Gobierno de Porfirio Díaz. No Reelección y Reelección

Porfirio Díaz asumió del nuevo el poder el 1° de Diciembre de 1884. 

Cuatro años antes había dicho al Congreso: “…Jamás admitiré una candidatura de reelección, aun cuando ésta no fuera prohibida por nuestro Código Político…”

 

Pero, Presidente otra vez, no sostuvo aquellas palabras, ni justificó el hecho de haber empuñado antes las armas contra la reelección de Benito Juárez y la de Sebastián Lerdo de Tejada. Al contrario, para mantenerse en la Presidencia, hizo que tres veces más se reformara la Constitución (en 1887, en 1890 y en 1903), y así fue Presidente, contando su primer período, por más de treinta años. Se hizo reelegir seis veces consecutivas: en 1888, en 1892, en 1896, en 1900, en 1904 y en 1910.

 

Las reelecciones de Porfirio Díaz tuvieron algunas implicaciones negativas, como fueron:

1)      Para lograr sus reelecciones, Día se convirtió en un gobernante sólo sujeto a su voluntad.

2)      Díaz dio a sus periodos presidenciales, como fin casi único, y a eso lo subordinó todo, el desarrollo material del país.

 

Para lo primero se necesitó:

·         Que la voluntad nacional interesada en la gobernación del país dejara de manifestarse y fuera sustituida por la voluntad de Porfirio Díaz.

·         Que la designación de las personas encargadas del ejercicio de los poderes públicos se hiciera tomando en cuenta, no la necesidad de que dichas personas representaran, en su conjunto, los intereses colectivos, sino, principalmente, el interés político del régimen.

·         Que se reprimieran cuantas inquietudes ciudadanas pudieran estorbar la indiscutible autoridad con que Díaz gobernaba.

 

Para lo segundo, Díaz creyó indispensable:

·         Imponer la paz y el orden a todo trance; es decir, sin importar los medios, lograr que no hubieran revueltas significativas durante su régimen.

·         Contar con la colaboración de los sectores sociales ricos y con la afluencia de capitalistas extranjeros, a todos los cuales había que tener satisfechos otorgándoles concesiones que aumentaran su riqueza y ensancharan sus negocios, dándoles prioridad en la aplicación de la ley.

 

De esa manera, durante más de un cuarto de siglo, una gran parte de los mexicanos se vio impedida de usar su voluntad y aspiraciones en el encauzamiento político y social de su patria. No podía haber disconformidad o protestas, ya que el régimen las mantenía acalladas o las atajaba al primer brote. No hubo gran libertad de prensa, o de palabra, o de reunión, que la que no pudiera dañarlo. A los intelectuales disidentes se les persiguió, se les encarceló, se les obligó a expatriarse. A quienes osaron, en el campo, en las minas, en las fábricas, luchar por sus derechos, se les redujo convirtiéndolos en soldados, deportándolos, o sometiéndolos con toda la violencia de las armas. A los más desheredados se les tuvo quietos y dóciles bajo el poder espiritual del clero católico.


Fuente:
Generación 1960. Mi libro Historia y Civismo. Cuarto Grado, Ed. Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito, p. 147 – 149. 
App CONALITEG Digital. Generación 1960. Cuarto Grado. Mi libro Historia y Civismo.


Comentarios

Lo más popular de la semana

25 Trabalenguas de Oficios

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

25 Preguntas de Administración