros porque viven entre las hierbas. Existe gran variedad de gusanos, insectos, lagartijas y culebrillas que moran en el suelo, la hojarasca y la madera. Por sus colores y hábitos también un gran número de aves pasan inadvertidas. En los bosques de México pueden encontrarse hasta 100 especies de mamíferos, incluyendo una amplia diversidad de ratones, ardillas, conejos y liebres, así como varias especies de venados y de carnívoros. Estos últimos cazan desde insectos hasta venados de acuerdo con su tamaño. Asimismo, los inviernos menos extremosos hacen que estos bosques sean elegidos por numerosas especies migratorias que vienen de Octubre a Marzo desde Canadá y Estados Unidos de América, como es el caso de la mariposa monarca. Muchas de las especies que habitan estos bosques provienen del norte de América, y aprovechan el hábitat más fresco que ofrecen las montañas mexicanas y sus bosques. Por su riqueza y su ubicación, muchos asentamientos humanos se han instalado en zonas de bosque templado, por lo que éstas han sido explotadas desde la época prehispánica. Varios de sus animales han sido desplazados, algunos se encuentran casi al borde de la desaparición, como el oso, y otros, como el pájaro carpintero real, desafortunadamente ya están en las listas de especies extintas.


Águila real.
Es un ave rapaz diurna de color café oscuro, con la nuca y parte trasera del cuello de color dorado. Vive en zonas montañosas, donde construye sus nidos en lugares inaccesibles, formando una plataforma de ramas, cubierta por una capa de helechos y hierba seca que renueva cada año. Por lo común pone dos huevos blanquecinos con manchas rojas. Los aguiluchos son muy voraces y durante 11 semanas los padres les llevan toda clase de animales para alimentarlos, hasta que abandonan el nido. Entre los aztecas, el águila era el símbolo del sol y se le ofrecían en sacrificio corazones humanos.

Tecolote.
Es un ave de rapiña de hábitos nocturnos. Posee la cabeza grande y casi esférica, pico ganchudo y ojos grandes dirigidos hacia el frente, lo que le permite ver en tercera dimensión; sin embargo, carece de movilidad, lo que hace que su cabeza deba moverse hasta 180°. Su plumaje es muy suave, por lo que su vuelo es silencioso y atrapa a su presa con facilidad. Estas aves son muy útiles para los agricultores, pues la mayoría de sus presas son roedores y otras especies dañinas que destruyen la milpa. Anidan en los huecos de los árboles, donde ponen de 1 a 11 huevos. El color varía según la especie. En México hay 10 géneros con más de 25 especies cada uno.

Ardilla.
Este pequeño roedor, común en todo nuestro territorio, se caracteriza por su carácter tímido y a la vez curioso. De cuerpo ágil y ligero, se alimenta de nueces, semillas, frutas y flores, muchas de las cuales almacena en su nido para no tener que salir durante el frío invierno. Al comer, se apoya en las patas traseras y se lleva el alimento al hocico con sus patas delanteras. Sus dientes incisivos crecen a medida que se desgastan, ya que con los dientes romos no podría hacer sus nidos, o romper la cáscara de las nueces. Hace su nido en troncos o en huecos en las rocas, donde tras 35 días de gestación da a luz a sus 3 o 4 crías.

Oso negro.
Mide aproximadamente un metro y pesa de 200 a 300 kg. Sus uñas son cortas y su pelaje negro o café castaño. A pesar de ser de hábitos nocturnos, se le puede ver ocasionalmente durante el día. Es solitario, excepto en el período de reproducción. Tiene una increíble habilidad para nadar y trepar árboles. Son omnívoros, aunque su dieta está basada principalmente en tallos, hojas, raíces, frutas, semillas y vertebrados pequeños y medianos. Esta especie casi ha desaparecido de nuestro país debido a la caza incontrolada. Este animal muy raras veces llega a atacar al ser humano.

Venado cola blanca.
Esta especie está distribuida en todo el país, excepto en las zonas áridas de Sonora y Baja California. Se alimenta de pastos, ramas de encino y arbustos como la manzanilla. Los machos son mayores que las hembras y poseen una gran cornamenta, que cambian cada año. Ésta se encuentra en plenitud durante la época del apareamiento, y su tamaño determina la importancia del macho. La hembra, tras 7 meses de gestación, da a luz una cría si es primeriza, y hasta 3 o 4 en partos posteriores. Poseen glándulas odoríferas, pues delimitan su territorio por olores. Está amenazado por la caza inmoderada y la pérdida de su hábitat.

Puma.
Es el segundo felino más grande de América. Su pelaje, de color café claro, no tiene manchas en los adultos, aunque las crías si las presentan al nacer. Suele alimentarse de presas de tamaño mediano y grande, como venados y liebres, pero en condiciones difíciles consume ratones y lagartijas. Caza durante el día o la noche, acechando a su presa hasta que llega el momento de atacar. A diferencia de los jaguares y los ocelotes, que rugen, el puma emite roncos maullidos y oculta sus desechos bajo montones de tierra, como los gatos. Está desapareciendo por la cacería y el deterioro del ambiente.

Pájaro carpintero.
Esta ave se caracteriza porque trepa a los árboles con el cuerpo paralelo a estos. Se alimenta de insectos que extrae de la madera, la que perfora a picotazos, produciendo un golpeteo que es reconocible a distancia. Su color es pardo moteado, tiene el pico cónico, muy puntiaguado y fuerte, y la lengua extremadamente larga. Construye sus ríos en los troncos de los árboles o de cactáceas, haciendo una entrada circular y una cámara en forma de bolsa hacia debajo de la entrada. Ahí pone de 2 a 8 huevos. Sus nidos son usados después por otras aves e incluso por murciélagos.


  
Fuente: Bancomer – Álbum de la Naturaleza de México, p. 32 – 33.


Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Administración

El esfuerzo dio resultado

La intención cobra forma