Mundial Brasil 1950. Compiten sin expectativas










En esta entrada se podrá recordar el transcurso de la Selección Mexicana en el Mundial de Futbol celebrado en Brasil por el año de 1950.

Tanto Carbajal como Panchito reconocen que simplemente los rivales fueron superiores a un equipo que separó al ‘Pirata’ por indisciplina.


“No había expectativas. No habíamos ido a ningún Mundial es lo últimos 20 años. De 1930 ya ni quién se acordara. Nadie sabía contra quién nos íbamos a enfrentar. Los conocimientos de futbol mundial en México eran nulos. Entonces no se podía tener ninguna expectativa, porque todos los equipos contra los que jugaron, eran desconocidos para nosotros”, recordó Francisco Hernández, parte de la Selección que viajó a Brasil, a pesar de no jugar ningún partido en este Mundial.

A pesar de esto, los medios no dudaron en inflar las posibilidades de la Selección tras las eliminatorias previas, donde México apabulló sin complicaciones a Estados Unidos y Cuba. Las figuras de aquella selección eran Horacio Casarín y el ‘Pirata’ Fuente, cada uno marcó cuatro goles en las eliminatorias. Su popularidad era tan grande como el contraste en sus personalidades.

“Casarín era el máximo ídolo de esa época, por su calidad dentro de la cancha y también afuera, era un ejemplo de deportista, todo un caballero. Por otro lado estaba el ‘Pirata’ Fuente, quien siendo un buen jugador en cancha, no tenía esa misma equidad de Casarín. El futbol mexicano no podía soportar sus inconsecuencias, su vida pública poco profesional. No era ningún ejemplo para la niñez mexicana ni para los aficionados”, recordó Hernández. Precisamente debido a una serie de indisciplinas, una durante una gira por España en 1949 y otra durante el mismo año del Mundial, el habilidoso ‘Pirata’ fue separado del equipo.

Antes de partir rumbo a Brasil, la Selección fue recibida en Palacio Nacional, donde el Presidente de la República abanderó a Alfonso Montemayor, capitán de la Selección. Miguel Alemán despidió a los futbolistas desándoles buena suerte y augurando posibles derrotas. “En caso de perder, que caigan con la cara al sol”, sentenció el líder del ejecutivo.

“Cuando fue el debut en el Maracaná yo dije: ‘Van a ver estos cabr… que la hago’. Y sí, pasó mucho tiempo para que me hicieran el primero, después llegó el segundo, el tercero y el cuarto. Ahí le paramos. Imagínate 200 mil personas gritando: ‘¡Brasil!, ¡Brasil!... Yo pensé, ojalá haya alguien que grite: ¡México!”, recordó Antonio Carbajal, quien entonces jugaba su primero de cinco Mundiales.

Según los diarios de esa época, los mexicanos salieron a ‘partirse el alma y rajarse el pecho’. Pero el ímpetu sólo alcanzó para 30 minutos del primer partido. El resto de la justa, los mexicanos se la pasaron de cara al sol.

“La derrota siempre es muy sentida, no eres de palo, eres un ser humano que siente. No estábamos a la altura de ahora en cuanto a infraestructura, en cuanto a hoteles, en cuanto a transportes, en cuanto a sueldos. Estábamos muy afuera de lo que es un jugador profesional de futbol, ahora sí son profesionales, antes éramos semiprofesionales. Con decir que cuando jugamos contra Suiza, tuvimos que pedir prestadas camisetas, porque no llevábamos más que una. Porque nuestro uniforme era guinda, entonces se confundía con el de los suizos”, agregó la ‘Tota’ Carbajal.

Por su parte, Hernández reconoció que el nivel de los otros equipos era claramente superior. “Qué se puede decir, uno simplemente se ubica en el nivel que le corresponde. El técnico (Octavio Vial) no era irrespetuoso, trataba de animarnos y aceptaba que se había perdido con equipos superiores. No sólo con Brasil, sino también con los dos siguientes. Cuando tú juegas con un equipo superior, el técnico tiene que respetar y saber valorar un buen esfuerzo; no éramos capaces de jugar y ganar contra esos equipos, con jugadores reconocidos mundialmente, y México no tenía ninguno de ese nivel”.

Al regresar a nuestro país, pese a las notas sobre supuestas ‘conductas indebidas’ de algunos seleccionados durante su estancia en Brasil; en general la Selección fue recibida con indiferencia. Sin agresiones, ni porras, ni nada. “El futbol mexicano no alcanzaba la popularidad que ha alcanzado ahora”, sentenció ‘Panchito’.   



Fuente: Por Édgar Rodríguez en Récord. Ediciones Especiales. Todo sobre Sudáfrica 2010, p. 42 – 44.

Comentarios

Lo más popular de la semana

Infografía 4. Mapa Conceptual de Antecedentes de los Filósofos de la Calidad

Análisis de Amparo Dávila – Alta Cocina