Museo de Historia. Basilea, Suiza






(Siglo XVII)

En 1662, la Universidad y la ciudad de Basilea adquirieron la valiosa colección de la renombrada familia de impresores Amerbach, la cual tenía piezas de tiempos anteriores a la Reforma – movimiento religioso europeo que, en el siglo XVI, fue el origen del protestantismo –. Así, Basilea se convirtió en la primera ciudad en tener una colección de arte proveniente de la monarquía. Aquélla contaba con unas 50 pinturas, una gran cantidad de dibujos y grabados, con objetos naturales, artefactos etnográficos y una biblioteca con un considerable número de ejemplares.

En 1661, se presentó la posibilidad de que esta colección fuera trasladada a Ámsterdam, lo que puso en alerta al entonces alcalde Johannes Rudolf Wettstein, quien la consideraba un importante patrimonio de su ciudad, y con ayuda de la Universidad y del Consejo Municipal, logró hacer la inversión necesaria para apropiarse de este tesoro. En 1671, la colección fue trasladada a la casa Zur Mücke, en la Plaza de la Catedral. En 1833, ante la división de la ciudad en dos cantones, la Universidad, que era la encargada del cuidado y la exhibición de las piezas, compró a la ciudad la totalidad de la colección que, a mediados del siglo XX, replanteó su visión y agregó elementos de arte contemporáneo. En 1999, la adinerada mecenas Maja Oeri donó el antiguo edificio del Banco Nacional de Suiza para permitir la expansión del museo.



Fuente: Almanaque Mundial 2015, Editorial Televisa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

La recomendación del momento

Juan José Arreola – El elefante

Viene desde el fondo de las edades y es el último modelo terrestre de maquinaria pesada, envuelto en su funda de lona. Parece colosal porque...

Lo más popular de la semana