Gobierno de Porfirio Díaz. Aspecto cultural

La paz pública que imperó en México durante el régimen porfirista favoreció el desarrollo de las letras y las artes e hizo posible que surgieran y brillaran poetas y escritores muy notables. Mencionaremos algunos. Entre los poetas y escritores: Ignacio Manuel Altamirano, Manuel Gutiérrez Nájera, Justo Sierra, Joaquín Arcadio Pagaza, Salvador Díaz Mirón, José María Vigil, Rafael Ángel de la Peña, Alfredo Chavero, Francisco del Paso y Troncoso, Manuel José Othón, Victoriano Salado Álvarez, Amado Nervo, Luis G. Urbina; entre los pintores y dibujantes, José María Velasco, Julio Ruelas, José Guadalupe Posada; y entre los músicos, Juventino Rosas, Ricardo Castro, Felipe Villanueva, Rafael J. Tello, Manuel M. Ponce, Julián Carrillo. Casi todos pertenecían a las clase media y algunos habían empezado a sobresalir desde la época de Sebastián Lerdo de Tejada, que era un extraordinario orador y un espíritu amante de la cultura.


Aquel grupo de hombres de talento, que llevó el nombre de México a todo el mundo de habla española, había seguido con éxito el camino trazado por algunos intelectuales de la época de la Reforma, como Manuel Orozco y Berra, Ignacio Ramírez, Melchor Ocampo, Guillermo Prieto, Vicente Riva Palacio, Gabino Barreda.

 

Por desgracia, el pueblo difícilmente podía disfrutar de los beneficios de la cultura, ya que la ignorancia de las masas era tan grande, que la mayoría de la población no sabía leer ni escribir. A pesar de la capacidad y generosa intención de un educador como el Maestro Justo Sierra, el progreso de la educación popular fue muy lento y dentro de sectores muy limitados. En las esferas superiores de la educación sí pudieron realizarse dos grandes empeños de Justo Sierra: la creación de la Escuela Nacional de Altos Estudios y el restablecimiento de la Universidad.

 

Por otra parte, el florecimiento intelectual no correspondía siempre a impulsos nacionales. Se había acentuado la influencia europea, y, sobre todo, la de Francia. La mayor parte de los libros que se leían en México eran franceses, así como las ideas que estaban en boga. Los gustos que predominaban en todas las ramas del arte, incluyendo la arquitectura, y hasta en las modas del vestir en los hábitos sociales de las clases privilegiadas, eran de origen francés. 



Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 152 – 154.
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.

Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Administración