La vida cotidiana del México Contemporáneo

Alrededor de 1940 terminaron los cambios más grandes en la sociedad mexicana motivados por la Revolución, y la vida cotidiana de México pudo desarrollarse en forma tranquila y pacífica.


No es que los conflictos sociales hubieran terminado (el conflicto es una de las características de la vida en sociedad), pero en general, la vida de las personas transcurría sin sobresaltos. La manera de vivir cambió para muchas personas, aunque algunos, principalmente en el campo, prosiguieron viviendo de manera similar a la que tenían antes de la Revolución.

De la vecindad a los multifamiliares.
Como consecuencia de la lucha armada, mucha gente se fue a vivir del campo a las ciudades. De esta manera poco a poco fue creciendo la ciudad de México y la clase media integrada por obreros, técnicos y profesionistas. Antes de la Revolución, nuestro país era básicamente campesino; después de ella se transformó en un país urbano. El número de habitantes de las ciudades aumentó y fue necesario construir más casas. Entonces aparecieron los multifamiliares.

Anteriormente muchas familias vivían en vecindades. Estas viviendas era una especie de departamentos; generalmente tenían uno o varios patios, en los cuales se encontraban los lavaderos donde platicaban las vecinas a la hora de lavar la ropa. Por supuesto, aunque eran muchos, todos los niños de la vecindad se conocían porque después de ir a la escuela y ayudar en los quehaceres de sus casas, se reunían a jugar en la vecindad. Cuando había fiestas, éstas se organizaban en los patios y se invitaba a todos los vecinos. Las posadas eran divertidas; algunos levaban la piñata, otros la fruta, otros el ponche, y así todos cooperaban con lo que más podían.

Cuando la ciudad creció la vida se complicó, y las personas no pudieron relacionarse tan fácil como antes. Así terminó una época de convivencia en la gran ciudad capital.

Las diversiones citadinas.
La radio y el cine se convirtieron en dos de las diversiones favoritas de la vida moderna. En la radio, la gente se divertía con las radionovelas, los concursos de aficionados y las canciones de amor. De ahí surgieron ídolos populares como Agustín Lara o Pedro Vargas.

Por otro lado, durante la década de los años 40, el cine mexicano alcanzó gran calidad, prestigio y reconocimiento en todo el mundo. Por este motivo se dice que existió una época dorada del cine nacional. Dolores del Río, María Félix y Pedro Armendáriz son algunos actores famosos de aquella época. Poco después llegaría la televisión, la cual se popularizó rápidamente, convirtiéndose en una de las principales diversiones de los mexicanos.


Fuente: Supertareas 4, Fernández Editores.








Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios