Mundial Rusia 2018. En pro de la justicia





La asistencia arbitral en vídeo hará su debut mundialista en Rusia.

Aunque existen muchas dudas acerca del funcionamiento y la eficacia del VAR (Árbitro Asistente de Vídeo, por sus siglas en inglés), esta tecnología formará parte por primera vez en el torneo más importante del orbe. Después de que en Brasil 2014 se implementará la tecnología del ‘Ojo de Halcón’ para evitar los goles fantasmas, ahora el videoarbitraje será el protagonista en la próxima justa.


Una de las interrogantes que existe en torno al VAR es sobre cómo se utiliza y la manera constante en que se puede detener el partido. Únicamente hay cuatro situaciones en las que el silbante puede solicitar alguna revisión, misma que se hará por medio del grupo de cámaras con el que la FIFA transmite el partido y con algunas otras que tendrán la función exclusiva de ayudar al videoarbitraje.

El reglamento oficial del sistema VAR establece cuatro situaciones en las que el árbitro puede revisar el vídeo:

·         Goles: La función de los asistentes de vídeo es ayudar al árbitro a determinar si se ha producido alguna infracción que impida conceder el gol como, por ejemplo, faltas o fuera de juego.
·         Penaltis: El VAR garantiza que no se tomen decisiones erróneas al sancionar o no un penalti.
·         Tarjetas Rojas: Los asistentes de vídeo evitan que se tomen decisiones erróneas, en relación con infracciones de expulsión.
·         Confusión de Identidad: Si un árbitro no amonesta o expulsa a un jugador que debe, o no está claro qué jugador ha cometido una infracción, los asistentes de vídeo pueden informar al árbitro para que sancione al jugador correcto.

Estas situaciones llevarán un proceso de comunicación, pero queda claro que el árbitro central podrá hacer caso al asistente de vídeo, revisar la jugada y tomar su propia decisión.

El VAR busca crear una competencia más justa y evitar grandes errores que decidan el rumbo de algún encuentro. Entre las ventajas de su uso está el hacer al balompié un deporte más limpio de mentiras y regaños, corregir y tomar una buena decisión y, por supuesto, terminar con las especulaciones sobre algunas decisiones arbitrales que puedan favorecer a uno u otro equipo.

De las desventajas que tiene este sistema se encuentra el hecho de que se cree que, al parar el juego, se puede perder la esencia natural de este deporte, su dinamismo, y que el descanso que se tome entre revisiones juegue en contra de alguno de los dos bandos.

El VAR estará ante su prueba de fuego en el Mundial, fecha que decidirá el futuro no sólo de esta tecnología, sino de las venideras que puedan ayudar a que el futbol sea un deporte más justo.

El proceso de uso.
Primer Paso.
El árbitro, después de alguna de las situaciones mencionadas, puede llamar a través de los asistentes de video para ordenar la revisión de la jugada en cuestión o viceversa.

Segundo Paso.
Los asistentes de vídeo revisan distintas tomas para que, a partir de ello, empiecen a debatir entre si es viable o no cambiar la descisión previamente tomada.

Tercer Paso.
Tras ver el vídeo y escuchar lo que opinan sus asistentes, el central es el encargado de tomar la decisión final sobre la jugada y comunicársela a los equipos y jugadores involucrados.



Fuente: Por Felipe Ramos Rizo y Fernando Castañeda en Récord. Ediciones Especiales. Rusia 2018, p. 15.

Comentarios

Lo más popular de la semana